Testimonio

Empleados a favor del teletrabajo: "He recuperado dos horas de mi vida al día"

  • Los casi 100 empleados del Grup Montaner pueden trabajar a distancia hasta cuatro días a la semana. La empresa, por su parte, ha reducido su oficina a la mitad y ahorra en alquiler

Inma González, trabajadora del Grup Montaner.

Inma González, trabajadora del Grup Montaner. / Joan Cortadellas

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

¿Si tuviera que dejar de teletrabajar y volver 100% a la oficina se adaptaría? "Me costaría mucho, la verdad. A todo se adapta una, pero estoy muy a gusto teletrabajado. He recuperado dos horas de mi vida al día", cuenta Inma González, empleada en Grup Montaner. Este grupo empresarial, de unos 100 empleados y con una facturación de 82 millones de euros anuales, está especializado en la gestión de recursos humanos, desde los cazatalentos hasta servicios de empresas temporales para terceras empresas, y desde hace más de un año ha pactado con su plantilla una modalidad de entre cuatro y tres días de teletrabajo a la semana. "Hemos ganado en conciliación y en flexibilidad, la gente está muy a gusto. Yo hago propaganda del teletrabajo entre mi familia y amigos", cuenta González.

En Grup Montaner no quisieron esperar ni a la nueva ley de teletrabajo y en septiembre del 2020 ya empezaron con el primer programa piloto para acabar consolidando esta salida de emergencia ante la pandemia. "Como empresa de recursos humanos teníamos que dar ejemplo. Quisimos adelantarnos a la ley para que los trabajadores no lo vieran como una imposición", cuenta el director general, Joan Montaner. Realizaron encuestas entre los trabajadores, detectaron cuales eran las demandas más comunes y acabaron perfilando esos modelos de 4 (casa)+1 (oficina) o 3+2, en función de si el empleado estaba más de cara al público o no. Ahora preparan cambios para converger y que todo el mundo pase al 3+2. "Si confías en tus empleados, la gente responde. No lo hemos medido, pero todos tenemos la sensación de que somos más productivos", añade.

Joan Montaner, director general del Grup Montaner.

/ Joan Cortadellas

Noticias relacionadas

El Grup Montaner aprovechó la oportunidad que le brindaba la ola del teletrabajo para ahorrar espacio en la oficina y desalquilar la mitad de las instalaciones de su sede en Barcelona. Al precio que va el metro cuadrado, especialmente en el barrio de Les Corts, el ahorro ha sido considerable, según explica Montaner. Como contraparte, a los empleados se les ha habilitado el material para operar desde casa y una compensación de 10 euros al mes por los gastos derivados. "Al final cultivar unos valores es una ventaja competitiva para retener el talento. Para mi eso de 'el mayor activo de una empresa son las personas' no es una frase vacía", afirma Montaner.

El teletrabajo supone un reto operativo para las empresas, pues deben combinar la coordinación entre sus empleados a la vez que respetan su derecho a la desconexión digital. El riesgo de que trabajo a distancia sea sinónimo de horas extras casi cada día existe, tal como constata un reciente informe de Eurofound, que señala que los empleados tienen el doble de posibilidades de acabar haciendo más de 48 horas a la semana si operan desde casa que desde la oficina. "Tenemos tres franjas estipuladas de hora y media al día para las reuniones telemáticas. Fuera de estas, si no es urgente, no puede haber reuniones. Así evitamos que estas se alarguen", cuenta González. "Cada año hacemos un estudio de clima de las relaciones en la empresa. En la última el grado de satisfacción con el nuevo modelo fue del 89%, es el mejor resultado de los últimos 4 años", cuenta el director general del Grup Montaner.