Cambios

¿Tendrá el Bundesbank una presidenta por primera vez?

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann.

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann. / REUTERS / LISI NIESNER

3
Se lee en minutos
Andreu Jerez
Andreu Jerez

Periodista

ver +

El sorprendente anuncio del presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, de que abandonará el cargo el próximo 31 de diciembre “por cuestiones personales” tras más de una década al frente de la institución ha desatado un debate político en Alemania sobre la orientación de su sucesor o sucesora. Por primera vez, al menos dos mujeres tienen posibilidades reales de hacerse con la presidencia del banco central alemán. Pero, además, las recientes elecciones alemanas han dejado un panorama político bien diferente al dominado por el conservadurismo de la CDU-CSU durante los últimos 16 años de Angela Merkel al frente de la cancillería. Ello abre la puerta a cambios.

La renuncia de Weidmann llega en medio de las negociaciones entre los socialdemócratas del SPD, Los Verdes y los liberales del FDP para formar una Coalición Semáforo para el Gobierno federal. Mientras los dos primeros partidos están a favor de un gasto público más expansivo y de la actual política de tipos bajos del Banco Central Europeo (BCE), el FDP apuesta por una línea más ortodoxa que contenga el actual avance de los precios y recupere la disciplina fiscal no sólo para Alemania, sino también para el resto de socios de la Unión Europea.

“El contexto en el que operamos ha cambiado enormemente y las tareas del Bundesbank han aumentado. La crisis financiera, la de deuda pública y, por último, la de la pandemia han llevado a decisiones políticas y de política monetaria que tendrán repercusiones durante mucho tiempo”, escribe Weidmann en su carta de despedida publicada este miércoles. En ella, también lanza un mensaje sobre cuál debería ser el perfil de su sucesor o sucesora: “Será decisivo no sólo controlar los riesgos de deflación, sino también no perder de vista los peligros inflacionarios”.

Continuidad o cambio

A pesar de que SPD, verdes y liberales aseguran que no abordarán de momento la nueva presidencia del Bundesbank en las conversaciones formales en marcha para formar nuevo Gobierno federal, las diferencias ya se dibujan en las declaraciones de los líderes negociadores de cada uno de los tres partidos. Formalmente, la nominación depende del presidente federal de Alemania, pero a propuesta del poder ejecutivo.

El copresidente de Los Verdes, Robert Habeck, ha reconocido la labor hecha por Weidmann, pero también añadido que Alemania necesita un Bundesbank “que actúe a la altura de los restos del momento”. Habeck, que suena como posible futuro ministro federal de Finanzas, parece referirse al combate de la crisis climática y al cambio de matriz energética para la que su partido apuesta por hacer grandes inversiones públicas. 

“El Bundesbank alemán tiene que seguir siendo el abogado de la política monetaria orientada hacia la estabilidad en Europa”, asegura, por su parte, Christian Lindner, presidente del FDP que también aspira a ocupar la cartera federal de Finanzas. Para los liberal-conservadores del FDP la palabra clave para entender su posición sobre la futura presidencia del Bundesbank es “continuidad”. 

Halcón o paloma

Noticias relacionadas

Al menos siete nombres entran de momento en las quinielas para suceder a Weidmann: Volker Wieland, 55 años, miembro del comité de expertos económicos del gobierno federal y defensor de una política monetaria más estricta contra el “riesgo” de la inflación; Marcel Fratzcher, de 50 años, presidente del Instituto para la Investigación Económica (DIW), defensor de la actual política de tipos bajos del BCE y promotor de la reforma económica de Alemania; Isabel Schnabel, de 50 años, integrante de la Junta Ejecutiva del BCE, crítica con su actual política de dinero barato, pero más flexible que Weidmann; Jakob von Weizsäcker, 51 años, economista jefe del ministro federal de Finanzas saliente, el socialdemócrata Olaf Scholz – que aspira a ser futuro canciller alemán – y defensor de la emisión de deuda pública europea; Lars Feld, 55 años, profesor de Política Económica de la Universidad de Friburgo; Claudia Buch, 55 años, vicepresidenta del Bundesbank desde el 2014 y considerada continuista con la herencia de Weidmann; y Joachim Nagel, de 55 años, exmiembro de la presidencia del Bundesbank y actualmente jefe adjunto del Banco de Pagos Internacionales.

Sea cual sea el perfil ganador, la prensa conservadora y los institutos económicos más ortodoxos de Alemania ya advierten del error que supondría elegir a una “paloma” para la presidencia del Bundesbank. Los precios se dispararán muy por encima del objetivo actual del BCE de una inflación anual del alrededor del 2%, advierten. El actual avance de los precios, especialmente de la energía, ayudan a abonar este discurso en la mayor economía de la UE.

Temas

Alemania