Soluciones a una crisis

Las propuestas de la Cambra para atajar el alza de la luz

La institución propone el rediseño del sistema de formación de precios del mercado eléctrico regulado

Imagen de archivo de una mujer consultando la factura de la luz

Imagen de archivo de una mujer consultando la factura de la luz / Danny Caminal

4
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La Cambra de Comerç de Barcelona considera que la actual crisis derivada del alza descontrolada de los precios de la electricidad debe solventarse mediante el rediseño del sistema de formación de precios, reducir las barreras de acceso a los contratos de larga duración, medidas fiscales selectivas y transformar cargos fijos de la factura en variables. La institución lleva algunas semanas elaborando un informe para aportar propuestas efectivas para una situación que está poniendo contra las cuerdas tanto a particulares como a empresas y advierte de que "existe el riesgo de que los elevados precios de la electricidad en el mercado mayorista se encarezcan todavía más a corto plazo, hecho que con el modelo vigente de formación de precios se traduciría en un fuerte aumento de la factura para los consumidores".

Para la Cambra, es necesario "medidas que solucionen la raíz del problema y no solo sirvan para contener la actual escalada de precios a corto plazo". El precio de la electricidad superó el pasado 7 de octubre la barrera de los 300 euros el megawatio hora entre las 20 horas y las 21 horas. La media semanal llegó a los 288 euros. Las causas son principalmente coyunturales, como consecuencia del alza del precio internacional del gas, sumado a otras causas más estructurales como pueda ser el incremento de los derechos de emisiones de CO2 o las políticas de la Unión Europea con objetivos medioambientales más estrictos.

Las propuestas

La Cambra aboga por rediseñar el sistema de formación de precios del mercado eléctrico regulado con el objetivo de reducir la elevada transmisión a corto plazo de los precios mayoristas al consumidor y las empresas. "Esto permitirá reducir episodios de elevada volatilidad y reducir la incertidumbre de los agentes económicos", opinan los expertos de la Cambra. También sería conveniente según esta institución disminuir las barreras de acceso a contratos con un horizonte de precios de medio y largo plazo por parte de los pequeños consumidores y las empresas con un elevado volumen de demanda. Las medidas fiscales deberían ser la tercera pata de los cambios, con el objetivo de mitigar el impacto de aumentos repentinos del precio de la electricidad. "Dado el contexto actual de fuerte aumento de la deuda pública, es prioritario impulsar medidas que beneficien en mayor medida los consumidores y empresas especialmente vulnerables", opina la Cambra. El cuarto elemento que permitiría abaratar la factura eléctrica de manera consistente sería según la Cambra "trasladar en la medida de lo posible los cargos fijos a variables en la factura de la luz, con el objetivo de incentivar el comportamiento eficiente y de ahorro energético de los usuarios".

Impacto mayor en España

La idea principal de estas propuestas es que aunque el aumento de los precios de la electricidad en los mercados mayoristas ha sido homogéneo en Europa, el impacto sobre los consumidores y las empresas está siendo superior en España. Esto se explica por una mayor transmisión de los precios mayoristas a los minoristas por el modelo actual de formación de precios en el mercado regulado, así como una elevada proporción de usuarios en este segmento del mercado. Según la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, de los 26,8 millones de consumidores domésticos, el 40% (10,7 millones) están acogidos al mercado regulado. La Cambra reconoce que algunas de las medidas aprobadas recientemente por el Gobierno, como la reducción temporal del IVA y el impuesto especial a la electricidad, así como la suspensión temporal del impuesto de generación de la electricidad apuntan en la buena dirección.

Uno de los problemas destacados por el informe de la Cambra es el que sufren las pequeñas y medianas empresas "que se ven limitadas a la hora de formalizar contratos con las comercializadoras a medio y largo plazo".

Noticias relacionadas

Las causas

El cierre del gasoducto del Magreb, que conecta Argelia con la península Ibérica travesando Marruecos, podría suponer una reducción del suministro, según la Cambra. El pasado día 30 de septiembre, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, anunció que Argelia (país que proporciona más del 40% del gas natural que se consume en el Estado) garantizaría sus exportaciones hacia España. Sin embargo, la Cambra considera "difícil" que se pueda asegurar un volumen de gas suficiente si se utiliza únicamente la otra conexión por tubería entre Argelia y la Península (el gasoducto Medgaz, de menor capacidad que el del Magreb) complementada con el transporte por barco. Otro factor que influye en la carestía energética es que en las próximas semanas están programadas paradas de recarga de combustible a tres reactores nucleares (Ascó I, Almaraz y Cofrentes), las cuales, si se mantienen los calendarios, coincidirán en noviembre (cada parada dura aproximadamente un mes). Teniendo en cuenta que los tres reactores proporcionan conjuntamente casi el 45% de la potencia nuclear instalada el conjunto del Estado, "es muy probable que la producción eléctrica con centrales de ciclo combinado se haya de incrementar durante este periodo. En consecuencia, el consumo de gas se podría disparar y, por tanto, agravar la escalada de los precios de la electricidad", concluye la Cambra. La llegada del invierno en el norte de Europa puede agravar la situación.