Propuesta

Pimec pide suspender de empleo y sueldo a los trabajadores sin certificado covid

  • El secretario general de Pimec, Josep Ginesta, defiende esta medida para crear espacios de trabajo seguros

  • La patronal estima que alrededor de 350.000 trabajadores catalanes todavía no están vacunados

Un joven se vacuna en un punto de vacunación móvil en Ciutat Meridiana.

Un joven se vacuna en un punto de vacunación móvil en Ciutat Meridiana. / ROBERT RAMOS

4
Se lee en minutos
El Periódico

El secretario general de Pimec, Josep Ginesta, ha pedido suspender de empleo y sueldo a los trabajadores que no dispongan de un certificado covid o pasaporte sanitario. Es decir, tanto a aquellos que no cuenten con una pauta completa de vacunación contra el coronavirus como a los que no dispongan de una prueba diagnóstica con resultado negativo realizada en las últimas 48 o 72 horas.

"Cuando un trabajador decide ni vacunarse ni hacerse la prueba para acceder al centro de trabajo, ni colaborar en el interés común ni en la salud de todos, pues que se suspenda el contrato de trabajo y la persona deje de recibir su salario", ha afirmado este domingo Ginesta en una entrevista concedida a la emisora Rac1. "No estamos de acuerdo en que este derecho individual -de no vacunarse- sea a costa de exponer otros compañeros o las empresas a un mayor riesgo de contagio", ha añadido.

El portavoz de Pimec ha defendido que esta medida "no limita los derechos individuales", sino que fortalece los colectivos y el interés común, y favorece que los centros de trabajo sean espacios de bajo contagio. Ginesta también ha propuesto establecer un mecanismo de control a través de una aplicación móvil que "verifique el estado de la persona" porque, según él, en estos momentos todavía hay unos 350.000 trabajadores catalanes no están vacunados.

Según recoge la agencia Europa Press, durante la entrevista Ginesta ha argumentado que en algunos países teletrabajar no exime de vacunarse y que los trabajadores que no quieren recibir la vacuna tienen que sufragarse de su propio bolsillo pruebas de detección, que tienen una validez de entre 48 y 72 horas, dependiendo del tipo de test realizado. El portavoz de la patronal también se ha hecho eco de la situación de países como Austria donde las empresas pueden exigir el certificado antes de contratar y además, quien rechace un trabajo donde se exija este pasaporte "puede hasta perder las prestaciones de desempleo".

Para Ginesta, la obligatoriedad del certificado covid en el lugar de trabajo reforzaría la seguridad de estos espacio y reduciría el riesgo de contagio. Asimismo, el portavoz de la patronal esgrime que esta normativa podría convertirse en un "incentivo" para que los trabajadores se vacunen y conseguir así una inmunidad de grupo más amplia.

Debate jurídico

La propuesta de Ginesta ha provocado dudas entre expertos en materia laboral. "Suspender de empleo y sueldo algunos trabajadores porque no están vacunados o exigir la vacunación obligatoria escapa absolutamente del ordenamiento jurídico y bajo mi parecer sería una medida ilícita", ha declarado el abogado laboralista del Colectivo Ronda, Natxo Parra, a 'Catalunya Informació'. En una entrevista concedida a este media, Parra también aseguró que obligar a los trabajadores a vacunarse "no es una exigencia lícita" por parte de las direcciones empresariales y que para hacerse efectiva se debería recoger en una ley orgánica aprobada por Congreso de Diputados.

El jurista consideró que, antes que imponer la obligatoriedad de un pasaporte covid, primero habría que apostar por "otras medidas que permiten alcanzar el mismo objetivo". El abogado laboralista ha puesto como ejemplo la utilización de la mascarilla que permitirían "no contagiar las personas que no tienen pasaporte covid" o la realización de tests periódicos. Además, según ha puntualizado el experto, en caso de establecer controles sanitarios en los centros de trabajo, serían las propias empresas quienes tendrían que pagar las pruebas, igual que ocurre con cualquier otra medida de prevención de riesgos laborales.

Propuesta sobre la mesa

Noticias relacionadas

La petición de Pimec no es la primera, ni seguramente será la última, que plantea la obligatoriedad de un certificado covid en espacios de trabajo. A principios de octubre, sin ir más lejos, Foment del Treball reclamó al Gobierno la posibilidad de establecer la vacunación obligatoria de los trabajadores contra el coronavirus. "El progresivo retorno a la presencialidad de los trabajadores a los centros de trabajo y la aplastante evidencia sobre la seguridad y efectividad de las vacunas señalan el camino sobre la oportunidad de normalizar la obligatoriedad de las vacunas a todos los ciudadanos que quieran recuperar los hábitos de la vida cotidiana anterior a la crisis sanitaria", afirmó entonces la organización.

En estos momentos, según recogen los registros de la 'conselleria' de Salut, un 73,5% de los catalanes ya cuentan con una pauta completa de inmunización frente al coronavirus. Aunque las cifras de la pandemia llevan unas semanas en la baja, Catalunya todavía diagnostica cientos de casos de covid-19 al día. Este domingo, por ejemplo, se han detectado 291 nuevas infecciones y 3 muertos más por esta enfermedad. Mientras, los hospitales catalanes siguen atendiendo a 347 pacientes afectados por coronavirus, de los cuales al menos 91 se encuentran en situación crítica.