Tensión sobre las cuentas públicas

El Govern prioriza mejorar la inversión ejecutada para negociar los Presupuestos de Sánchez

  • El déficit entre lo efectivamente hecho en Catalunya y lo presupuestado asciende a más de 3.600 millones en seis años

  • La media de lo ejecutado por el Estado con respecto a lo previsto en las cuentas públicas en los últimos años es del 67,4%

Pere Aragonès y Jordi Puigneró, a su llegada a la reunión semanal del Govern.

Pere Aragonès y Jordi Puigneró, a su llegada a la reunión semanal del Govern. / EFE / MARTA PÉREZ

4
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

El apoyo del Govern a los Presupuestos del Estado del Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos pasa por un compromiso serio de que la ejecución presupuestaria se ajuste a lo previsto. Fuentes del Govern reconocen que el análisis de las cuentas públicas se centrará esta vez en el análisis del gasto efectivamente realizado y no en promesas que no se llegaron a cumplir con un desfase superior al 20% de media en el último decenio. En concreto, de 2013 a 2020, el porcentaje medio de ejecución ha sido del 67,4%, según datos aportados por la Cambra de Comerç de Barcelona, fluctuando entre el máximo registrado en 2017 (81%) y el mínimo de 2016 (56,4%) y siempre por debajo de la media del total de la inversión territorializada del Estado.

"Tenemos la sensación en el Govern de que el Gobierno de Madrid no tiene intención nunca de llegar a acuerdos, que hace oídos sordos a nuestras propuestas y solo quiere un apoyo vacío de contrapartidas", aseguran en fuentes del Ejecutivo catalán, dispuesto a establecer por ejemplo la transferencia de la gestión de Rodalies, donde la ejecución se espera que este año solo llegue al 19% de lo presupuestado, como exigencia mayor para aprobar los Presupuestos. 

Lejos del 100%

El elemento que solivianta más al Govern es que el porcentaje de ejecución de la inversión prevista se ha situado muy lejos del 100% en los últimos años. Con respecto al conjunto total de la inversión territorializada, el nivel de ejecución es más bajo en Catalunya, con puntas como el 85,2% en 2017 frente al 81% en Catalunya y en el nivel más bajo, en 2016, el 59,2% en la total frente al 56,4% en Catalunya.

Mientras la Cambra lideró la reclamación en su día de las transferencias 'adeudadas', que calcula en un total de 3.600 millones de euros en seis años, el Govern recoge el guante de esa reclamación y defiende tenerla en cuenta en la negociación abierta. Según cálculos de la Cambra, "Catalunya requiere una inversión de 45.000 millones de euros para eliminar el déficit en infraestructuras" de los últimos años. La patronal catalana Foment del Treball, a través de la Cambra de Contractistes, también ha denunciado un desfase y calcula que el gran déficit de inversiones en infraestructuras en Catalunya es de 28.000 millones de euros por parte de las tres Administraciones públicas en 10 años. "La recuperación de este déficit implicaría incrementar el ritmo inversor en los próximos años, a razón de 5.000 millones de euros, para conseguir el 2,2% del PIB catalán. A esta cantidad habría que añadir 2.000 millones más durante 10 años para recuperar el déficit histórico".

La inversión liquidada sobre el total regionalizable en los últimos seis años (2015-2020) fue del 11% en promedio anual en Catalunya, fluctuando entre el 8,4% de 2015 y el 13,2% de 2017. El independentismo reivindica que estas cifras se sitúan muy por debajo del peso económico del territorio catalán sobre el conjunto del Estado (alrededor del 19%). Este 'gap' sería el déficit de inversión en Catalunya y la base del tradicional de la denuncia de agravio que, en términos acumulados, se cuantifica en unos 3.616 millones de euros entre el 2015 y el 2020. 

Estancamiento

Esa falta de recursos supone, según la Cambra, "un estancamiento en el desarrollo de inversiones pendientes en el territorio, así como la pérdida de los efectos económicos indirectos e inducidos (valor añadido y puestos de trabajo en otros sectores económicos)". Rodalies se encuentra en el centro de esas reclamaciones de infraestructuras, tanto por dotación presupuestaria como por la reclamación de la gestión por parte de la Generalitat, como ya sucede con Ferrocarrils. En general, el 82% de la inversión del Estado en Catalunya se focaliza en infraestructuras de transporte.

La inversión pública prevista en los Presupuestos Generales del Estado de 2022 es de 2.230,7 millones de euros en Catalunya. Aunque esta cifra supone una mejora significativa respecto a la de años anteriores, la fracción de la inversión regionalizable presupuestada (la que se puede distribuir entre las diferentes comunidades autónomas) en Catalunya sobre el total es sistemáticamente inferior al peso que representa sobre el PIB del conjunto del Estado. Mientras que el porcentaje de la inversión ha sido del 12,8% entre el 2013 y el 2022, el PIB de Catalunya se ha situado entorno al 19% durante el mismo periodo. Aunque este diferencial se ha acortado entre el 2015 y el 2022, los PGE de 2022 solo atribuyen el 17,2% de la inversión regionalizable en Catalunya.

Noticias relacionadas

"Un caso flagrante ha sido el de Rodalies", explican en la Cambra, que sufre un nivel de inversiones "muy por debajo de las necesidades que la red ferroviaria requiere", afirman. Por ello, el Ejecutivo se ha comprometido a elevar a 844,61 millones de euros las inversiones en 2022, abierto a negociaciones.

Según el servicio de estudios de la Cambra, "existe el riesgo de no ejecución de la mayor parte de las inversiones", ya que se espera que se ejecuten 94 millones, un 19% de lo previsto en los PGE 2021. El Plan de Cercanías 2020-2030 prevé más de 6.300 millones de euros de inversión.