Economía

Aditya Mittal: “Es muy difícil producir acero en España con los precios de la luz”

  • La multinacional se plantea parar hornos eléctricos en Europa y advierte de que el alza de costes puede afectar a inversiones en descarbonización

Aditya Mittal: “Es muy difícil producir acero en España con los precios de la luz”
4
Se lee en minutos
José Luis Salinas / Pablo Castaño

Aditya Mittal, consejero delegado de ArcelorMittal, criticó ayer los “elevados” precios de la luz en España que “hacen que sea muy difícil producir acero a un coste económico asumible”. La multinacional, señaló, se está planteando parar hornos eléctricos en Europa debido al fuerte aumento de los precios de la energía en el conjunto del continente. No obstante, señaló directamente hacia España como el lugar en el que la factura está siendo más elevada. “Hay picos en los que los precios son muy altos”, resaltó.

Mittal hizo esas declaraciones en un encuentro organizado por “Financial Times”. Aseguró que el de los costes está siendo una de las principales trabas para el camino que han emprendido las grandes compañías hacia la descarbonización. Por eso, Mittal no descarta tomar medidas drásticas hasta que la marejada de los precios se vaya apaciguando. No obstante, aseguró que esas posibles paradas de producción harán que las fábricas sean menos eficientes, es lo que definió como “un efecto de cascada”, y aseguró estar preocupado por tener que transmitir ese incremento de los costes a los clientes. “Estoy preocupado por como pueda repercutir todo esto en la confianza de nuestros clientes y en la inflación”, señaló. Aun así, dio por hecho que algunos de sus hornos eléctricos van a tener que pisar el pedal del freno.

Por el momento, en las instalaciones que la multinacional tiene en Asturias –con su cabecera de hornos altos y no eléctricos– no hay rastro de desaceleración. Más bien todo lo contrario. Los sindicatos aseguran que la carga de trabajo es muy alta y que tienen pedidos para funcionar “a tope” durante una buena temporada. La plantilla también aseguró, pese a todo, que si los precios de la electricidad continúan escalando pueden verse arrastrados por la corriente. La siderúrgica vasca Sidenor anunció hace unos días que tiene previsto parar su producción debido a los elevados costes de la energía.

Durante su intervención, el consejero delegado de ArcelorMittal señaló que la compañía se encuentra ahora en pleno “tránsito” del carbón hacia otro tipo de fuentes energéticas y, señaló, ese camino puede verse ahora entorpecido por culpa de los costes de la energía. “Durante los últimos años hemos hecho importantes inversiones en innovación para hacer ese cambio”, explicó en un momento en el que ArcelorMittal prepara una inversión de 1.000 millones para descarbonizar la planta de Gijón.

En varias ocasiones, Aditya Mittal insistió en que es urgente que la UE apruebe de una vez por todas el conocido como ajuste en frontera, para proteger a la industria siderúrgica comunitaria de los productores donde hay unas legislaciones medioambientales más laxas. Y exigió, además, que sea una legislación que proteja de verdad a la industria comunitaria, sin fugas de agua que permitan, por ejemplo, que en la UE entren coches fabricados con lo que se conoce como “acero sucio”.

De vuelta a la energía, Mittal asumió que el coste de algunos productos –como el carbón–, aún esenciales en su sistema de producción, continúe elevado durante tiempo.

Las electrointensivas. La Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) en España, a la que pertenece la propia ArcelorMittal y Asturiana de Zinc, calcula que este año las industrias electrointensivas españolas pagarán por la electricidad 1.500 millones de euros más que sus principales competidores europeos y aseguró que el encarecimiento de la energía está “poniendo en jaque su supervivencia”.

Noticias relacionadas

Representantes de la industria electrointensiva se reunieron en la tarde de ayer con las ministras de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, y para de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y afirmaron que se sienten “desprotegidos” antes las presiones de las eléctricas para modificar sus contratos. Según sus datos, a 4 de octubre, el diferencial de los precios eléctricos finales de la industria electrointensiva española con los de sus principales competidores europeos, alemanes y franceses, alcanzaba los 38 y 74 euros megavatio hora (MWh), respectivamente. Esto, de acuerdo con sus cálculos, supone que en España se paga un 150% más que en Francia y un 46% más que en Alemania. En 2019, ese diferencial estaba entre 20 y 25 euros, por lo que para la AEGE la situación “ha empeorado notablemente” y lo sigue haciendo “cada día”, pese a la existencia de un estatuto de consumidores electrointensivos, lo que evidencia que es “manifiestamente insuficiente y ampliamente mejorable”. Por eso, plantearon al Gobierno que adopte ya medidas en el corto plazo para mejorar la competitividad de la industria electrointensiva, como garantizar el cumplimiento de los contratos bilaterales con las eléctricas firmados a precio fijo.

Los presupuestos del Estado. El proyecto de cuentas para 2022 incluye una partida de 179 millones de euros para compensar costes indirectos de CO2 de la industria elecctrointensiva. Es la misma cantidad que la disponible en 2021 a pesar de que la recaudación de las subastas de emisiones de CO2 se ha disparado y que la UE permite destinar a compensaciones hasta el 25%.