Tres economistas norteamericanos

Nobel de Economía a David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens por sus análisis del mercado laboral

Son tres expertos en en variables complejas que afectan al empleo y a la mde causas y efectos

Nobel de Economía a David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens por sus análisis del mercado laboral. / REUTERS / TT NEWS AGENCY / CLAUDIO BRESCIANI / VÍDEO: EFE

4
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El Nobel de Economía 2021 es este año para los norteamericanos David Card (canadiense), Joshua Angrist y Guido Imbens. Card recibe el premio por su "contribución empírica al análisis económico del empleo. Angrist y Imbens, también estadounidenses han sido premiados "por su metodológica contribución al análisis de las relaciones causales". El nexo común de los premiados es el análisis que han realizado en torno a los efectos que tienen distintos factores en el mercado laboral. Los expertos de la Academia han explicado a modo de ejemplo las investigaciones de Angris e Imbens en el efecto que tiene en el individuo y su futuro profesional el haber nacido un año u otro o en un determinado lugar, por ejemplo. También cómo afectan al mercado laboral los flujos migratorios o de qué manera influyen las inversiones en educación en el futuro laboral de los individuos. En el caso de Angrist e Imbens, sus análisis van más allá al incorporar metodologías de análisis capaces de ofrecer luz "a importantes cuestiones sobre las relaciones causales", según la Academia.

David Edward Card, nacido en 1956, es profesor de Economía en la Universidad de California en Berkeley. A pesar de que no se le asigna a una corriente política clara, su obra suele ser citada para apoyar el apoyo al aumento de la inmigración como vía efectiva para el crecimiento económico. También defiende las medidas de apoyo al salario mínimo como mecanismo de equilibrio social. Card, junto al fallecido Alan B. Krueger, determinó en un estudio que el aumento del salario mínimo en Nueva Jersey no se había traducido en una reducción de puestos de trabajo de las empresas de comida rápida de ese estado, es decir, que no desincentiva la búsqueda de empleo o que no afecta a los niveles de empleo en los países. Sobre la inmigración, la investigación de Card de los últimos años ha demostrado que el impacto económico de los flujos migratorios es mínimo en los países de acogida, tanto en salarios como en la propia salud del mercado de trabajo (no son una amenaza para el sistema laboral de los países). La Academia sueca ha destacado estos estudios sobre los efectos del salario mínimo, la inmigración y la educación en el mercado laboral "que desafiaron la sabiduría convencional", lo que condujo a nuevos análisis y conocimientos adicionales.

Angrist y Imbens son un ejemplo claro del desarrollo de la econometría. La Economía es una ciencia social pero como ciencia intenta siempre aportar métodos científicos que la alejen de su naturaleza. La econometría aplicada en forma de métodos estadísticos multivariable son los que utilizan estos economistas para relacionar causas y efectos, en ocasiones poco intuitivos. Uno de los ejemplos aludidos por la Academia Sueca es el análisis de las inversiones en educación en el mercado laboral.

El Premio de Ciencias Económicas del Banco de Suecia en memoria de Alfred Nobel está dotado con 10 millones de coronas suecas (988.000 euros) de los que la mitad serán para David Card, a quien la Academia ha adjudicado explícitamente la mitad del galardón, mientras que Joshua Angrist y Guido Imbens compartirán la otra mitad.

El Nobel de Economía tiende a ser uno de los más complejos a la hora de prever al galardonado/a. Se calcula que cada año existen varios centenares de candidatos con atributos suficientes para merecer el galardón, pero su elección depende en gran medida de la situación político económica del momento más que de avances significativos en ese campo. Se había avanzado la posibilidad de que fuera una mujer la premiada, pero finalmente la Academia ha premiado a tres hombres y estadounidenses (también algunos defendían la posibilidad de un premiado de algún país emergente).

El galardón, denominado oficialmente como 'Premio del Banco de Suecia en ciencias económicas en recuerdo de Alfred Nobel', es el único que no aparecía en el testamento del inventor sueco de la dinamita. Por ello, se tiende a devaluar el premio con el apelativo de 'falso Nobel', por haber sido creado 60 años después de los otros cinco premios (medicina, física, química, literatura y paz). El Banco Central de Suecia lo creó en 1968 y lo concedió por primera vez en 1969. Pese a ese lastre histórico, el premio Nobel de Economía sea uno de los más permeables a las tendencias históricas y políticas de cada momento. En términos generales, la macroeconomía, los ciclos de crédito, la economía de la salud o el mercado de trabajo tienden a ser estrellas del galardón. También las desigualdades sociales o el papel de la mujer en la economía están entre los temas estrella.

Estos son los premiados en los últimos años anteriores:

- 2020: Paul Milgrom y Robert Wilson (Estados Unidos) por haber "mejorado la teoría de subastas y haber inventado nuevos formatos de subastas" en "beneficio de vendedores, compradores y contribuyentes del mundo entero".

- 2019: Esther Duflo (Francia/Estados Unidos), Abhijit Banerjee (Estados Unidos) y Michael Kremer (Estados Unidos) por sus trabajos sobre la disminución de la pobreza en el mundo.

Noticias relacionadas

- 2018: William Nordhaus y Paul Romer (Estados Unidos) por sus modelos sobre el impacto de la actividad económica en el clima.

- 2017: Richard H. Thaler (Estados Unidos) por sus estudios sobre los mecanismos psicológicos y sociales que influyen en las decisiones de consumidores e inversores.