Crisis de microchips

El salón del automóvil de Ginebra de 2022 se pospone a 2023

  • Los oganizadores de la muestra suiza achacan su decisión a que la pandemia no está controlada y a la crisis de microchips a nivel mundial.

Salón del automóvil de Ginebra de 2019

Salón del automóvil de Ginebra de 2019

1
Se lee en minutos
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +

Mientras el Automobile Barcelona sigue sumando visitantes (hasta el próximo domingo aún se puede visitar), la próxima edición del salón internacional del automóvil de Ginebra, que debía celebrarse del 19 al 27 de febrero de 2022, se tendrá que posponer hasta 2023. Según un comunicado emitido por los organizadores, la situación actual del sector tras la pandemia, con una crisi estructural derivada de la escasez de semiconductores a nivel mundial, hace que sea muy difícil la celebración de la cita de referencia internacional.

Noticias relacionadas

Tal y como reconoce el presidente del comité permanente del salón, Maurice Turrentini, la decisión de cancelar la edición 2022 "se ha tomado teniendo en cuenta los intereses de los fabricantes y de los aficionados al automóvil. Hemos hecho todo lo posible para reactivar el salón en 2022", reconoce. La edición de 2020 se anuló por la pandemia, siendo el primer gran evento internacional que se suspendía por el covid. La edición de 2021 también se aplazó y ahora lo hace la de 2022 argumentando que "los fabricantes tienen otras prioridades que resolver primero. A pesar de todos los esfuerzos debemos enfrentar los hechos y la realidad: la situación de la pandemia no está bajo control y se presenta como una gran amenaza para un gran evento bajo techo como el salón de Ginebra", añade.

Sandro Mesquita, director general de la muestra, ha indicado que "muchos expositores han señalado que las incertidumbres provocadas por la pandemia les imposibilita hacer una apuesta firme por el salón de 2022. A esto se le suma el impacto negativo de la crisis de semiconductotres que es probable que se prolongue hasta bien entrado 2022. Al considerar todos los factores, está claro que la mejor opción era posoponer la feria".