Operación empresarial

Guerra abierta entre Naturgy e IFM en la recta final de la opa

El fondo australiano afirma que contempla eliminar el dividendo de la energética tras el decreto del Gobierno

Naturgy responde que no tiene intención de cambiar su plan estratégico que rige la política de retribución al accionista

Francisco Reynés, presidente de Naturgy.

Francisco Reynés, presidente de Naturgy. / Europa Press

3
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Guerra abierta entre Naturgy e IFM en la recta final de la opa. Después de un periodo de calma, cuando quedan menos de 10 días para cerrar el periodo de aceptación (8 de octubre), el fondo australiano ha sugerido que contemplaría eliminar el dividendo de la energética de forma temporal, abriendo una posibilidad que la energética no había puesto públicamente sobre la mesa. La respuesta de la compañía que dirige Francisco Reynés no se ha hecho esperar, en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Naturgy ha advertido que no piensa revisar su plan estratégico y, por ende, su política de retribución al accionista.

El vicepresidente de IFM, Jaime Siles, afirmaba este miércoles en una entrevista que no descartaba suspender el dividendo de la gasista después del plan de choque del Gobierno para abaratar el precio de la luz, lanzando el mensaje de que después de que el Gobierno haya recortado de forma temporal los beneficios extra de algunas de sus plantas de generación dentro del plan de choque para abaratar el recibo, la compañía podría suspender el dividendo. La primera reacción vino de la mano de Criteria Caixa que volvió a elevar ese mismo día hasta el 26,3% su participación en la compañía energética, como había hecho la semana pasada al cruzar el umbral del 26%. La Caixa mantiene, así, su estrategia de llegar al 29,99% del capital de la compañía energética si es preciso, sin superar el 30% que le obligaría a lanzar una opa.

Y a la mañana siguiente, este jueves, fue el turno de la energética que quiso dejar claro que no está en sus planes cambiar el sentido de su plan estratégico. "El Consejo de Administración no ha considerado en ningún momento revisar los principios del plan estratégico recientemente aprobado", subraya la energética. La compañía explica que aprobó por unanimidad en julio su hoja de ruta para los próximos cinco años en el que se incluye una política de dividendos "compatible con la ambición de inversión y crecimiento así como con una prudencia financiera" y "cualquier cambio en los principios de dicho Plan Estratégico requiere de una mayoría reforzada del Consejo de Administración".

Noticias relacionadas

Por otra parte, la energética también recuerda que "cualquier cambio en los principios de dicho plan estratégico requiere de una mayoría reforzada del Consejo de Administración" y que la opa es "parcial, y no tiene la finalidad de excluir a la compañía de cotización en los mercados bursátiles". Cabe recordar que, en caso de que IFM lograra liquidar con éxito la oferta sobre el 22,7% del capital de Naturgy, contaría con dos consejeros en la cúpula de la compañía. Sin embargo, el fondo australiano incluyó junto al anuncio de la opa un acuerdo previo con dos grandes accionistas de la energética, CVC y GIP (suman más del 40% del capital), que se comprometieron a no acudir a la oferta.

IFM supeditó la operación a obtener al menos el 17%, pero puede reducir esta tasa al 10%, según el folleto. Las posibilidades cada vez son más reducidas para saldar con éxito la operación, que depende de los inversores minoristas e institucionales, después de que tanto Criteria como la cúpula de Naturgy rechazasen la operación. Entre Criteria y los dos fondos, CVC y GIP suman más del 66% del capital, al que hay que añadir el 3,8% de la argelina Sonatrach, que suele seguir la misma estrategia que los principales socios, así como la autocartera y los directivos que forman parte del consejo, que también rechazaron acudir a la oferta. El precio de la opa (22,07 euros por título) fue considerado como "razonable" por la cúpula de la compañía "en las circunstancias actuales", es decir, después del decreto del Gobierno que llevó a otras eléctricas como Endesa e Iberdrola a caer en Bolsa. Las acciones de la compañía cotizan a 21,81 euros este jueves.