mercado eléctrico

Sánchez llevará la subida del precio de la luz a la próxima cumbre europea

  • El presidente del Gobierno pedirá la inclusión de un debate sobre la reforma del mercado energético en el Consejo Europeo del 21 y 22 de octubre

  • La Comisión Europea analiza la carta remitida por las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera y celebra el "diálogo constructivo" con el gobierno

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez / Jesús Hellín (europa press)

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

La campaña del Gobierno de Pedro Sánchez por lanzar un debate a nivel europeo sobre la escalada del precio de la luz y la posible reforma del mercado energético en la Unión Europea prosigue. Además de la carta remitida este lunes por las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera a la Comisión Europea pidiendo soluciones europeas, España tiene intención de pedir un debate al más alto nivel político en el próximo Consejo Europeo del 21 y 22 de octubre en Bruselas. Así lo ha anunciado el secretario de estado para la UE, Juan González-Barba, a su llegado al Consejo de Asuntos Generales que ha empezado a preparar la agenda de la próxima cumbre.

“Solicitaremos la inclusión de un debate sobre el mercado de la energía a raíz de la subida de los precios de la electricidad”, ha explicado González-Barba. El Gobierno quiere llamar la atención sobre las consecuencias potenciales del aumento de los precios de la energía ya que “implican un reto para la recuperación económica y la estrategia de descarbonización”, explican desde el ministerio de economía. Sánchez ya planteó el tema a otros dirigentes europeos durante la cumbre de países del mediterráneo celebrada el pasado viernes en Atenas. Durante aquel encuentro, según ha relatado el secretario de estado, recibió el apoyo de otros dirigentes como el italiano Mario Draghi.

La intención del Gobierno es lanzar la discusión entre los Veintisiete para analizar “cuáles con las causas del actual repunte de los precios y qué elementos del actual marco normativo para la fijación de los precios es susceptible de una mejora”, ha añadido. España, en todo caso, ya ha empezado a posicionarse y ha enviado su posición al Ejecutivo comunitario. En la carta remitida a los vicepresidentes Frans Timmermans y Margrethe Vestager así como a la comisaría de energía Kadri Simson, Calviño y Ribera avisan de que son muchos los países que ya están empezando a notar los efectos de la subida sin precedentes de los tercios de la energía y abogan por una respuesta a nivel europeo. “Si las reglas del juego se fija a nivel europeo, las soluciones también deberían (serlo)”, reivindican.

Bruselas analiza la carta

Noticias relacionadas

La Comisión Europea analiza ya la misiva aunque de momento no ha avanzado si responderá con propuestas concretas tal y como pide España. "Analizaremos la carta y veremos" pero "es pronto para responder", ha explicado el portavoz de Timmermans apuntando a que los Estados miembros ya tienen una serie de herramientas para responder a la situación que engloba desde la fiscalidad hasta las políticas sociales para apoyar a los hogares más vulnerables. "Hay un dialogo a nivel bilateral. En particular en el caso español ha sido muy constructivo. Hemos escuchado a las propuestas que han hecho... Si habrá algo más horizontal es pronto para decir", ha añadido. 

Bruselas atribuye la escalada de los precios a la combinación de diversos factores, en particular, al auge de los precios del gas, la recuperación económica, una elevada demanda en Asia y el aumento del precio del CO2. Es más, alegan que la producción de electricidad a través de energías renovables ha contribuido a precios más bajos y estables lo que significa que "si hubiéramos empezado hace cinco años con la transición no estaríamos viendo la dependencia sobre los combustibles fósiles", esgrime Bruselas que aboga por separar los debates sobre la transición verde y el paquete Fitfor55 y el problema del auge de los precios de la energía. "El pacto verde a medio/largo plazo rebajará el precio de la energía, aumentará la estabilidad y reducirá la dependencia sobre combustibles fósiles y la volatilidad de precios que vemos en este momento", el portavoz.