Según UGT

Salario mínimo: 196.000 trabajadores catalanes se beneficiarán de la subida del SMI

  • El 7% de los cotizantes catalanes verán incrementado su salario en 15 euros, o la parte proporcional si trabajan a tiempo parcial

Camarero en un restaurante de Port Vell

Camarero en un restaurante de Port Vell / Ferran Nadeu

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Un total de 196.353 trabajadores catalanes se verán beneficiados por la reciente subida del salario mínimo interprofesional (SMI), que pasa de 950 euros brutos (en 14 pagas) a 965 euros. El acuerdo cerrado en la noche de este pasado jueves entre el Gobierno y los sindicatos tendrá un efecto directo en la nómina del 7,3% de los cotizantes catalanes, según cálculos de UGT publicados este viernes. El impacto de la subida la notarán más las mujeres que los hombres, en tanto que ellas están más presentes en las capas peor pagadas del mercado laboral. El incremento impulsado desde el Ministerio de Trabajo todavía tiene que pasar por Consejo de Ministros, pero el compromiso es que entre en vigor de manera retroactiva desde el 1 de septiembre. En toda España, 1,5 millones de trabajadores se verán beneficiados en su próxima nómina de esta subida.

Noticias relacionadas

Según las estimaciones de UGT (uno de los firmantes del acuerdo, junto a CCOO), un total de 98.480 mujeres y otros 97.873 hombres se verán beneficiados desde su próxima nómina del incremento pactado. Esta subida de 15 euros se sitúa en el término medio de la horquilla de entre 12 y 19 euros que planteó el Gobierno, siguiendo a su vez las recomendaciones del comité de expertos creado por el propio Gobierno para guiarle sobre el tema. Dicho incremento supone un alza del 1,6% respecto al SMI del año pasado; una cifra inferior tanto a la inflación registrada en Catalunya este pasado agosto, del 3,1%, como de la inflación acumulada en el conjunto del año, del 2,2%. Lo que implica que esos 196.353 trabajadores catalanes verán mejoradas sus condiciones laborales, pero perderán poder adquisitivo debido al incremento de precios, sobre todo de la electricidad.

El Gobierno deberá empezar a preparar ahora las condiciones de la subida del SMI para a partir del 1 de enero del 2022. Si es coherente con la senda de subidas que le marca su comisión de expertos, el incremento que debería plantear para el próximo ejercicio sería de 31 euros, lo que dejaría un salario mínimo de 996 euros brutos al mes. El programa de la coalición establece que, para final de legislatura, es decir, en el 2023, el salario mínimo debe ser el equivalente al 60% del salario medio en España. Una cifra que puede rondar entre los 1.030 y los 1.050 euros; dependiendo cómo evolucione el conjunto de los salarios en España.