Nuevos motores de la industria

Los cuatro cambios que transforman ya el sector químico

Economía circular; transición energética y cambio climático; salud y alimentación; y digitalización

Impresión 4D, bioproductos, fotosíntesis digital o impresoras de alimentos son ejemplos de los avances hacia un futuro sostenible

Máquina para introducir olores en los envases de alimentos, visible en Expoquimia.

Máquina para introducir olores en los envases de alimentos, visible en Expoquimia.

4
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La industria química registra actualmente un proceso de cambio estructural de amplio calibre. Reivindica el presidente de la Federación Empresarial de la Industria Química Española (Feique), Carles Navarro, que el sector es fundamental para lograr los objetivos de desarrollo sostenible previstos en la Agenda 2030 de la ONU. Lograr una economía circular y descarbonizada depende de las soluciones que aporte la industria química. La patronal del sector ha dado a conocer lo que en su opinión son los motores del sector en los próximos años. Son las cuatro claves de crecimiento del sector químico: economía circular; transición energética y cambio climático; salud y alimentación; y digitalización e impresión 4.0.

Economía circular para generar valor añadido

La industria química se encuentra desarrollando tecnologías capaces de convertir residuos en sustancias de alto valor añadido. Es el caso de las tecnologías del reciclado químico de los residuos plásticos, que permite evitar que una gran parte de estos terminen incinerados o en el vertedero. También se avanza en la captura y uso el CO2 como materia prima para numerosas aplicaciones y en tecnologías para la bioeconomía y los bioproductos. En cuanto al reciclaje químico, destaca por lo innovador del resultado que se han desarrollado formas de tratar los residuos plásticos para que, al final del proceso, se puedan obtener otros productos, no necesariamente plásticos. Es el caso del reciclaje de plástico a combustible. Un proceso con el que se convierten en el equivalente a petróleo crudo o materia prima petroquímica para luego alimentar a las refinerías o a las plantas químicas y así cerrar el círculo de la reutilización de recursos. Profundizando en el tratamiento del CO 2 , estas tecnologías logran transformar el dióxido de carbono en un gran recurso para frenar el calentamiento global. Las tecnologías de captura y almacenamiento del CO2 podrían contribuir a reducir hasta un 30% las emisiones de CO2 a nivel global. Por último, en este eje se engloban todas las tecnologías vinculadas a la bioeconomía, la producción, utilización y conservación de los recursos biológicos; incluidos los conocimientos relacionados, la ciencia, la tecnología y la innovación, con el objetivo de proporcionar información, productos, procesos y servicios a todos los sectores económicos con el objetivo de avanzar hacia una economía sostenible.

Transición energética y cambio climático

Los campos de desarrollo más atractivos actualmente están vinculados a la fotosíntesis artificial, baterías de alta eficiencia para el almacenamiento de energía, procesos para incrementar la eficiencia de las energías renovables o tecnologías para el desarrollo de la economía del hidrógeno verde. Son algunos ejemplos de innovaciones disruptivas en las que la química se encuentra trabajando actualmente. Entre ellos, la fotosíntesis artificial ya cuenta con una fuerte presencia en los laboratorios. Está inspirada en la imitación del proceso natural de las plantas, pero es entre 10 y 15 veces más eficiente que este. Es capaz de utilizar una fuente renovable e inagotable como la luz solar para generar energía de una forma limpia a partir del agua y el CO2 sin liberar emisiones contaminantes. Otra de las innovaciones que más eco está teniendo recientemente es el hidrógeno verde. A través de procesos químicos como la pirólisis de metano o la electrolisis, el hidrógeno verde podría llegar a representar entre el 10% y el 20% del consumo energético mundial y a reducir un 35% las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global. Entrando en el terreno de la movilidad, se están desarrollando combustibles de alta eficiencia y cero emisiones con el objetivo de reducir el consumo energético y mejorar la seguridad: desde plásticos avanzados y composites que los hacen más ligeros y seguros hasta combustibles y catalizadores mucho más ecoeficientes o motores de menor consumo. Otra de las tecnologías vinculadas con la movilidad sostenible es el despliegue de baterías de alta eficiencia y duración, una de las soluciones con mayor peso para alcanzar la descarbonización de la economía, fundamentalmente en el sector del transporte y en el energético.

Tecnologías para la salud y la alimentación

Triunfa en los últimos tiempos la aplicación de tecnologías avanzadas y la robotización a la producción agrícola o lo que es lo mismo: Agricultura de Precisión o Smart Farms, que permite obtener información detallada de los cultivos con el objetivo de aumentar el rendimiento de las cosechas reduciendo tiempos, costes, riesgos, trabajo y sobre todo impacto ambiental. No hay que olvidar los desarrollos en impresión 3D en alimentación. La innovación química impulsa la salud hacia una nueva dimensión.

Noticias relacionadas

Digitalización

La digitalización demanda de microcircuitos electrónicos, sistemas de comunicación, almacenamiento de datos ópticos y magnéticos, empaquetado avanzado e interconexión óptica, por citar solo algunas de sus tecnologías esenciales. Los materiales y tecnologías que desarrolla el sector químico y que hacen posible el mundo digital en el que vivimos. Blockchain, la Inteligencia Artificial, el IoT, el gemelo digital y otras tecnologías pueden emplearse también en la industria química, con más transparencia a los procesos y seguimiento de las moléculas desde la producción y procesado hasta su uso, reciclado o reutilización. Entre las diferentes innovaciones de este eje destaca la impresión 4D, con la que la química también ha desarrollado técnicas y materiales para la denominada ‘impresión 4D’ que sucede cuando el objeto impreso en 3D adquiere la capacidad de transformarse en el tiempo. Los materiales convenientes para este proceso son los polímeros con memoria de forma, los elastómeros de cristal líquido y los hidrogeles.