Según Pimec

Nueve de cada 10 pymes no paga gastos a sus empleados por teletrabajar

  • Un estudio de la patronal Pimec constata que solo una de cada tres pymes apuesta abiertamente por consolidar el teletrabajo más allá del covid

El teletrabajo ha aumentado durante la pandemia

El teletrabajo ha aumentado durante la pandemia / Manu Mitru

3
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El teletrabajo, tras año y medio de pandemia, sigue siendo uno de los temas capitales en las relaciones laborales de las empresas catalanas. Una realidad que al inicio de la pandemia parecía venir para quedarse, pero sobre la que muchas pequeñas y medianas compañías recelan. Y es que solo una de cada tres pymes apuesta abiertamente por consolidar esta modalidad, ya sea parcial o totalmente, más allá de la pandemia; tal como constata un informe publicado este miércoles por la patronal Pimec. Y dicho recelo viene, sobre todo, si implica a las direcciones asumir más costes. Nueve de cada diez pymes reconoce que no tiene previsto abonar ninguna compensación o pago adicional a sus trabajadores por los gastos derivados del teletrabajo.

Pimec ha salido este martes ha realizar un ejercicio de pedagogía y cierta autocrítica sobre cómo las compañías están y pretenden gestionar el teletrabajo. La patronal de las pequeñas y medianas empresas catalanas apuesta abiertamente por consolidar el trabajo a distancia, por las múltiples virtudes que distintos estudios han ido acreditando, especialmente tras su eclosión obligada por el covid. Más productividad de los empleados, mejor conciliación y ahorro en costes por desplazamiento y suministro para las empresas; son las principales ventajas que ha detectado la patronal en su estudio. "Sería importante que desarrolláramos el el despliegue del teletrabajo", ha insistido el secretario general de la entidad, Josep Ginesta.

No obstante, más de un año y medio después de iniciar la pandemia, la predisposición para seguir teletrabajando es escasa y la planificación todavía más. El 34% de las pymes encuestadas afirma que tiene previsto implantar esta modalidad de manera permanente, frente al 45% que lo rechaza abiertamente. Luego hay otro 21% en tierra de nadie, que no tiene todavía una postura clara sobre el tema. a los que Pimec apela para que se acaben sumando.

La decisión de aplicarlo o no está resultando más bien ideológica que no económicamente estudiada, pues solo una de cada cuatro pymes afirma haber realizado un balance detallado de costes y beneficios sobre esta cuestión. "Si bien es cierto que durante la pandemia tuvimos que hacer una gestión a prisa y corriendo, ahora no hay escusas para no hacer un teletrabajo planificado", ha afirmado Ginesta. "Interpelamos al empresariado, [...] no deberíamos perder esta oportunidad", ha añadido. Desde la patronal alertan de que el hecho de no ofrecer el poder teletrabajar puede suponer un punto de fuga de determinados perfiles profesionales, pues hay trabajadores que pueden decidir irse a otras empresas que sí les abran dicha posibilidad.

Nada de asumir nuevos gastos

El teletrabajo ha supuesto un aumento de costes laborales para las pymes, aunque no para todas ni todas han gastado lo mismo. De media Pimec calcula que cada compañía ha invertido 322 euros por trabajador, principalmente para dotar de equipo informático con el que trabajar desde casa. No obstante, el 56% de las encuestadas por la patronal reconoce haber invertido 0 euros para aplicar el teletrabajo. Y es que las reticencias a asumir nuevos costes laborales está suponiendo un freno para el despliegue de esta modalidad, tal como venían denunciando los sindicatos. Según el estudio de Pimec, el 92% de las compañías encuestadas rechazan pagar compensaciones a sus empleados por teletrabajar.

Noticias relacionadas

La negociación colectiva tiene aquí una asignatura pendiente y el hecho de que esté bastante paralizada no ayuda a desencallar este tema. Por arribar, el Acord Interprofessional de Catalunya (AIC) -el convenio de convenios que negocian cada tres años patronales y sindicatos- está pendiente de renovar. Y no ha habido grandes avances durante este 2021. El teletrabajo será una de las piedras angulares de este acuerdo para que sirva de marco de referencia sobre el que luego renovar los convenios de los distintos sectores. Y luego, los propios convenios sectoriales también avanzan con cuenta gotas. En Catalunya y en España. Durante los seis primeros meses del año, patronales y sindicatos han firmado 305 convenios; casi la mitad de los que firmaron para las mismas fechas en el 2019.

Temas

Empleo Pymes