Venta de pisos en 7 días

La fintech Casavo desembarca en BCN y anuncia 100 millones en inversiones

La firma está especializada en la compra rápida de viviendas y su comercialización tras afrontar reformas

Francisco Sierra, director general de Casavo en España.

Francisco Sierra, director general de Casavo en España.

2
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La fintech inmobiliaria Casavo ha anunciado este miércoles su desembarco en Barcelona y un plan inversor de 100 millones de euros en los próximos dos años. La firma pretende reinventar la forma de comprar y vender viviendas mediante una plataforma tecnológica que promete agilizar los procesos. Básicamente la idea es ofrecer la posibilidad de vender una vivienda en solo siete días, con pretasaciones rápidas. La inmobiliaria afronta posteriormente la reforma del inmueble y la vuelve a poner a la venta en el menor tiempo posible. La utilización de tecnología y la relevancia de los ajustes financieros catalogan a este modelo de negocio como fintech inmobiliario.

Este tipo de transacciones rápidas, que en los últimos años protagonizaban particulares y pequeñas empresas, atrae a empresas con una cartera de actividad más ambiciosa y con capacidad financiera suficiente para realizar múltiples operaciones simultáneas. Casavo alude como ventaja esa rapidez de ejecución, que debería agilizar las transacciones a nivel de mercado.

Fuentes de la empresa opinan que el mercado inmobiliario en Barcelona está altamente fragmentado y que, con frecuencia, "existe opacidad en cuanto a las valoraciones y los precios de los inmuebles", por lo que puede ser una herramienta de comparación de precios con las inmobiliarias locales. "Barcelona es una ciudad estratégica para Casavo, un mercado inmobiliario muy fragmentado a la vez que limitado geográficamente de cara a construir obra nueva, por lo que la necesidad de reforma es mayor. Llegamos con el objetivo de aportar liquidez al sector, agilizando la compraventa de viviendas gracias a la tecnología y profesionalizando el complejo proceso de las reformas", apunta Francisco Sierra, director general de Casavo en España.

Noticias relacionadas

Con un equipo local formado por cinco personas que aumentará hasta las 20 y sede junto a la plaza de Catalunya, la compañía confirma su apuesta por el mercado catalán con un ambicioso plan de crecimiento que espera elevar el número de transacciones de compraventa en la ciudad hasta llegar al centenar a corto plazo. Catalunya es un mercado en recuperación y crecientes operaciones de compraventa (22.062 en el segundo trimestre). La idea de Casavo es diferenciarse del resto de inmobiliarias con sistemas de valoración de viviendas inmediatos y gratuitos, algo similar a lo que ofrecen algunas compañías de compra venta de coches. El sistema se asienta en la propia web de la firma, con la idea de evitar más reuniones de las necesarias y abrir canales de comunicación con otras inmobiliarias. Un sistema de visitas virtuales evita también desplazamientos.

Desde su fundación en 2017, Casavo ha realizado más de 1.700 operaciones inmobiliarias por un valor superior a 500 millones de euros. La compañía fundada por Giorgio Tinacci, opera actualmente en cinco ciudades italianas (Milán, Roma, Turín, Florencia, Bolonia) y tras su desembarco en Madrid el pasado año llega ahora a Barcelona, plaza clave dentro de su expansión internacional. Con un equipo de 270 personas, la empresa está financiada y apoyada por algunos de los inversores internacionales más importantes, como Exor, Greenoaks Capital, Project A Ventures, Picus Capital, 360 Capital, Kervis Asset Management, Boost Heroes y Marco Pescarmona. En Barcelona está prevista la contratación de cinco personas y llegar a una veintena durante este año.