Energía

Endesa entra en la pugna con Naturgy e Iberdrola por la tarifa fija

La compañía mejora su tarifa Única y la calcula sobre un precio mayorista de 58 euros el MWh

Endesa entra en la pugna con Naturgy e Iberdrola por la tarifa fija
4
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

Las eléctricas se han lanzado a una intensa pugna por ofrecer tarifas fijas y estabilidad a los clientes en plena escalada y con récords constantes en el precio de la luz. Endesa ha anunciado que mejora su tarifa plana personalizada para "dar seguridad y tranquilidad a los consumidores en mercado regulado". Desde este martes, la compañía esta tarifa pasará a calcularse sobre un precio base de 58 euros el megavatio por hora (MWh) y se mantendrá fija y sin variaciones durante dos años. De esta forma, la compañía cuyo consejero delegado es José Bogas responde a las campañas lanzadas por Naturgy e Iberdrola cuando el mercado mayorista alcanza este lunes un nuevo récord de 154,16 euros el MWh. Para el martes el precio mayorista baja ligeramente pero se mantiene en niveles inéditos, con 153,43 euros.

El mecanismo de amarrar un precio del kilovatio (kW) es parecido al de una hipoteca a interés fijo y se realiza mediante un contrato en el mercado libre. De hecho es una forma mediante la que las compañías sacan del negocio regulado a los clientes y los traspasan al libre mercado, que va ganando clientes. En el caso de Endesa, el consumidor se garantiza que pagará en base a 58 euros por megavatio por hora (MWh) y en el de Naturgy, de 60 euros. En una situación en la que el mercado mayorista supera los 150 euros, se trata de una forma de evitar sobresaltos y no cargar con los elevados precios del mercado.

Otra cosa es cuando el precio en el mercado mayorista baje de estos niveles, ya que entonces el usuario pasaría a pagar más de lo que cuesta la electricidad en el 'pool' (el mercado de generación). En todo caso, al ser tarifas sin permanencia, el clientes podrá cambiar cuando desee. Tanto Endesa como Naturgy proponen un blindaje de 24 meses (dos años). Iberdrola, por su parte, ha anunciado una oferta de precios fijos durante cinco años, aunque todavía no ha facilitado todos los detalles. En todo caso, los mercados de futuros anticipan que los precios mayoristas no bajarán de los 60 euros hasta más allá de 2022.

Los contratos en baja tensión (los destinados a consumidor doméstico) son de carácter anual y aunque tiene limitaciones, el comercializador puede establecer penalización por rescisión anticipada de contrato. El cliente tiene libertad para pasar del PVPC a mercado libre y viceversa, pero debe mirar si el contrato en mercado libre contempla penalización por rescisión, avisan desde la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Endesa afirma que con su oferta, los cerca de 11 millones de consumidores acogidos al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) que opten por la tarifa Única de Endesa tendrán garantizado durante dos años que pagarán todos los meses lo mismo y a un precio que supone menos de la mitad del que marca actualmente el 'pool'.

Con esta oferta, la compañía ofrece a todos los consumidores que se encuentran actualmente en el mercado regulado una alternativa que les permita paliar los efectos negativos que el incremento del precio de la energía está teniendo sobre sus facturas, y despreocuparse de las subidas de precio que puedan producirse en el futuro. Como en todas las otras ofertas del mercado, la contrapartida es que el cliente deja de estar en el mercado regulado para pasar al mercado libre.

Personalizada

Endesa lanzó Única en noviembre del año pasado con un modelo de cuota fija personalizada adaptada al consumo individual de cada cliente, con energía 100% renovable, sin periodos de permanencia y con bonificaciones a los consumidores por cumplir unos objetivos de consumo eficiente. La cuota que se paga mes a mes es siempre la misma, con independencia de la hora en que se consume y sin regularizaciones. Solo se propondrá una nueva cuota si el consumo supera en un 30% al del año anterior. La tarifa, que permite contratar luz, gas y servicios adicionales, forma parte del catálogo de alternativas comerciales que Endesa ofrece actualmente a sus 5,7 millones de clientes del mercado libre.

Todas las tarifas de Endesa del mercado libre disfrutan de precios estables no sometidos a las variaciones del mercado mayorista Su precio es fijo y está garantizado, como mínimo, durante el primer año de contratación. Además, su nivel actual se encuentra muy por debajo del precio del mercado mayorista que se aplica en el mercado regulado. Y no tienen cláusula de permanencia.

En el contexto actual de constante encarecimiento de este servicio básico, está previsto que el Gobierno apruebe este próximo martes un primer paquete de medidas para paliar la subida de la luz. Una de ellas podría ser reducir al mínimo el impuesto del 5,11% que grava la electricidad.

Noticias relacionadas

Naturgy inició la semana pasada la ofensiva comercial para paliar los efectos del encarecimiento del recibo de la luz al ofrecer un tope de 60 euros por MWh como precio máximo. Si el mercado mayorista supera esa cifra, como es el caso en la actualidad, Naturgy asume la diferencia y así blinda a los clientes de las fluctuaciones del mercado durante los próximos 24 meses.

Iberdrola, por su parte, ha lanzado un plan que permite a todo tipo de clientes, tanto los que pertenecen al mercado libre como el regulado o los no clientes, contratar una tarifa de precio fijo durante los próximos cinco años sin compromiso de permanencia.