Tributación verde

Catalunya estrena impuesto sobre el CO2 de los vehículos: consulta cuánto pagará cada coche

  • El nuevo tributo podrán empezar a pagarlo los propietarios de 2,26 millones de vehículos a partir del próximo día 15

Colapso en la AP-7, durante una operación salida.

Colapso en la AP-7, durante una operación salida. / JOSEP GARCIA (Josep Garcia)

4
Se lee en minutos
Álex Soler
Álex Soler

Periodista

Especialista en motor, movilidad eléctrica e industria del automóvil

Escribe desde Barcelona

ver +

Catalunya cuenta desde este mes con un nuevo impuesto que gravará las emisiones de CO2 de los vehículos. Este gravamen entró en vigor el pasado 1 de septiembre con la publicación, en la web de la Agència Tributària de Catalunya (ATC), del padrón definitivo de vehículos sobre los que recaerá. Los propietarios de los 2,26 millones de vehículos afectados por el nuevo impuesto este año podrán liquidar el importe a partir del día 15 de septiembre, fecha en la que se abre el período de pago.

La Generalitat prevé recaudar este ejercicio, en el que se liquidará el año 2020, un total de 65,9 millones de euros que, según ha explicado, alcanzarán los 150 millones en el futuro y se destinarán íntegramente a los fondos por el cambio climático y el patrimonio natural. El importe a pagar, en el caso de los turismos y motocicletas, será de entre 0,55 y 276 euros, mientras que las furgonetas pagarán entre 0,3 y 87 euros.

Están exentos los turismos de más de nueve plazas, los vehículos de más de 3,5 toneladas y los ciclomotores, así como los coches eléctricos, los vehículos adaptados a personas con movilidad reducida, los autocares, los vehículos con matrícula de vehículo histórico y los clásicos. Los coches comprados en 2021 no pagarán el impuesto hasta el año que viene.

El sector no ha recibido bien este impuesto. Según la patronal catalana Fecavem, es un gravamen injusto por varios motivos. Según sus palabras “es un impuesto que grava la propiedad de un vehículo como el de circulación, que no distingue si el coche hace 10, 15.000 o 150.000 kilómetros y que no se paga en el resto de España”. Además, señala, “los vehículos que circulan por Catalunya pero cuyo titular es de fuera no están sujetos al impuesto”. Por todo ello Fecavem reclamó en enero la exención del gravamen hasta, como mínimo 2023, pero la Generalitat decidió ponerlo en marcha tras atrasarlo varias veces desde 2018, cuando debía empezarse a cobrar.

Para pagar, los conductores afectados tendrán varias opciones. En primer lugar, accediendo al padrón definitivo en la página web de la ATC a través de la identificación digital. En el mismo portal se podrá domiciliar el pago, con lo que se conseguirá una bonificación del 2% para la liquidación del ejercicio 2021. Por otro lado, los afectados recibirán a partir de octubre una notificación con la liquidación y la carta de pago correspondiente, los que reciban notificaciones electrónicas la recibirán antes. Con la carta, bastará con acudir a las entidades financieras colaboradoras, a Correos o llamar al teléfono 012 para realizar el pago.

Importe según las emisiones

Este impuesto recaerá sobre todos aquellos vehículos que emitan más de 120 gramos de CO2 por kilómetro. A partir de 2022, el límite se reducirá hasta los 95 gramos. Según lo propuesto por la Generalitat, cada vehículo pagará un importe distinto según las emisiones que homologa, dato que puede revisarse en el apartado V.7 de su ficha técnica si es posterior a 2015 o en el mismo padrón definitivo de la ATC.

Para ello, la Generalitat ha definido cuatro tramos distintos que indican el precio a pagar por gramo de CO2 por kilómetro que se pase del límite. Así, cada gramo de entre los 120 y los 140 costará 0,55 euros, de entre los 140 y los 160 gramos 0,65 euros y de entre los 160 y los 180 gramos 0,80 euros. A partir de los 200 gramos, cada uno costará 1,10 euros. El conductor puede calcular cuánto tendrá que pagar repartiendo los gramos de CO2 que emita su vehículo entre cada tramo para hacer la multiplicación. De este modo, si un coche emite 201 gramos, 120 del total serán gratis, 20 costarán 0,55, 20 más 0,65 euros, 40 más 0,85 euros y uno solo, el que pa-sa de los 200, costará 1,10 euros. El resultado será de 57,10 euros.

Solo se salvan los eléctricos

Noticias relacionadas

El impuesto del CO2 catalán solo mantiene fuera del mismo a los coches eléctricos, además de los tipos de vehículos citados anteriormente. Cualquier otra tecnología está sujeta a pagar si se superan las emisiones mínimas. Sin embargo, aunque podrían pagar, los híbridos enchufables tampoco lo harán, ya que normalmente homologan emisiones muy bajas. El Seat León híbrido enchufable, por ejemplo, declara 25 gramos de CO2 por kilómetro.

Por su parte, los coches híbridos convencionales, con etiqueta ‘ECO’ de la DGT y libres para circular en zonas restringidas, sí pagarán en muchos casos, sobre todo a partir del año que viene. Coches como el Toyota RAV4, por ejemplo, que son siempre híbridos pagarán en cualquier caso, ya que su motorización menos potente declara 129 gramos de CO2 por kilómetro, es decir, 4,95 euros según el impuesto de este año.