Cambios en el empleo

Desigual propone reducir la jornada laboral a cuatro días semanales

La sede de Desigual en Barcelona con el nuevo logo.

La sede de Desigual en Barcelona con el nuevo logo. / EFE / Quique Garcia

4
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

Desigual ha propuesto a la plantilla de su sede central la instauración de una jornada laboral semanal de cuatro días, tres de forma presencial y uno de teletrabajo. La propuesta de la dirección propone que unos 500 empleados de los 2.700 de la firma de moda hagan fiesta siempre viernes, sábado y domingo. La iniciativa ha sido impulsada por el fundador de la firma barcelonesa, Thomas Meyer, y el director general, Alberto Ojinaga, y deberá ser aprobada por más del 66% de los afectados. De aceptarse la propuesta, 502 empleados pasarán de una jornada de 39,5 horas semanales a otra de 34,5 horas. Esa reducción de jornada (del 13%) estará aparejada a una reducción salarial compartida al 50% entre la empresa y los trabajadores. La reducción salarial será del 6,5%. La plantilla de Desigual es actualmente de unas 2.700 personas. La firma ha presentado este plan de recorte de jornada laboral tras tener una cierta certidumbre de que este año logrará beneficios, después de que en el 2020 sufriese pérdidas por primera vez (83 millones de euros). Ojinaga no esconde el impacto de la pandemia en las cuentas, y reconoce que no se alcanzarán los niveles de facturación del 2019 hasta el 2023. Desigual está presente en 89 países y dispone de 483 tiendas monomarca. Recortó en el 2020 las ventas el 38,8% hasta 360 millones de euros y perdió 83 millones.

Frente a la pregunta de si la propuesta nace como respuesta a una necesidad de reducir costes laborales, Ojinaga es claro: "No lo hacemos para ahorrar. Es un elemento de atracción de talento para la empresa. Lo que queremos es seguir siendo el mejor lugar para trabajar, seguir siendo innovadores y mantener un punto de provocación y de disrupción empresarial. Queremos ser pioneros en una propuesta que nos permita ser más competitivos a la hora de captar talento y retenerlo". Explica que la reducción de jornada supondrá un 5% de reducción de las nóminas y apenas un 0,2% de impacto sobre las ventas. 

Alberto Ojinaga, director general de Desigual.

/

Preguntado sobre la posibilidad de que la jornada laboral de cuatro días se imponga en España, Ojinaga es escéptico: "Creemos que es una iniciativa valiente. Nuestra opción es trabajar de lunes a jueves para la mayoría de la plantilla del área de gestión. Nuestra propuesta es muy disruptiva y no creo que sigan el ejemplo muchas empresas, no lo creo. Es una apuesta". 

Durante una presentación organizada por Meyer en las oficinas centrales de la compañía, situadas en la playa de la Barceloneta, junto al Hotel Vela, el fundador defendió la iniciativa como una forma de representar la filosofía de la marca, de que la vida es para disfrutarla ('es chula'). 

Ojinaga reconoce que la primera reacción del comité de dirección ante la iniciativa de recortar la jornada laboral fue de prudencia. Los directivos estaban más preocupados en pensar como se iba a poder hacer lo mismo con una reducción del 13% de horas de trabajo. Pero el cambio puede ser, según el director general de Desigual, "espectacular", aunque reconoce que quizá deberá ir aparejado a nuevas contrataciones para áreas de actividad concretas y que se irán concretando en el futuro. 

Impacto en las nóminas

Sobre el impacto personal en las nóminas, la dirección de Desigual intuye que será asumible por la mayoría, ya que la media de ingresos es del orden de los 40.000 euros anuales y el impacto fiscal hace que la rebaja efectiva no supere en la práctica el 4,5% o el 5% de los ingresos anuales. La idea es que cada empleado defina e informe el mes anterior de que día hará teletrabajo, un máximo de un lunes y un jueves al mes, por una cuestión de organización del trabajo, pero sin necesidad de aprobación previa.  Preguntado sobre el menor uso de las instalaciones de Desigual en la playa de la Barceloneta y su futuro (muchos hoteles gustarían de una ubicación tan privilegiada), Ojinaga explica que la "impresionante" sede que esas oficinas son un privilegio de la plantilla de Desigual y "responde a una filosofía o 'claim' interno en la empresa, la cultura de tratar bien a la gente y para la que ir a trabajar también puede ser ir a pasarlo bien. La vida es disfrutar y también en el trabajo o para levantar un negocio. En esta filosofía, una sede como la de Desigual, que es propiedad del grupo, encaja perfectamente". 

Noticias relacionadas

El objetivo es reforzar la imagen de marca de Desigual y como polo de atracción de talento. La gestión de la empresa incide actualmente en apoyar 'start-ups' tecnológicas para potenciar la imagen innovadora de la firma y abrir nuevos horizontes a la gestión. Tras un 2021 con una media del 50% de las tiendas cerradas por la pandemia, Desigual considera que el momento de cierre de tiendas ha pasado y se esbozan nuevos planes para abrir nuevas tiendas. El 50% de las tiendas habrán sido reformadas a final de año y se espera que esas remodelaciones hayan llegado al 90% de los puntos de venta, con una inversión de 60 millones en dos años.