Comité ejecutivo

La cúpula de CEOE se reafirma en su 'no' a subir el salario mínimo este 2021

  • Garamendi reúne a su comité ejecutivo, que respalda el 'no' a cualquier incremento este año, pero sí se abre a negociarlo para futuros ejercicios

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, en las jornadas del Cercle.

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, en las jornadas del Cercle. / Quique García / EFE

3
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La CEOE no apoyará ninguna subida del salario mínimo interprofesional (SMI) este año. La cúpula de la patronal se ha citado este miércoles por la mañana en comité ejecutivo y ha refrendado la postura que viene defendiendo durante todo este 2021. Si el Gobierno quiere acometer algún tipo de incremento para este ejercicio tendrá que hacerlo unilateralmente o con el apoyo solo de los sindicatos. Así lo han refrendado los representantes de la organización liderada por Antonio Garamendi, que siguen dejando la puerta abierta a negociar incrementos de cara a los siguientes ejercicios; tal como confirman a EL PERIÓDICO fuentes de la patronal.

Pese a que desde el Ministerio de Trabajo se resisten a dar por cerradas las negociaciones y que desde la patronal reiteran que siempre cogerán el teléfono e irán a cualquier mesa que les convoquen, las posiciones no se mueven y el acuerdo tripartito para la subida del SMI este año parece imposible. La reunión del comité ejecutivo de este miércoles de la patronal no ha hecho más que refrendar una postura coherente e inmutable durante todo el 2021: la patronal piensa que no es momento de subir el salario mínimo.

Los contactos informales que han ido manteniendo entre el Ejecutivo y la patronal en las últimas horas no han fructificado y Garamendi les ha replicado lo mismo que les transmitió en la reunión presencial del pasado lunes. La CEOE no apoyará ninguna subida del salario mínimo, por mucho que Trabajo la ubique en el tramo más bajo de esa horquilla de entre 12 y 19 euros que planteó o rebaje más la cuantía.

Y aquí los socios y territoriales han cerrado filas con Garamendi. "Tendría más sentido hablar de subir el salario mínimo en enero; esperemos que todo el mundo tenga 'seny'. Abrir temas que tensionan es peligroso", ha afirmado el secretario general de Foment del Treball, Salvador Guillermo, este mismo miércoles sobre la hipotética subida del SMI. Los empresarios recuerdan que asumir una subida del salario mínimo no solo se traduce en los euros propiamente de subida que gana el trabajador, sino también en el incremento de las cotizaciones sociales que van de la mano.

El llamamiento de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, a primera hora de la mañana a sumarse a un acuerdo no ha surtido efecto. La titular de Economía ha advertido a la patronal de que "no parece lógico que dentro de tres días empecemos una negociación en la que los representantes empresariales nos van a decir que hay que extender las bonificaciones, hay que extender las prestaciones... cuando no haya habido un acuerdo [con el salario mínimo]"; según ha declarado en los micrófonos de Onda Cero.

Trabajo deberá cerrarlo con los sindicatos

Noticias relacionadas

"El acuerdo en el diálogo social puede ser tripartito o bipartito. Acuerdo va a haber, eso seguro", afirman fuentes del Ministerio de Trabajo sobre las negociaciones del SMI. Ahora la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, deberá resignarse a cerrar una entente con la bancada sindical; que en las últimas horas había flexibilizado un poco sus posiciones para tratar de sumar a la CEOE a un acuerdo. Sin renunciar a un incremento este año, las centrales se habían abierto a aceptar subidas más rebajadas si al cabo de tres meses, es decir, a partir del 1 de enero del 2022, el SMI llegaba como mínimo a los 1.000 euros. Y siempre bajo la premisa, tal como se comprometió el propio Gobierno, de llegar a los 1.049 euros en el 2023.

Dicho movimiento no ha convencido a la CEOE, pues de facto implicaba aceptar una subida más simbólica durante las cuatro nóminas que quedan del 2021 a cambio de otra de mayor calado ya desde el 1 de enero.