Ajuste de plantilla

El Sabadell plantea el cierre de 320 oficinas en su ere de 1.860 despidos

  • La dirección traslada a los sindicatos su intención de clausurar el 22% de sus sucursales

El Sabadell plantea el cierre de 320 oficinas en su ere de 1.860 despidos

Europa Press

3
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El Banc Sabadell plantea cerrar 320 oficinas en su proceso de reestructuración que se saldará con 1.860 despidos, lo que supone la clausura de alrededor del 22% de sus 1.613 actuales sucursales. Así se lo ha trasladado este martes a los sindicatos en la segunda reunión de la negociación preliminar al propio expediente de regulación de empleo (ERE), que fue anunciado a principios de agosto. La dirección también pretende reconvertir otras 180 oficinas al nuevo modelo que han bautizado como 'caja avanzada', que consisten en una sucursal sin funciones directivas ni comerciales y que se centra en prestar apoyo a otros establecimientos. Así lo han confirmado tanto fuentes de la empresa como de la central, que encaran así dos reuniones más antes de entrar a discutir propiamente las condiciones de salida de los empleados afectados. Este nuevo ajuste llega después de que la entidad pactara con los trabajadores la prejubilación de 1.800 personas.

Las conversaciones para ultimar el ajuste de empleo en la entidad bancaria avanzan y las centrales estudian ahora de cara a la tercera reunión las condiciones planteadas por la dirección. En la cita de este martes, la dirección ha confirmado las 1.860 salidas, 1.600 provenientes de la red de oficinas y otros 260 de los centros corporativos. El recorte de personal supondrá, salvo que se pacte una rebaja en futuros encuentros, la pérdida del 12,7% de 14.648 empleados que mantiene actualmente en España. La cifra de trabajadores asciende a 21.095 personas si se suma el personal ubicado en el extranjero.

Los sindicatos han vuelto a cargar contra el plan puesto sobre la mesa por parte de la dirección y han manifestado su indignación con los nuevos despidos. Si el Banc Sabadell no rebaja sus pretensiones, acabará sumando 3.660 despidos en un mismo año. Las centrales critican que este segundo expediente llegue tras obtener en el primer semestre del año un beneficio neto atribuido de 220 millones de euros, lo que supone un incremento del 51,5% respecto al mismo periodo del año anterior. También por su intención manifestada en julio de volver a repartir dividendos. Todo ello ante una creciente carga de trabajo, que ha obligado a la entidad a contratar nuevo personal este año para su red de oficinas.

"No hay ninguna causa que justifique el ere. Y, además, lo consideramos del todo incompatible con las últimas noticias relacionadas con la entidad, con sus resultados y con la contratación de 200 nuevos gestores y gestoras para su red de oficinas", ha manifestado UGT en un comunicado. La entidad financiera les ha trasladado este martes que ha contratado a la consultora Manpower para, tal como les obliga la ley, ofrecer un plan de recolocaciones. "No estamos dispuestos a perder ni un solo día con esta empresa de recolocación y sí en buscar, a diferencia de la dirección, otras alternativas a este proceso", ha declarado CCOO en su nota.

La entidad financiera ha reiterado a los representantes sindicales que pretende priorizar las salidas voluntarias en el ajuste de personal, pero las centrales advierten de que no les ha garantizado que aparque las salidas forzosas en caso de que no alcance los cupos de salida que pretende por funciones y territorios. En el ajuste pactado a finales del 2020, la dirección asumió que todas las salidas fueran de adscripción voluntaria. 

Noticias relacionadas

Ola de eres en el sector

El último año y medio ha sido un periodo de ajuste en el sector bancario, ha estado repleto de eres y prácticamente todas las entidades de peso han realizado ajustes. El más numeroso en cuanto a despidos fue el de Caixabank, que finalizó con acuerdo sindical el pasado 1 de julio y se saldó con 6.452 salidas. El BBVA, por su parte, pactó el suyo algo antes, el 8 de junio, y lo hizo con 2.725 ceses y 210 excedencias. El Santander cerró el suyo en paralelo al primer ajuste del Sabadell y cuajó con 3.572 despidos. Entre todas las entidades suman más de 17.000 afectados desde el inicio de la crisis del coronavirus. A los que se sumarán ahora los 1.860 más que ya negocia el Sabadell con los sindicatos.