Reorientación laboral

El éxodo de los camareros

  • Los bármanes se alejan de la barra para emplearse en la logística, la construcción y en la alimentación

Camarero en un restaurante de Port Vell

Camarero en un restaurante de Port Vell / Ferran Nadeu

3
Se lee en minutos
Alicia Navarro
Alicia Navarro

Redactora del suplemento 'activos'.

ver +

“Pay them more (Pagadles más)". Con este dardo hacia los empresarios zanjaba la polémica el presidente de los EEUU, Joe Biden, al ser preguntado por la falta de mano de obra, sobre todo en el sector servicios, del país americano. Unas palabras que causaron mucho revuelo en España por la similitud con la situación que vive la hostelería. Al igual que los estadounidenses, los hosteleros españoles también se quejan de una escasez de personal cualificado para afrontar el fin de las restricciones pandémicas. En pocas palabras, faltan camareros.

“No me veo trabajando en hostelería toda mi vida por las condiciones tan precarias que tiene", asegura Paula Cid, una ex camarera de Vigo que tiene muy claro que solo volvería al sector “si no le quedase más remedio”. Una idea que comparte Javier Dorado, un joven jiennense que dejó atrás las barras y las comandas para trabajar en la fábrica de una conocida bebida alcohólica. "Si tengo necesidad volvería a trabajar en el sector, pero lo veo más como algo transitorio, no como un puesto de trabajo en el que quedarse", asegura al preguntarle si le daría una segunda oportunidad a la hostelería ante una futura recuperación del sector.

Pero Paula y Javier no fueron los únicos camareros que, ante los meses de incertidumbre, decidieron dar un giro a su vida laboral y buscar otras salidas profesionales. "Sectores como el logístico y las posiciones de reparto/mozos están muy en auge y han absorbido parte de esta mano de obra. La construcción y el sector de la alimentación también han sido sectores refugio de camareros", explica Ángel Solves, director de Adecco Hostelería. 

En la misma línea se sitúan desde Infojobs al explicar que, en la actual campaña de verano, en su plataforma se han publicado un 55% menos de ofertas en turismo y restauración que en el verano de 2019. “Esto sí explicaría que pueda haber profesionales que, ante la caída de la oferta en la categoría, estén virando hacia otros empleos con mayores oportunidades”, cuenta Mónica Pérez de InfoJobs. De la misma opinión se muestra la gran mayoría de hosteleros que asocia la falta de personal con la difícil situación que ha vivido y vive el sector.

Y es que la crisis sanitaria golpeó con fuerza a la hostelería. Tanto es así que, según la patronal, la facturación media cayó un 50% en 2020 respecto al año anterior y se registraron pérdidas de 67.000 millones de euros. De la mano de este declive, al inicio de la pandemia desaparecieron 400.000 empleos y otros 900.000 estuvieron acogidos a ertes. Es más, según FeSMC-UGT, desde que comenzó la pandemia, la hostelería destruyó 15 veces más empleo que cualquier otro sector en España. Y aunque en este verano ha experimentado un ligero repunte, Hostelería de España prevé que hasta 2023 no se producirá "la recuperación plena del sector".

Noticias relacionadas

No obstante, Comisiones Obreras asegura que los problemas del sector vienen de mucho antes de la pandemia y que si faltan profesionales es a causa de las condiciones laborales. "Lo que falta en la hostelería en España es estabilidad, mejores salarios, jornadas continuas y turnos de descanso que permitan la conciliación", explica Gonzalo Fuentes de CCOO para después advertir de que España puede correr el riesgo de quedarse sin camareros cualificados. "Puede ocurrir a medio plazo, si las profesiones turísticas no se cuidan y no se hacen un oficio como lo fueron hace año (...) esta profesión se ha convertido en un sector de paso, de subempleo, de estar hasta que se encuentre un trabajo mejor", explica.

Por su parte, la patronal no ve un riesgo real de que esto suceda pero si reconoce que "es necesario apostar por una formación profesional ambiciosa en la que los oficios tengan una mayor visualización y se refuerce", explica Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España. A la vez que añade que es esencial que se trabaje desde el Gobierno en políticas de calidad del sector, “que remen a favor de una mayor productividad de la empresa, lo que repercute en una mejora de la retribución”.