Salud laboral

Muertes en el trabajo: 47 fallecidos en Catalunya durante la primera mitad del año

  • Los siniestros mortales se reducen el 21,7% en comparación al último año

Trabajadores en la construcción de un edificio en el 22@ en Barcelona.

Trabajadores en la construcción de un edificio en el 22@ en Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

1
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

47 trabajadores perdieron la vida en accidentes de trabajo durante la primera mitad del año en Catalunya. Este es el balance que arrojan los datos actualizados este viernes por el Departament de Treball de la Generalitat, que constatan un descenso de la siniestralidad mortal en el mercado laboral catalán. En los primeros seis meses del 2021 se han registrado el 21,7% menos de accidentes con consecuencias mortales que en el mismo periodo del año anterior. La mortalidad baja tras varios ejercicios con este indicador al alza, que incluso durante los primeros meses de la pandemia y el bajón económico siguió creciendo.

Detrás de esa estadística de 47 fallecidos están historias como las de Xavi, el joven de 19 años que murió atrapado por una plancha en Cidac, una empresa de Cornellà que fue multada con 328.000 euros por su responsabilidad en el siniestro. "Lo de Xavi no fue un accidente, a Xavi lo mató la codicia", denunció entonces su familia. No saldrán en la estadística los cinco fallecidos registrados a principios de agosto en una misma semana, "negra" en lo relativo a siniestralidad laboral según la definieron los sindicatos. "Desde la UGT de Catalunya exigimos a la administración medidas urgentes ante esta sangría", manifestó el pasado 9 de agosto la central.

Noticias relacionadas

El descenso de los accidentes mortales se explica principalmente por la reducción de este tipo de siniestros entre los trabajadores con contrato temporal, habitualmente los menos formados en materia de prevención de riesgos y menos habituados a las dinámicas de trabajo de la empresa. Entre estos la mortalidad ha descendido el 22%; frente a la reducción del 6,6% entre los empleados indefinidos. Y, por sectores, el grueso de los accidentes se siguen concentrando en el sector servicios, principalmente por su mayor peso económico.

Los sindicatos reclaman un incremento de los efectivos de la Inspección de Trabajo para minimizar riesgos y no dejar al albur del azar o de los vaivenes económicos la evolución de la siniestralidad. Actualmente y dependientes de manera directa del Departament de Treball hay 173 inspectores y subinspectores, para 3,4 millones de asalariados. Tocan a unos 19.600 trabajadores por agente.