Nuevo récord

Crítica unánime a Ribera por la falta de nuevas medidas para frenar la luz

  • Unidas Podemos, socios del Gobierno, PP, sindicatos y consumidores atacan a la vicepresidenta

  • El precio mayorista de la electricidad marca su tercer máximo histórico consecutivo con 132,47 euros/MWh

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, el pasado 30 de agosto de 2021 durante su comparecencia en comisión en el Congreso. 

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, el pasado 30 de agosto de 2021 durante su comparecencia en comisión en el Congreso.  / EFE / JUAN CARLOS HIDALGO

3
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

Especialista en banca, finanzas, política monetaria y mercados de capitales

Escribe desde Madrid

ver +

Las escaladas del precio de la luz nunca son fáciles de gestionar para los Gobiernos, y menos una sin precedentes como la de este agosto. Pero la vicepresidenta Teresa Ribera, lejos de amainar el temporal, ha elevado aún más la presión que rodea al Ejecutivo al asegurar el lunes que no puede intervenir en el mercado mayorista de la electricidad por imposición europea pese a admitir que la factura regulada promedio subirá un 25% este año. Su intervención ha suscitado una unanimidad crítica poco frecuente, desde Unidas Podemos y socios parlamentarios del Gobierno hasta el PP, pasando por asociaciones de consumidores y sindicatos. Todo ello en la víspera de que el precio mayorista marque su tercer récord histórico consecutivo este miércoles: 132,47 euros el megavatio hora (MWh), en torno a un 200% superior al de hace un año.

El más significativo, como viene sucediendo en las últimas semanas, ha sido el ataque lanzado por el socio minoritario del Ejecutivo. "Cuando no intervienes el mercado, el mercado te interviene a ti", ha lanzado Pablo Echenique, el portavoz de la formación morada en el Congreso. Más lejos han ido el secretario general de su grupo parlamentario, Txema Guijarro, y el portavoz del partido, Pablo Fernández, quienes han apoyado movilizaciones en las calles para obligar a ala socialista del Gobierno, ante su "falta de voluntad política", a ser "audaz" y "valiente", unas protestas a las que la formación ya animó hace unos 20 días.

Unidas Podemos negó que el Gobierno no pueda limitar el precio mayorista de la generación nuclear e hidroeléctrica, como propuso la semana pasada y Ribera rechazó el lunes con cierta crudeza que la UE permita hacer. "El Gobierno y la señora Teresa Ribera con quien tiene que tener empatía es con la ciudadanía", le ha contestado Fernández, en referencia a unas palabras de la ministra en las que achacó a las hidroeléctricas falta de "empatía social" por el vaciado de pantanos.

La portavoz del Ejecutivo y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, ha venido a afeárselo sin citarles directamente: "El Gobierno tiene su posición, que es sensible y es de actuar con medidas coyunturales que ya están dando resultados y medidas estructurales que han de ver la luz. Gobernar es complicado, pero nos permite actuar. Quizás lo sencillo es la reivindicación. Pero como Gobierno tenemos la posibilidad de transformar esas realidades que no nos gustan, combatirlas con acciones concretas, y en eso estamos trabajando". Fuentes del Ejecutivo, con todo, han admitido que Ribera debe hacer "pedagogía" para explicar que la subida mayorista no afecta a la totalidad del recibo, así como los límites legales de actuación, informa Juanma Romero.

Cerco al Ejecutivo

Noticias relacionadas

Dentro de los socios del Ejecutivo, el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, ha advertido de que los mensajes de Ribera pueden conducir a un "otoño caliente" en las calles. "Si un gobierno progresista se resigna, está abriendo la puerta a que venga un gobierno de derechas que seguro que va a tener menos en cuenta los intereses de la gran mayoría de los ciudadanos", ha afirmado. El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, se ha referido también a la alusión de la ministra a la empatía de las eléctricas: "La empatía social se llama BOE". Menos sorprendentes son los reproches de la oposición. El secretario general del PP en el Congreso, Guillermo Mariscal, ha acusado de "soberbia" y de falta de "responsabilidad" a Ribera por su "inacción" para paliar el alza del precio de la electricidad.

Por su parte, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha reconocido que su sindicato está estudiando convocar movilizaciones para presionar al Gobierno: "El problema es que se asuma con normalidad que no tiene solución o que la única sea bajar el IVA". La asociación de consumidores Facua, asimismo, ha acusado a Ribera de "poner excusas para no actuar" y ha calculado que la factura de agosto para un consumidor medio será de 93,1 euros, un 46% más que un año antes.