Suministro básico

El récord en la luz agrava los efectos de la ola de calor

El coste del megavatio-hora ascenderá este martes hasta los 111,88 euros el megavatio-hora de media

El 11% de los hogares españoles no puede mantener una temperatura adecuada, según el INE

Un técnico revisa los contadores de electricidad

Un técnico revisa los contadores de electricidad / Archivo

4
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Segundo récord histórico consecutivo en el precio de la electricidad en el mercado mayorista. El coste del megavatio-hora de media este martes ascenderá hasta los 111,88 euros, por encima de los 106,74 euros de este lunes, según los datos del Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE). Un precio desmesurado que llega en plena ola de calor en toda España, con los aires acondicionados funcionando a pleno rendimiento, lo que agravará sus efectos sobre los hogares.

Los más afectados son los consumidores más vulnerables que si en invierno cuando suben los precios tienen problemas con la calefacción, en verano lo tienen con la refrigeración. Según la encuesta sobre Condiciones de Vida del INE, un 11% de los hogares españoles no puede mantener una temperatura adecuada en su hogar. Y aunque el Gobierno suspendió a finales de junio el Impuesto del 7% a la generación eléctrica y redujo el IVA del 21% al 10% para suavizar el impacto de la subida de los precios en la factura de la luz, el efecto de estas medidas ha sido absorbido por unos precios que se han acostumbrado a pulverizar todos los récords. Un ejemplo es que uno de cada dos días del mes de agosto, el precio de la electricidad ha superado los 100 euros de media al día, algo que antes de este año solo había ocurrido una vez, en 2002. El coste del megavatio hora de este martes multiplicará por tres el de la misma fecha de 2020 y por 2,5 el de 2019.

El precio de la electricidad en el mercado mayorista incide solo sobre una parte del recibo, que solía ser del entorno del 30%, pero ahora asciende hasta el 46,3%, según el experto en energía, Francisco Valverde, por la bajada de los impuestos y el cambio de las tarifas eléctricas (peajes y cargos). Con todo, solo afecta a los 10 millones de clientes que tienen una tarifa regulada (conocida como PVPC o Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor). El resto del precio se calcula con la suma de los costes regulados (peajes y cargos) que tienen un precio diferente según la hora del día y los impuestos (IVA, actualmente el 10%, y el Impuesto Especial de la Electricidad, 5,11%).

No les afecta este alza, de momento, a los 17 millones de usuarios restantes que están en el mercado libre, salvo a aquellos que tienen una tarifa indexada al mercado diario de electricidad. Los clientes en el mercado libre tienen un precio acordado entre el usuario y la comercializadora fijada de tal forma que cuenta con el margen suficiente como para poder esquivar cualquier aumento de precios, es decir, suele ser una tarifa con precios muy altos. La cuestión es si son tan altos como para absorber este precio en torno a los 100 euros del mercado diario. En caso contrario, lo normal sería que las compañías eléctricas realizaran cambios en los contratos.

En toda Europa

El regulador británico advertía la semana pasada a sus consumidores que el precio de la factura energética anual de 15 millones de clientes aumentará en 139 libras a partir del 1 de octubre por un cambio en las tarifas. Y es que estos precios altísimos no solo se registran en España sino en todos los países de Europa, incluido los Países Nórdicos, tradicionalmente los más baratos por su abundancia de agua, que este martes registrarán un precio de 70,14 euros, poco habitual para ellos. Le siguen Francia, a 86,27 euros el megavatio hora; Bélgica, a 87,62 euros; Países Bajos, a 90,73 euros, y Alemania, a 90,77 euros. Delante de España solo están Reino Unido (127,78 euros) e Italia (113,44).

Noticias relacionadas

El motivo del alza es un clásico de los últimos meses, el precio disparado del gas natural y del CO2. Este miércoles el precio del gas se situará en los 43,30 euros el megavatio-hora, mientras el año pasado por estas fechas estaba cerca de los 16 euros, por el alza del consumo en China y la falta de suministro de los gaseoductos rusos. Y al elevadísimo coste del gas se unen los derechos de emisión de CO2 que se sitúan en el entorno de los 55 euros, cuando en 2018 estaban en los 4 euros. Dos factores a los que en España se añade una demanda creciente por la ola de calor que se inicia este martes en toda España.

La fijación de precios se rige por un sistema marginalista en el que el precio lo marca la última tecnología que casa oferta y demanda. Las primeras energías en entrar suelen ser las más baratas (renovables y nucleares), pero cuando no llegan para cubrir el total demandado, se añaden otras, que entran en último lugar y suelen ser las más caras (ciclos combinados, pero también la hidráulica que, salvo excepciones, marca el mismo precio que los ciclos combinados por el coste de oportunidad que supondría que no entrara el agua).