Ley audiovisual

La CNMC advierte sobre la vuelta de la publicidad a la televisión pública

El regulador dice que un cambio así debería de venir acompañado de una modificación en la ley de financiación del ente público

Además, el organismo que preside Cani Fernández vuelve a pedir reglas concretas para los 'influencers' en la nueva ley

Instalaciones de Torrespaña.

Instalaciones de Torrespaña.

3
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) lanza una advertencia al Gobierno sobre la vuelta de la publicidad, aunque sea de forma limitada, a la televisión pública: "es contradictorio con los objetivos declarados en el preámbulo de la ley de financiación de la corporación" en un informe sobre el texto. El Ejecutivo lanzó a audiencia pública a principios de julio el anteproyecto de ley de comunicación audiovisual que, además de permitir que RTVE sea financiada con aportaciones de plataformas como Netflix o HBO y eliminar la tasa directa que recaía sobre las 'telecos', autoriza a la corporación llevar a cabo patrocinios, emplazamientos de producto (como cuando aparecen bebidas de alguna marca determinada en un programa) y televentas.

La ley de financiación de la Corporación de 2009 supuso un cambio estructural del modelo de financiación del ente público al eliminar los ingresos que hasta ese momento obtenía la corporación mediante la publicidad. Sin perjuicio de algunas excepciones relativas a patrocinios y el intercambio publicitario de eventos deportivos y culturales sin valor comercial, así como los patrocinios difundidos a través de los canales internacionales, a las que ahora el Gobierno quiere añadir nuevas comunicaciones comerciales.

Sin embargo, el regulador expone que aunque desde el punto de vista de la competencia la flexibilización en la obtención de ingresos comerciales puede tener un "efecto positivo en el mercado" al introducir a un nuevo oferente, es "contradictorio" con los objetivos declarados en la ley de financiación de RTVE que explicita la necesidad de "reducir la dependencia publicitaria" para "favorecer el equilibrio presupuestario, reforzar la independencia del servicio público y facilitar la determinación de la compensación a la RTVE".

Además, añade que la inclusión de publicidad puede suponer "incongruencias a la hora de valorar los ingresos de los sujetos pasivos que deben contribuir a la financiación de la corporación" y advierte de que un cambio así debería venir acompañado de una "revisión integral" de la ley de financiación del ente público. En este sentido, el regulador que dirige Cani Fernández también critica que la nueva ley no incluye el impacto que pueden tener todos estos cambios en las cuentas del ente público y aconseja un análisis integral de sus necesidades y obligaciones. La CNMC critica que la memoria del anteproyecto "no explica adecuadamente estos cambios ni justifica los ingresos que podrían suponer" a la corporación.

Por otra parte, el regulador vuelve a pedir al Ejecutivo establecer reglas concretas para los prestadores de servicios de comunicación audiovisual que se soportan en plataformas de intercambio de vídeos (como son ciertos influencers). "Hay que recordar que la modificación de la LGCA se produce en unas condiciones muy concretas y muy cambiantes del mercado, y de acceso y consumo de los contenidos audiovisuales. Los nuevos tipos de contenidos, como los vídeos cortos o el contenido generado por los usuarios, tienen cada día más importancia", dice el regulador en un comunicado.

Saltos en la prohibición

Noticias relacionadas

A pesar de tener prohibida desde el 2009 la emisión de mensajes publicitarios, Televisión Española se ha saltado esta restricción en alguna ocasión como en las emisiones de los partidos de la fase clasificatoria de Eurocopa de España-Noruega y España-Malta y emitió hasta 40 "sobreimpresiones publicitarias" (inserción gráfica en forma de transparencia o faldón) con nombres de compañías como Seat, Caixabank, Bet365, Booking.com, Domino's Pizza, Pelayo o Danone, según la CNMC que multó entonces al ente público con 100.000 euros.

En otra ocasión, con una multa de 33.314 euros, el regulador sancionó a la corporación pública por la comisión de nueve infracciones leves por superar el límite de tiempo de emisión (cinco minutos por hora de reloj) dedicado a autopromociones. En concreto, las infracciones se cometieron en sus canales La 2, Teledeporte y Canal 24 Horas, y consistieron en superar el tiempo dedicado a los anuncios publicitarios sobre sus propios programas y productos.

Temas

Publicidad