Salarios

La negociación de convenios sigue estancada en el segundo año de pandemia

  • Patronales y sindicatos han firmado hasta julio 305 convenios; casi la mitad de los que firmaron para las mismas fechas en el 2019

  • Los salarios suben de media el 1,54% y los agentes sociales tienen pendiente tras el verano definir cómo deben evolucionar en los próximos años

Trabajador de la construcción, en una obra de la calle Almogàvers de Barcelona.

Trabajador de la construcción, en una obra de la calle Almogàvers de Barcelona. / Manu Mitru

4
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La negociación colectiva sigue estancada en España tras más de año y medio de pandemia. Patronales y sindicatos consiguen cerrar a cuenta gotas nuevos convenios, mientras otros quedan estancados ante las magras perspectivas de poder pactar incrementos de salarios. Y para la vuelta del verano se acumulan los deberes entre las partes en lo relativo a definir cómo deben evolucionar los sueldos durante los próximos años; con el salario mínimo interprofesional (SMI) de por medio y un Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC) pendiente de actualizar, entre otros.

El Ministerio de Trabajo ha publicado este viernes las estadísticas de convenios colectivos referentes al mes de julio. El primer dato que dejan estas es que los sueldos pactados evolucionan a un ritmo del 1,54%; una cifra que se ha ido moderando leve y progresivamente desde el mes de marzo, cuando iban al 1,58%. La otra cifra que dejan es que convenios nuevos entrados en el registro oficial del Ministerio de Trabajo hay pocos, comparados con lo habitual antes de la pandemia. Patronales y sindicatos habían firmado hasta julio un total de 305 nuevos convenios; cuando en julio del 2019 dicha cifra era de 556 convenios. 

Y todo ello tiene un efecto sobre la vigencia de las condiciones laborales que rigen en cada sector. Pues si no se firman nuevos convenios, los existentes van venciendo y las empresas en fase de prórroga de las antiguas condiciones o se descuelgan de las mismas. Actualmente hay 2.246 convenios con vigencia plena en toda España, que dan cobertura a 5,2 millones de trabajadores. Para las mismas fechas en el 2019 había 2.936 convenios y 8,2 millones de trabajadores

Subidas de sueldo desplazadas para el 2022

El ritmo de negociación no ha recuperado todavía los niveles, pero sí va mejor que el verano pasado. En Catalunya, por ejemplo, se ha cerrado recientemente el convenio de la industria de la madera, con un incremento pactado de 150 euros para este año y del 1,3% para el 2022. O el de la industria del cuero, con un incremento del 1% para este año y del 1% más el IPC (hasta un máximo del 2,5%) para el siguiente. O antes se cerró también el del textil, con un 0,5% para el 2021 y el 2% para los dos años siguientes.  

El patrón suele repetirse en varios sectores. Allí donde la actividad no ha sufrido mucho las inclemencias de la pandemia y las empresas están abiertas a pactar incrementos, a corto plazo las partes suelen acordar subidas más tenues y desplazan las más ambiciosas para más adelante; ante la perspectiva de un mayor ritmo de negocio en los próximos ejercicios. Otros, los de actividades muy tocadas como la hostelería, han decidido patear la pelota hacia adelante y dejar directamente para el 2022 el inicio de las negociaciones. Y en sectores con buenas perspectivas de futuro, pero con recelos entre los empresarios, la tensión con los sindicatos da amenazas de huelga, como es el caso de la construcción

Hiperactividad en otras mesas

La falta de actividad para negociar convenios no se entiende sin la hiperactividad en otras mesas. Y es que los esfuerzos en las mesas de negociación colectiva durante el año y medio que llevamos de pandemia se han focalizado más en la emergencia que en el medio plazo. Es el caso de las prórrogas de los ertes, que cada tres o cuatro meses la CEOE, CCOO y UGT se sientan a negociar con el Gobierno para adaptar estos mecanismos públicos de protección del empleo a la situación epidemiológica y económica del momento. Esa negociación entre cúpulas tiene también su derivada en las empresas, pues las direcciones y los comités de empresa deben aterrizar y negociar sus ertes -cuánto duran, cúantos trabajadores quedarán afectados, cómo será la reincorporación, etc-. En septiembre tienen pendiente negociar otra prórroga hasta final de año.

En septiembre coincidirá la negociación por el salario mínimo, la nueva prórroga de los ertes hasta final de año y la reapertura de las mesas para definir la reforma laboral

A ello se suma una alta actividad en las mesas de diálogo social para las cuestiones legislativas, véase ley de teletrabajo, reglamentos de igualdad, ‘ley Rider’ o la más de actualidad: reforma laboral. La vuelta de verano se presenta como un verdadero maratón para la negociación colectiva. Pues a esas cuestiones se añade la negociación de la subida pendiente del salario mínimo (ahora en 950 euros, en 14 pagas); que tendrá como protagonista el Gobierno pero en el que los agentes sociales también juegan un rol consultivo. 

Noticias relacionadas

En Catalunya, patronales y sindicatos también tienen pendiente cerrar su 'convenio de convenios'; tras un intento fallido durante ebrero de este año

Y en el terreno bipartito, patronal y sindicatos siguen teniendo pendiente la renovación del AENC (Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva); una suerte de convenio de convenios en el que se incluye, entre otros, las recomendaciones sobre cómo deben subir los salarios en los próximos años. En la anterior edición los incrementos pactados fueron de entre el 2% y el 3%. Y en Catalunya ese bloqueo de la negociación colectiva también existe, con el AIC (Acord Interprofessional de Catalunya) también varado. El pasado febrero hubo un ‘sprint’ en este punto que finalmente no cuajó, según afirman fuentes conocedoras, y actualmente no hay una perspectiva concreta ni de cuándo puede acabar de cerrarse esta cuestión, ni de qué materias recogerá el mismo.