Conflicto laboral

Los empresarios de la construcción retrasan subir sueldos mientras se quejan de falta de profesionales

  • Las patronales catalanas no quieren pagar los incrementos pactados para el conjunto de España y los sindicatos amenazan con movilizaciones a partir de septiembre

Los empresarios de la construcción retrasan subir sueldos mientras se quejan de falta de profesionales
4
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Suenan tambores de protestas en la construcción de Catalunya. Los empresarios catalanes no quieren pagar los incrementos pactados para el conjunto de España y los sindicatos amenazan con movilizaciones a partir de septiembre, que anticipan una vuelta de verano caliente ante ese bloqueo de la negociación colectiva. La tensión se palpa en un escenario en que la construcción comienza a repuntar con vigor, tras la severa caída de la actividad experimentada al inicio de la pandemia y de la que todavía no se ha recuperado. Las perspectivas de futuro son las de seguir en esa senda de rebote, gracias en parte al despliegue de los fondos europeos y la reactivación de las licitaciones públicas. Y mientras tanto, parte del empresariado reconoce que le está costando encontrar trabajadores para sus obras.

El actual convenio vigente del gremio de la construcción para toda España establece unos incrementos del 2,5% para este 2021. Sobre ese paraguas general, en cada comunidad tienen autonomía las patronales y los sindicatos para pactar sus propias particularidades. Y en Catalunya las relaciones andan tensas entre las partes tras el enroque de los empresarios a asumir ese incremento salarial ya pactado. “El sector no está para tirar cohetes”, afirma el presidente de la Cambra de Contractistes de Catalunya, Joaquim Llansó

Los datos de evolución del PIB avalan esa tesis. Si bien en este segundo trimestre del 2021 hubo un intenso repunte del 15,4% de la actividad de dicho sector en Catalunya, ello venía precedido de una sonora caída del 29,4% en el mismo periodo del año anterior y todavía no se ha recuperado el mismo nivel de actividad. “Solo pedimos hacer lo mismo que está haciendo el Barça, aplazar los pagos para más adelante”, afirma Llansó. No obstante, en términos de ocupación el sector no solo ha recuperado los niveles previos a la pandemia, sino que está sustancialmente por encima, con un total de 222.900 ocupados en Catalunya; 40.000 más que en el verano del 2019 y su mayor nivel en la última década; según datos del Idescat.

Es un sector que muestra unas perspectivas de recuperación muy buenas

Carme Poveda, directora de análisis económico de la Cambra

"La construcción es un sector en el que la actividad va con retraso respecto a la demanda. Vemos como la compra-venta, el precio de la vivienda o la firma de nuevas hipotecas se están recuperando muy rápido. Todo esto son indicadores adelantados que nos permiten pensar que se iniciará obra nueva y rehabilitación en los próximos meses. Es un sector que nos muestra unas perspectivas de recuperación muy buenas", afirma la directora de análisis económico de la Cambra de Barcelona, Carme Poveda.

“El sueldo por convenio en Barcelona está el 30% por encima del de Madrid”, se queja Llansó. No obstante, no todos los trabajadores del sector se rigen por el convenio del sector. Como muestra los datos de la Encuesta de Costes Laborales del INE, que revelan que el sueldo medio en Catalunya es de 25.215 euros al año, ‘solo’ el 1% superior a Madrid. Y las remuneraciones en tierras catalanas no son las más altas del Estado, con Euskadi (+4,9%) y Asturias (+0,3%) que pagan mejor. 

No puede ser que un sector que depende tanto de la Administración tenga esta precariedad

Carlos del Barrio, responsable de la construcción de CCOO de Catalunya

Los altos niveles de subcontratación explican parte de esa desviación, que a su vez genera una dualidad entre los trabajadores directos, con condiciones mucho mejores que los subcontratados; especialmente entre los segundos y terceros niveles de subcontratación. "No puede ser que un sector que depende tanto de la Administración tenga esta precariedad", afirma el responsable de CCOO de Catalunya, Carlos del Barrio. Ese va a ser un foco de las protestas que prepararan a la vuelta del verano.

Diferencias patronales

Los sindicatos apuntan a que la raíz del problema está en diferencias en el seno de la bancada patronal. “No puede ser que en pleno siglo XXI nos digan desde Madrid lo que tienen que subir los sueldos”, se queja el presidente de la Cambra de Contractistes. “Los trabajadores no tenemos que sufrir las consecuencias de las diferencias entre los empresarios del sector. No están dando una buena imagen para atraer a la gente joven”, le replica la responsable de UGT de Catalunya, Juani Arenas

No puede ser que en pleno siglo XXI nos digan desde Madrid lo que tienen que subir los sueldos

Joaquim Llansó, presidente de la Cambra de Contractistes de Catalunya

Pese al actual enroque empresarial, el convenio firmado juega a favor de los sindicatos. Y desde organizaciones como la Cambra de Contractistes ya avisaron meses atrás a sus asociados de que fueran haciendo acopio de efectivo para abonar antes del 31 de diciembre ese incremento del 2,5% pendiente, según reconoce Llansó.  

Noticias relacionadas

Quejas por la falta de mano de obra

Ese rechazo empresarial para asumir ahora incrementos salariales contrasta con las dificultades que manifiestan para encontrar profesionales. "Existe una necesidad de mano de obra cualificada, pese a que la remuneración está muy por encima de la media", reconocía en mayo el presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Pedro Fernández. La misma demanda manifestaba esta semana el presidente de la Unió d'Empresaris de la Construcció de Girona, Esteve Freixas. “Es un sector que está muy criminalizado desde la anterior crisis inmobiliaria del 2008. […] Y tampoco hay relevo, los jóvenes no están interesados”, afirmó en declaraciones al ‘Diari de Girona’