Coyuntura

El BCE alerta de que la pandemia aboca a un crecimiento desigual

La autoridad monetaria estima que en e primer trimestre del año que viene se recuperará el nivel de actividad precovid en la zona euro

La entidad considera que el incremento de la inflación es transitorio, que seguirá subiendo durante este año y empezará a bajar el próximo

Clientes en un comercio de Barcelona.

Clientes en un comercio de Barcelona. / MANU MITRU

3
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

La recuperación se está consolidando, pero "la evolución de la pandemia sigue constituyendo una fuente de incertidumbre para la recuperación económica mundial y puede desembocar en una senda de crecimiento cada vez más desigual en los distintos países". Es la advertencia que lanza el Banco Central Europeo (BCE) en su último boletín económico, que augura el mantenimiento del dinamismo en el tercer trimestre a medida que se van relajando las restricciones relacionadas con la pandemia y crece el número de personas vacunadas.

A juicio del gestor de la política monetaria en la zona euro, "el ritmo de recuperación continúa siendo sólido a escala global, en un contexto de restricciones de oferta persistentes". Hay indicadores que invitan al optimismo, como los datos del índice de directores de compras correspondiente a junio, que muestran muestran "unos niveles históricamente elevados en el segundo trimestre de 2021 en su conjunto". El BCE estima que la actividad económica retornará a su nivel anterior a la crisis en el primer trimestre del próximo año, pero aún queda "un largo camino por recorrer hasta que se contrarresten los daños causados por la pandemia en la economía". El Gobierno prevé que en España llegue también a lo largo de ese ejercicio.

Riesgos equilibrados

El consejo de gobierno del BCE ya consideró en su última reunión el mes pasado que "los riesgos para las perspectivas económicas están, en general, equilibrados". Incluso la actividad económica podría superar las expectativas "si los consumidores gastan más de lo actualmente esperado y utilizan con más rapidez el ahorro que han acumulado durante la pandemia. Una mejora más rápida de la situación de la pandemia también podría dar lugar a una expansión más vigorosa de lo previsto en la actualidad.

Pese a una cierta ralentización del crecimiento en junio, con un menor efecto rebote tras la caída que en los meses anteriores, se mantiene el dinamismo en el comercio tras meses de restricciones El BCE insiste en que el despegue de la inflación es debido "fundamentalmente a factores transitorios", como por ejemplo "las restricciones de oferta relacionadas con la pandemia". Según las previsiones de la entidad, el índice de precios de consumo (IPC), que se sitúo en el 1,9% en junio, seguirá subiendo los próximos meses hasta empezar su descenso el próximo ejercicio.

Inflación a la baja en 2022

"El actual aumento se debe principalmente a la subida de los precios de la energía y a efecto de base derivados de la acusada caída de los precios del petróleo al inicio de la pandemia y del impacto de la reducción temporal del IVA en Alemania el año pasado. El efecto de estos factores debería desaparecer a principios de 2022 cuando se eliminen del cálculo de la inflación interanual", agrega

Según la entidad, la actividad de la industria será "vigorosa, pese a los cuellos de botella en la oferta que están lastrando la producción a corto plazo", como la escasez de microchips para la producción de vehículos. En todo caso el auge de los servicios con la reapertura de grandes partes de la economía se podría ver truncado por la variante delta del coronavirus, especialmente en el turismo y en la hostelería, advierte.

Más consumo

Noticias relacionadas

Otro indicador al alza es el consumo, debido a que "las personas están acudiendo de nuevo a las tiendas y a los restaurantes y están volviendo a viajar". Todo ello se apoya además en las mejores perspectivas de empleo, el aumento de la confianza y el mantenimiento de las ayudas públicas están reforzando el gasto. A juicio del BCE, la actual recuperación de la demanda interna y mundial "está promoviendo el optimismo entre las empresas, lo que favorece la inversión". De hecho, por primera vez desde el inicio de la pandemia, la encuesta sobre préstamos bancarios en la zona del euro indica que la financiación de la inversión en capital fijo es un factor importante que está impulsando la demanda de préstamos a empresas.

El número de personas acogidas a programas de mantenimiento del empleo, como los erte en España, se ha reducido, pero continúa siendo elevado. En conjunto, todavía hay 3,3 millones de empleados menos que antes de la pandemia, principalmente jóvenes y trabajadores menos cualificados. Por ello, el BCE reclama que las políticas continúen prestando un apoyo significativo. El BCE defiende "un plan de política fiscal ambicioso y coordinado", que debe seguir complementando la política monetaria para sostener la confianza y apoyar el gasto. El programa 'Next Generation EU' también está desempeñando un papel fundamental, dado que debería contribuir a lograr una recuperación más fuerte y más uniforme en toda la zona del euro.