Sector financiero

Banca, el retorno del dividendo

Las entidades financieras anuncian repartos de beneficios de hasta el 50% entre sus accionistas una vez levantado el veto del BCE

La sostenibilidad y los fondos europeos en un escenario de recortes de costes son las dos otras preocupaciones del sector

Sede del Banco Central Europeo en Fráncfort.

Sede del Banco Central Europeo en Fráncfort. / AFP / YANN SCHREIBER

3
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

Corría un dicho por Wall Street: «Una gallina por su huevos y una acción, qué demonios, por sus dividendos». Aunque ha habido etapas en las que se ha apostado por lo que se denomina generación de valor, al final lo que cuenta es la remuneración al accionista.

Bien los saben los bancos, que esta última semana de julio plagada de presentación de resultados de la primera mitad del año se han apresurado a entrar en una carrera de anuncios de dividendos. El Banco Central Europeo (BCE), que con el estallido de la pandemia instó el año pasado instó a las entidades financieras a que dejaran temporalmente de retribuir a los accionistas, ha levantado el veto. De hecho ya lo había hecho parcialmente aunque con un límite del 15% de los beneficios. Ahora no habrá topes, aunque sí vigilancia y supervisión estrecha para que se imponga la prudencia.

Todos los grandes bancos han anunciado una distribución de beneficios de hasta el 50%, como es el caso de Banco Santander, CaixaBank o Bankinter. El Sabadell, por su parte, aboga por el 30% y BBVA, entre el 35% y el 40%. En todos los casos se han mostrado convencidos de que sus propuestas, que se abonarán el año que viene con cargo a los resultados de 2021, mucho mejores que los del ejercicio pandémico de 2020, han sido bien vistas por el regulador. En todo caso el sector tendrá que seguir con sus esfuerzos de eficiencia y recortes de costes dado el escenario prolongado de tipos de interés en mínimos que seguirá vigente.

Penalización bursátil

El propio BCE admitió que la restricción impuesta ha hecho más daño que nada, al reconocer tuvo un impacto adverso promedio del 7% en la valoración de las acciones de los bancos. Una guía de a seguir son los resultados de las pruebas de esfuerzo (’stress test’) que la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) dio a conocer al cierre de los mercados el viernes. 

Según esa evaluación, tres grandes bancos españoles, Santander, BBVA y Sabadell superarían una recesión de tres años, hasta 2023, aunque a costa de situar su solidez, medida por la ratio CET 1, por debajo del 10%. CaixaBank no ha formado parte de este examen debido a que estaba inmerso en su absorción de Bankia.

Bankinter, por su parte, la otra entidad evaluada, es la única que lograría mantener su ratio de capital en torno al 11% en el peor de los escenarios estimados. Los otros tres bancos son Santander, que en el peor escenario en 2023 se situaría en el 9,93%; BBVA, en el 8,96% y Sabadell, en el 7,07%. El más penalizado es el Sabadell, el único que se situaría por debajo de la media europea porque el escenario más adverso, aunque improbable, pone el foco en España y Reino Unido como los mercados más afectados del mundo, solo por detrás de Perú, precisamente los dos países en los que la entidad desarrolla su actividad.

Sostenibilidad y fondos europeos

La retribución al accionista ha sigo la gran protagonista durante el alud de presentaciones de resultados, pero no ha sido el único hilo conductor. Otro de estos han sido los fondos europeos ‘Next Generation’, que para las entidades financieras pueden resultar una gran oportunidad de negocio. La mayoría de ellas lo han reconocido y admiten que puede ser una vía para incrementar el crédito, especialmente a las empresas.

Noticias relacionadas

Y otro de los hilos conductores del discurso de los bancos ha sido la sostenibilidad. El Sabadell ha realizado un ajuste en su estructura organizativa, con la creación de unas dirección de Sostenibilidad, cuya responsabilidad asume Ana Ribalta, quien entra a formar parte del comité de dirección. 

BBVA, por su parte, ha creado una nueva área de sostenibilidad global al frente de la que estará el responsable actual del banco en EEUU, Javier Rodríguez Soler. La nueva área global de negocio «dará un impulso definitivo» al banco en su «liderazgo en sostenibilidad» y a la «prioridad estratégica» de ayudar a los clientes «en su transición hacia un futuro sostenible”, según el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila.