Energía

Iberdrola estudia segregar su negocio de eólica marina

La energética gana un 18,4% menos hasta junio por el alza de Sociedades en Reino Unido

Iberdrola estudia segregar su negocio de eólica marina
2
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Iberdrola estudia "con muchísimo detalle" una segregación ('spin-off') de su negocio de eólica marina, según ha anunciado este miércoles su presidente, Ignacio Sánchez-Galán, durante la presentación de los resultados del primer semestre ante los analistas. "No se ha tomado ninguna decisión pero se está analizando con muchísimo detalle (''') vemos que tenemos algunos picos y valles y veremos cómo se puede materializar todo esto", ha añadido.

La energética opera actualmente más de 1.300 megavatios de esta eólica marina que le generan cerca de 600 millones de euros de resultado bruto de explotación (Ebitda). Además, avanza en la construcción de 2.600 megavatios en todo el mundo, entre ellos, proyectos de Saint Brieuc (Francia, 496 MW), Vineyard Wind 1 y Park City Wind (800 y 804 MW en Estados Unidos, respectivamente) y Baltic Eagle (Alemania, 476 MW). Y prevé poner en marcha "como mínimo" 12.000 megavatios hasta el año 2030 con una inversión prevista de 30.000 millones de euros.

La eólica marina es una de las tecnologías a las que mayor impulso le esta dando la compañía española, una de las líderes en eólica terrestre con 18.810 megavatios en todo el mundo. En el primer semestre del año crecieron en un 37% respecto al mismo periodo de 2020, hasta alcanzar una cifra récord de 4.909 millones de euros. Más del 90% de esta cifra se destinó a las actividades de renovables (un 45%) y redes inteligentes (un 46%). Por mercados, la mitad se realizó en Estados Unidos (27,1%) y España (25,4%). Las destinadas al área Internacional ganan peso y representan un 17,2%, mientas que Brasil recibió un 14,5% y el Reino Unido, un 12%.

Noticias relacionadas

Y esa será la tendencia de la compañía para los próximos meses, a pesar de que los números de los primeros seis meses del año no han sido los mejores: Iberdrola ha alcanzado un beneficio neto de 1.531 millones de euros, lo que supone un 18,4% menos que entre enero y junio de 2020, debido al incremento del Impuesto sobre Sociedades en el Reino Unido para 2023 que pasa del 19% al 25% y tiene efecto en el ejercicio actual a los impuestos diferidos. Pero de no haberse elevado este gravamen, habría obtenido unos beneficios de 1.844 millones de euros, lo que supone unas ganancias del 8% respecto al mismo período del año anterior.

Entre enero y junio de 2021, Iberdrola alcanzó un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 5.444 millones de euros (+10,2%) (crece un 15%, excluyendo el impacto del COVID-19 y el tipo de cambio). El 85% del total procedió de redes y renovables y el 80% se generó en países con rating “A”. La compañía ha aumentado su flujo de caja operativo un 8%, hasta los 4.246 millones de euros. Asimismo, reforzó sus ratios financieras, tras reducir su deuda neta ajustada en más de 500 millones, e incrementar la liquidez a cierre de junio hasta los 17.600 millones de euros, que cubren 21 meses de necesidades financiación. El dividendo por acción con cargo a 2020 crece un 5,5% hasta los 0,422 euros por título.