Del 21 al 30 de julio

Las gestorías critican que los plazos para pedir las nuevas ayudas covid son "insuficientes" y muchas empresas se quedarán fuera

  •  El Col·legi Oficial de Gestors Administratius de Catalunya pide a la Generalitat que amplíe las inscripciones, que empiezan este miércoles y se cierran el 30 de julio

Un comercio del barrio de Sant Antoni de Barcelona con la persiana medio bajada, el 14 de abril.

Un comercio del barrio de Sant Antoni de Barcelona con la persiana medio bajada, el 14 de abril. / JOAN CORTADELLAS

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El Col·legi Oficial de Gestors Administratius de Catalunya alerta de que los plazos dispuestos por la Generalitat para pedir las ayudas covid para autónomos y empresas de hasta 200.000 euros son demasiado cortos y ello provocará que muchos de los posibles beneficiarios se queden fuera. Este martes a las nueve de la mañana se ha abierto la convocatoria para pedir la segunda ronda de transferencias, después de que el 47% de los 993'3 millones de euros del fondo habilitado quedaran sin repartir en primera instancia. Los gestores han criticado que otras comunidades autónomas, como Andalucía o Madrid, sí que han sido más flexibles y han establecido plazos de hasta dos meses, según destacan en un comunicado emitido este miércoles.

"El plazo para pedirlas es de solo 10 días (ocho días hábiles), tiempo insuficiente para que muchos empresarios puedan conseguir toda la información necesaria para optar a estas ayudas a tiempo", han manifestado los gestores administrativos catalanes. Los plazos y las fechas de la anterior convocatoria fue uno de los motivos argüidos desde el mundo empresarial para explicar el escaso éxito de la primera tanda de ayudas, teniendo en cuenta la caída de facturación generalizada entre las compañías catalanas que está provocando la crisis del coronavirus. La anterior convocatoria coincidió con la recta final de la declaración de la renta, lo que pudo provocar que muchas gestorías estuvieran saturadas con dichos trámites. "Estas fechas vuelven a coincidir con época de presentación de impuestos, por lo tanto, todavía complica más que las empresas puedan lograr todos estos trámites en tan poco tiempo", insisten desde el Col·legi.

Noticias relacionadas

Aunque los plazos no han sido el único obstáculo que desde las empresas se ha criticado, en relación a los requisitos impuestos desde el Gobierno central. Pues si bien los tiempos para inscribirse los marcan las autonomías, las bases para decidir si una empresa puede o no acceder a los recursos vienen fijados por el real decreto perfilado desde el Ministerio de Economía. Estos son, a grandes rasgos, una caída de facturación de al menos el 30% respecto al 2019 (este es el más fácil de cumplir); que el solicitante tenga una deuda activa en el momento de pedir la ayuda (este es relativamente más complicado para pymes y autónomos, con poca capacidad de negociar grandes pasivos) y que no esté en situación técnica de pérdidas.

Estos requisitos no están entre las competencias de la 'conselleria' d'Empresa i Treball y no puede cambiarlos, aunque sí podría hacerlo con los plazos de inscripción. Hasta ahora el criterio de la 'conselleria' ha sido compactar ese paso para poder pagar más rápido las ayudas y así minimizar daños irreversibles entre empresas con graves problemas de liquidez. Pues cuanto más tarda en cerrarse el plazo, más tiempo tardan en llegar las ayudas. Un equilibrio que desde el Col·legi de Gestors le han pedido que modifique.