Medidas anticrisis

Las empresas catalanas solo han solicitado el 53% del fondo de 993 millones para ayudas covid

  • Quedan 463 millones por repartir y el Govern sacará una segunda línea de ayudas con ese dinero sobrante

  • La segunda ronda se podrán solicitar a partir del 21 de julio y será accesible a todas las empresas, independientemente del sector

El ’president’ Pere Aragonès, presenta el acuerdo junto a patronales y sindicatos para repartir las ayudas directas para autónomos y empresas.

El ’president’ Pere Aragonès, presenta el acuerdo junto a patronales y sindicatos para repartir las ayudas directas para autónomos y empresas. / David Zorrakino / EPC

4
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Las empresas y autónomos catalanes solo han solicitado ayudas por valor del 53% del fondo de 993 millones de euros destinado a compensar las pérdidas provocadas por la pandemia. El 'conseller' d'Empresa i Treball, Roger Torrent, se ha reunido este viernes con las patronales y sindicatos más representativos de Catalunya para darles cuenta del estado de las solicitudes y consensuar la apertura de una segunda línea de transferencias para gastar los 463 millones sobrantes. La limitación por subsectores de actividad, los requisitos exigidos por el Gobierno central y las fechas en las que se convocó la primera ventana para solicitar estas ayudas son algunas de las causas que explican el elevado monto sobrante.

De los 11.000 millones de euros que anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para repartir entre las diferentes comunidades autónomas, un total de 993,3 millones le fueron asignados a Catalunya. Y el pasado 14 de junio la Generalitat pactó con patronal y sindicatos cómo repartir esa partida entre las empresas y autónomos, con el fin de aliviar sus balances tras año y medio de pandemia. La cobertura de la primera convocatoria ha sido limitada y de los posibles 189.861 beneficiarios previstos inicialmente, solo cobrarán en esta primera ronda un total de 31.217 solicitantes.

Concretamente las ayudas de entre de entre 3.000 y 200.000 euros las han pedido 27.907 autónomos y 3.310 empresas de más de 10 trabajadores, según los datos publicados este viernes por la 'conselleria' d'Empresa i Treball. Los pagos de esta primera tanda se realizarán, según se ha comprometido el Govern, "a lo largo del mes de julio".

Segunda ventana a partir del 21 de julio

Los 463 millones de euros que quedan por gastar no se quedarán en un cajón y Torrent ya ha pactado con Foment del Treball, Pimec, CCOO y UGT la apertura de una segunda ventana de solicitudes. La principal diferencia en esta ocasión es que no habrá limitación por CNAE y todas las empresas que cumplan el resto de requisitos, como la caída de ingresos del 30% o no tener deudas con la Administración, podrán solicitarlas. El proceso de inscripción comenzará el 21 de julio, a partir de las nueve de la mañana, y estará abierta hasta el 30 de julio, a las tres de la tarde. Y las solicitudes deberán realizarse vía telemática a través de Canal Empresa.

¿Por qué no se han agotado?

Catalunya no ha sido la única autonomía en la que la asignación de las ayudas covid diseñadas desde el Gobierno central ha tenido escaso impacto. Organizaciones de autónomos como Upta ya venían denunciado el exceso de carga burocrática que implicaban las transferencias y el "exceso" de requisitos para poder acceder a las mismas. En una primera estimación que hicieron pública a principios de esta semana, cifraban en que solo se habían repartido el 40% de los fondos asignados.

Los requisitos para poder acceder a las ayudas han sido objeto de crítica. Estos no los ha definido la Generalitat, sino que vienen fijados directamente por el Gobierno y son mayoritariamente iguales para todas las comunidades autónomas. El principal es que las empresas solicitantes no podían estar en pérdidas, un criterio que se definió para evitar que empresas ‘zombie’ (al borde de la quiebra) le quitaran los recursos a otras que sí tenían posibilidad de superar esta crisis. Aquí el problema es que el concepto de pérdidas puede tener un factor coyuntural (por una compra importante hecha de golpe o por la amortización arrastrada de operaciones anteriores) y algunas empresas que encajarían en el espíritu de la norma se han quedado fuera por este punto. 

Noticias relacionadas

La limitación por CNAE para acceder a las ayudas ha sido otra traba durante el proceso. Y en esta segunda ronda la Generalitat se ha abierto a flexibilizarlo. Los requisitos contemplaban 191 ramas de actividad y eso que aquí la Generalitat, en acuerdo con los agentes sociales, las abrieron a casi 100 más CNAE de los que planteó inicialmente el Gobierno en su real decreto. No obstante, las patronales querían una mayor amplitud, ya que la limitación a determinados epígrafes les supone un conflicto interno, ya que hay asociados entre sus filas que se quedaron fuera. Con este segundo acuerdo, la pretensión de las organizaciones empresariales queda cubierta.

Y luego hay un tercer elemento, menor pero a su vez relevante, que son las fechas. La apertura de solicitudes el pasado 21 de junio y hasta el 30 de junio coincidió con la recta final de la campaña de la renta y las gestorías y asesorías, un canal habitual a través del que muchas empresas solicitan este tipo de ayudas, estaban en su pico anual de mayor trasiego.