Operación frenada

La patronal de las antiguas cajas rechaza fusionarse con la de los bancos

  • La CECA afirma que "no contempla una potencial integración" con la AEB pese a que parte de sus miembros admiten en privado que tendría sentido

ECONOMIA COMBO JOSE MARIA ROLDAN  ISIDRO FAINE

ECONOMIA COMBO JOSE MARIA ROLDAN ISIDRO FAINE

4
Se lee en minutos
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

Especialista en banca, finanzas, política monetaria y mercados de capitales

Escribe desde Madrid

ver +

La patronal de los bancos y fundaciones provenientes de cajas de ahorro, la CECA, ha descartado este martes en un comunicado fusionarse con la de los bancos tradicionales, la AEB. En un gesto muy inusual, la organización presidida por Isidre Fainé ha anunciado esta posición después de que EL PERIÓDICO y 'El País' informasen en los últimos días de que se estaban produciendo movimientos en el sector en los últimos meses en pro de dicha integración.

"CECA informa igualmente de que no contempla una potencial integración con otra organización empresarial. Las Fundaciones, Cajas de Ahorros y Bancos que forman parte de esta patronal manifiestan su satisfacción con el servicio que obtienen de CECA y, amparados en la libertad de asociación, su voluntad de seguir formando parte de ella", ha apuntado la organización en su nota.

Pese a ello, lo cierto es que distintas fuentes de las entidades miembros de la asociación admiten en privado que la fusión tendría sentido. "Vamos a quedar cinco bancos en la CECA, de 45 que éramos, y en la AEB también son cuatro grandes. Vamos a tener dos patronales que caben en un taxi, desde el punto de vista de lobby es un disparate", se sostenía hace unos días desde una de dichas entidades, acertando a resumir una opinión extendida en parte de la organización.

Otras fuentes no niegan tampoco que pueda tener sentido y haya habido contactos preliminares, pero aseguran que el mayor interés proviene de la otra parte del sector. "Desde los bancos de la AEB hay mucho interés, especialmente del BBVA. Pero en la CECA todos estamos cómodos y en la AEB hay muchas peleas. No es una mala idea, pero no tenemos prisa. Que estudien las diferentes opciones para hacerlo y luego ya veremos", concluían hace unos días desde un banco heredero de cajas.

Más potencia

El pronunciamiento oficial de la CECA se produce después de que el presidente de la AEB, José María Roldán, defendiese hace unas semanas la conveniencia de la integración: "Tenemos intereses muy parecidos. Una vez que todos somos bancos, muchos de nosotros con cotización en mercados de capitales, la similitud de posiciones es muy elevada y la colaboración es muy grande. A mí me parece que una patronal unificada tendría más potencia en defensa de los intereses de la banca española en Europa. Pero esa es una reflexión que ya no me corresponde. Lo que he intentado al anunciar con tanta anticipación mi marcha (el próximo abril) es dar tiempo para que se hagan este tipo de reflexiones de fondo que merecen la pena". 

El comunicado de la CECA asegura que su consejo de administración "valora muy positivamente la colaboración existente con las restantes patronales bancarias españolas, AEB y UNACC (cooperativas de crédito), que ha tenido importantes logros en las acciones adoptadas por las entidades de crédito dirigidas a mitigar los efectos de la Covid 19. Asimismo, declara su voluntad de seguir promoviendo la coordinación con estas organizaciones en sus acciones asociativas". También afirma que la asociación "seguirá siendo un miembro activo de la Agrupación Europea de Cajas de Ahorros y Bancos Minoristas (ESBG) y del Instituto Mundial de Cajas de Ahorros y Bancos Minoristas (WSBI), en las que ostenta la vicepresidencia y presidencia respectivamente". 

Apoyo supervisor

Noticias relacionadas

Los organismos supervisores, particularmente del español, ven con buenos ojos que la unión se produzca. Según fuentes de una de las grandes entidades, la directora general de supervisión del Banco de España, Mercedes Olano, viene instando al sector a plantearse la operación desde hace algún tiempo. "El Banco de España y los españoles del Banco Central Europeo nos dicen que no tiene ningún sentido que AEB y CECA no se fusionen. A ellos les da más trabajo, porque tienen que tratar por separado con las dos, y además nos advierten de que nos resta influencia a la banca española frente a la de otros países que tienen una sola patronal, como Holanda", añade el presidente de otra entidad.

El gran obstáculo de fondo ha sido siempre el reparto de poder: la AEB está controlada en la práctica por Santander y BBVA, mientras que CaixaBank domina en la CECA. Gracias a su negocio internacional, los dos grandes bancos han sido tradicionalmente mucho más grandes que la entidad catalana, con lo que esta temía ver diluida su influencia en una patronal fusionada. Sin embargo, las distancias se han recortado tras su absorción de Bankia: sigue liderando Santander (1,5 billones de euros en activos), muy por delante de BBVA (719.000 millones), pero CaixaBank ha recortado distancias (ha pasado de 451.000 a 663.000 millones) y es con diferencia la entidad líder en el mercado español. Fainé ha sido siempre un gran defensor del papel diferencial que la obra social de las cajas les concede frente a los bancos, pero no se opondrá a la fusión si el Banco de España la reclama, según apuntaban hace unos días fuentes próximas a su entidad.