Informe de Asufin

La comisión media de la banca a los clientes menos fieles asciende a 140 euros al año

  • Las entidades más cara si no se cumplen los requisitos de bonificación son el Santander (276 euros) y Sabadell y Liberbank (150 euros)

Cliente realizando un pago con un tarjeta en un comercio.

Cliente realizando un pago con un tarjeta en un comercio. / Ferrán Nadeu

3
Se lee en minutos
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

Especialista en banca, finanzas, política monetaria y mercados de capitales

Escribe desde Madrid

ver +

Los bancos llevan cerca de dos años encareciendo de forma pronunciada sus servicios como vía para mejorar sus resultados. Como consecuencia, la comisión media anual para los clientes que no cumplen las "exigentes" condiciones para tener gratis una cuenta y una tarjeta de débito asciende ya a 140,17 euros, según un estudio publicado este lunes por la asociación de consumidores Asufin. Eso sí, existen grandes diferencias entre entidades: los pagos van desde los 276 euros del Santander y 150 euros de Liberbank y Sabadell hasta los 78 euros de Abanca, 92 euros de Unicaja y 96 euros de CaixaBank

La razón de fondo es la escasa rentabilidad del sector, que no alcanza el nivel que le exigen los inversores para financiar su capital. La fuente básica de ingresos de los bancos es la diferencia entre los intereses que cobran por los créditos y los que pagan por los depósitos. Los tipos de interés de referencia en mínimos históricos con los que el Banco Central Europeo (BCE) lleva años tratando de reactivar la economía europea hacen que las entidades obtengan un rendimiento bajo por los préstamos. Además, su cartera de créditos viene bajando desde la anterior crisis por el desendeudamiento de empresas y familias (si bien el año pasado hubo un ligero repunte a causa de los créditos con aval público del ICO para las compañías). 

Por el lado de los depósitos, han pasado a cobrar por guardar el dinero a grandes empresas, pero no a pymes, autónomos y particulares de forma generalizada por miedo a perderlos como clientes. Para paliarlo, llevan tiempo estableciendo mayores requisitos para que los clientes se beneficien de la exención en el pago de comisiones, tasas más elevadas para los que no los cumplan, y cargos por actividades que hasta ahora eran gratuitas. De hecho, es algo que les están instando a hacer los supervisores como el BCE y el Banco de España, además de empujarles a estudiar otras medidas como fusionarse o reducir plantillas y oficinas.

Exclusión financiera

"Todo esto tiene un reflejo en el consumidor, especialmente el que no tiene vinculación, que percibe como determinadas entidades que cada vez tienen menos oficinas, cobran por más servicios", sostiene Asufin. En su informe, destaca que en general los requisitos para obtener una cuenta y una tarjeta sin comisiones "se mantienen o encarecen" en los últimos meses. "Con todo ello, se está generando el caldo de cultivo para un aumento de la exclusión financiera, sobre todo para el consumidor más vulnerable, de manera que aquellos clientes que no tenga ingresos suficientes (la media exigida son 800 euros al mes), se va a ver obligado a pagar más por tener una cuenta corriente y una tarjeta", denuncia la organización.

La asociación destaca que los bancos ya no solo se contentan con cobrar a los clientes no vinculados (los que no tienen contratados otros productos y servicios, sino que están elevando las comisiones a estos últimos. Es el caso, relata, del Santander (de 144 a 240 euros al año), CaixaBank (de 48 euros a 60 euros), Kutxabank (de 60 euros a 100 euros) e Ibercaja (de 72 euros a 120 euros). A Asufin le preocupa especialmente el paso dado por el Sabadell, que ha bajado la comisión para clientes no vinculados (de 200 a 120 euros anuales), pero a cambio de empezar a cobrar 15 euros al trimestre a los clientes hasta ahora bonificados. Se trata, advierte, de un caso "de momento aislado, pero que puede marcar nuevos movimientos de otras entidades". 

Números rojos

Noticias relacionadas

Su estudio también destaca que otra comisión que se ha encarecido es la relativa a los números rojos en cuenta o descubierto. Aunque los intereses se han mantenido (38 euros de media de comisión por reclamación), explica, algunas entidades que no cobraban un importe mínimo han empezado a hacerlo. De este modo, algunos bancos que, por ejemplo, cobraban una comisión del 4%, es decir apenas 4 euros por un descubierto de 100, ahora aplican mínimos más altos, de hasta 18 euros, por lo que siempre se aseguran esa cantidad.

"Mostramos preocupación por el progresivo aumento de los costes en un contexto de intensidad en la digitalización de los servicios y cierre de oficinas. Esto debería llevar a una rebaja de comisiones; que la situación actual sea la contraria es inquietante, más cuando el mapa bancario, con menos entidades y más concentrado, deja menos posibilidades de elección al consumidor", ha mantenido la presidenta de Asufin, Patricia Suárez, en una nota. 

Temas

Bancos