Mercado laboral

España suma 233.000 ocupados en junio y roza los niveles del verano prepandemia

  • El mercado laboral español recupera prácticamente en un año y medio el nivel de afiliación del 2019; frente a los 12 años que tardó en la anterior crisis financiera

  • El paro se reduce en 166.000 personas, la mayor caída de la serie histórica; aunque todavía hay 368.000 desempleados más que antes de la pandemia

Una camarera atiende a unos clientes en un restaurante de Barcelona.

Una camarera atiende a unos clientes en un restaurante de Barcelona. / Ferran Nadeu

5
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

España se quedó a las puertas este junio de recuperar los niveles de empleo del verano antes del covid. El mercado laboral sumó 233.000 nuevos ocupados, hasta un total de 19,5 millones de trabajadores en activo, en el que ha sido el mejor junio de la historia del empleo en España. Prácticamente en un año y medio ha regenerado lo que en la crisis financiera le costó 12 años. No obstante, las buenas cifras de ocupación no son incompatibles con que en España todavía haya 368.292 parados más que antes de irrumpir el covid, sobre un total de 3,6 millones de desempleados. Y es que muchos de los que perdieron su empleo en la funesta primavera del 2020 todavía no lo han recuperado.

Así lo reflejan los datos actualizados este viernes por los Ministerios de Trabajo y Seguridad Social, aupados por la efervescencia en la contratación de sectores como la restauración o la hotelería, que vuelven a una moderada actividad tras su particular travesía en el desierto desde marzo del 2020. Solo la hostelería ha aportado la mitad de los nuevos empleos creados este junio.

El mercado laboral español se quedó a 17.420 afiliados de poder cerrar el mes con mejores registros de empleo que los que manejaba en el verano anterior al coronavirus. El fin del estado de alarma y la velocidad que ha cogido la campaña de vacunación están poniéndole al empleo pista para acelerar y este junio ha vivido su mejor sexto mes del año en la serie histórica. Tanto en creación de empleo, incluso por encima de los junios previos al estallido de la burbuja inmobiliaria; como a nivel de reducción de paro. El empleo femenino se ha recuperado más rápido (también cayó con más intensidad) que el masculino y ya supera los niveles de junio del 2019; no así el masculino.

Los ertes van a la baja

La destrucción de ocupación ante la irrupción del covid fue tan intensa como lo está siendo la 'desescalada' y desde el verano pasado se han creado 875.941 empleos netos. De mantenerse el actual ritmo de crecimiento del empleo, España superará en julio las cifras de ocupación del verano del 2019. Los ertes también siguieron su tendencia a la baja, parte de las empresas limitadas en su actividad están volviendo a abrir o a incrementar sus volúmenes de facturación y junio cerró 447.800 trabajadores en suspensión; unos 100.000 menos que en el mes anterior. De estos alrededor de 300.000 son empleados totalmente inactivos y el resto están en un erte parcial, trabajando parte de su jornada. "Estamos ante una recuperación de amplísimo espectro", ha declarado el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luís Escrivá; en rueda de prensa.

El paro acumuló su cuarto mes consecutivo a la baja y descendió con potencia récord, restando 166.911 personas de las listas del SEPE. La reducción del desempleo suele ser más complicada que la generación de ocupación, debido a la cronificación del mismo entre parte de la población activa. Y sobre este indicador sobrevuela desde hace meses la incógnita de qué pasará con los trabajadores en erte, una vez el Gobierno retire las ayudas públicas. El ministro Escrivá, en un desayuno informativo el pasado lunes, reconoció que es probable que unos 150.000 de esos 447.800 actuales afectados por un erte acaben yéndose al paro.

Empleo temporal

El ciclo laboral en España recupera progresivamente la normalidad, con sus vicios y virtudes. El verano es sinónimo de efervescencia de la contratación, con especial tirón de sectores vinculados al turismo y dosis importantes de eventualidad. La "característica española", tal como se ha referido la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en rueda de prensa. Esa "característica española" se traduce que el último día de junio las empresas dieron de baja 294.557 contratos; parte de ellos volverán a ser contratados el día 1 de julio. Y que para consolidar esos 233.000 nuevos empleos se tuvieron que firmar 1,7 millones de contratos.

Las reformas que prepara el Gobierno para limitar el abuso de la temporalidad todavía no están listas y una vez pasado el verano parte de este auge en las contrataciones se esfumará, como ha pasado todos los años de la 'vieja normalidad'.

El colectivo de trabajadores autónomos, que han aguantado hasta ahora con gran resiliencia la crisis actual, ha seguido sumando nuevos afiliados pese a la rebaja de las ayudas covid aplicada en la última prórroga. Escrivá pactó con las organizaciones más representativas unas condiciones más restrictivas y en junio las transferencias covid las cobraron la mitad de autónomos que antes de la prórroga. No obstante, la cifra total de autónomos siguió creciendo, sumó 13.045 ocupados más y cerró el mes en 3,32 millones de trabajadores por cuenta propia.

Catalunya, la segunda autonomía que más crece

El crecimiento del empleo fue unánime en todas las comunidades autónomas. Catalunya fue la segunda que, en términos absolutos, más empleo creó respecto al mes anterior; solo por detrás de las Islas Baleares. El componente estacional marcó los registros, hasta el punto de que Catalunya ganó tres veces más ocupados que la Comunidad de Madrid. Las cuatro provincias catalanas vieron incrementada la población trabajadora en 49.977 ocupados, hasta un total de 3,48 millones de ocupados. Catalunya, al igual que el conjunto de España, todavía no ha recuperado los niveles de empleo del verano previo a la pandemia y para eso falta 23.038 afiliados a la Seguridad Social más.

Noticias relacionadas

El descenso del paro también fue unánime y el desempleo bajó en todas las comunidades autónomas. En Catalunya, el paro bajó en junio en 35.955 personas, el descenso más abultado de la serie histórica; hasta un total de 445.862 de parados entre las cuatro provincias catalanas. No obstante, todavía hay 50.648 catalanes más en paro de los que había antes del inicio de la pandemia. "Todo indica que a finales de verano podríamos recuperar los niveles de paro previos a la pandemia, pero sería irresponsable asegurarlo", ha declarado el secertario de Treball de la Generalitat, Enric Vinaixa.

Temas

Empleo Paro