Fin del teletrabajo de emergencia

El Govern activa la vuelta a la oficina de los empleados públicos catalanes

  • La ‘conselleria’ de Presidencia plantea un retorno progresivo para alcanzar el 100% de presencialidad en septiembre

  • Este jueves está previsto que discutan con los sindicatos la propuesta y el viernes podrían someterla al Procicat

Una mujer teletrabaja en casa.

Una mujer teletrabaja en casa. / Ferran Nadeu

4
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El Govern ha activado ya la maquinaria para poner fin al teletrabajo de emergencia entre los empleados públicos catalanes y que estos se reincorporen paulatinamente al 100% a la oficina. Este jueves está prevista una reunión entre la ‘consellera’ de Presidència, Laura Vilagrà, y los sindicatos con representación mayoritaria en la que las partes discutirán el plan de retorno diseñado por el Ejecutivo; según confirman los actores implicados. La intención del Govern es consensuar este protocolo con los agentes sociales, ante la perspectiva de que el viernes el Procicat rebaje sus recomendaciones en relación al teletrabajo. Al margen de esta cuestión, las centrales también expondrán a la nueva dirección de Funció Pública la subida de sueldo pendiente para este año, del 0,9%, y el compromiso de retorno de las pagas extras.

Un año y cuatro meses después de que el anterior responsable de la función pública catalana, el hoy ‘vicepresident’ Jordi Puigneró, diera la orden de replegarse en casa a más de 112.000 empleados públicos; su sucesora, Laura Vilagrà, plantea ahora el inicio del retorno a la oficina. “Creíamos que esperarían a septiembre”, reconoce una fuente sindical consultada. El plan del Govern es iniciar ya el regreso y que este sea paulatino hasta el 1 de septiembre.

El Ejecutivo pretende acelerar la vuelta a lo presencial y acabar con el teletrabajo de emergencia que hasta ahora ha imperado entre departamentos, con mayor o menor intensidad dependiendo de cada caso y pecando de cierto "desorden", según reconocen fuentes conocedoras. Las centrales están estudiando el documento remitido por el equipo de Vilagrà, descartan pronunciarse todavía sobre el mismo, pero avisan de que exigirán vincular su beneplácito a la negociación de modificaciones en la actual normativa de teletrabajo ya vigente. 

Antes de estallar la pandemia, una parte de los empleados públicos catalanes ya tenían derecho a practicar el trabajo a distancia hasta dos días por semana. Unos 40.000, principalmente de ámbitos administrativos, sobre una plantilla de 190.000 trabajadores dependientes de la Generalitat. Estos podrán seguir teletrabajando dos días a la semana. El plan de retorno incluye una cláusula que habilita el teletrabajo al 100% para aquellos progenitores con hijos menores de 12 años y que tengan que confinarse por el covid.

Desde la norma de teletrabajo introducida por Puigneró, el Gobierno y los sindicatos a nivel estatal han pactado una nueva ley de trabajo a distancia algo más ambiciosa que la catalana. Entre otras cosas, los empleados pueden trabajar a distancia hasta tres días a la semana. Y aquí las centrales tienen pendiente desplegar dicha normativa y adaptarla al marco catalán, así como sumar a más colectivos, por encima de la actual cobertura de 40.000 trabajadores.

Subida de sueldo y pagas pendientes

La discusión del plan de retorno de la ‘consellera’ Vilagrà es uno de los puntos del orden del día de la Mesa General de la Funció Pública (MEPAG) prevista para este jueves. Luego hay otras cuestiones pendientes que las centrales quieren plantearle al nuevo Ejecutivo. Una de ellas es la subida salarial que tiene pendiente efectuar y trasladar a las nóminas de los empleados dependientes de la Generalitat. 

A nivel estatal se estableció para este 2021 un incremento del 0,9% y este todavía está pendiente de abonar. Es decir, los empleados públicos catalanes llevan siete meses con el sueldo congelado. Ahora Vilagrà deberá decidir cuándo comienza a aplicar el incremento y cómo abona los pagos pendientes. En anteriores ocasiones esto se ha solucionado con una especie de ‘paga extra’ con los atrasos acumulados. También deberá determinar si a ese 0,9% que fija el Gobierno central, la Generalitat quiere añadir algún porcentaje adicional de aumento. 

Y la otra asignatura pendiente a nivel salarial es el retorno de la paga extra retirada por el Govern de Artur Mas en el 2014. Esta todavía está pendiente y el compromiso firmado del Ejecutivo es retornarla entre este año y el que viene.

Reducir la temporalidad

Noticias relacionadas

Acabar con los altos niveles de temporalidad que arrastra la administración pública catalana al igual que el resto de autonomías es otra de las asignaturas pendientes del nuevo equipo de Govern y que los sindicatos le plantearán este jueves. Este mismo miércoles ha habido una concentración a las puertas del Parlament convocada por la Plataforma d’Interines de Catalunya (PIC) para protestar contra el abuso de la eventualidad que desde hace años practica la administración y que afecta a más del 30% de empleados públicos.

La PIC exige una solución para los miles de interinos que llevan años esperando oposiciones y que corren riesgo de perder su plaza. Reclaman una conversión a fijos automáticamente, algo que genera división entre las centrales. La IAC lo apoya y lo ve posible, mientras que CCOO y UGT alertan de que corre el riesgo de ser inconstitucional, pues vulneraría la publicidad y libre concurrencia de las oposiciones.