Espera igualar las ventas de 2019

El helado da por superada la crisis del covid

La campaña del helado artesano confía en poder igual las ventas de 2019 pese a la caída sufrida el pasado verano por la pandemia.

La campaña del helado artesano confía en poder igual las ventas de 2019 pese a la caída sufrida el pasado verano por la pandemia. / ALEX DOMÍNGUEZ

4
Se lee en minutos
J. A. Rico

Un verano como los de antes del covid-19. Los heladeros afrontan la campaña estival con la previsión de igualar los resultados de hace dos años y dejar atrás los efectos de la pandemia, que hicieron que sus ventas cayeran en 2020 entre un 30 y un 35% de media. El sector rebosa optimismo tras el final del estado de alarma, el buen ritmo de vacunación, el calor y unas semanas en las que la gente ha demostrado estar deseosa de salir a la calle, disfrutar y consumir. Recuperar el tiempo perdido.

Marco Miquel, presidente de la Asociación Nacional de Heladeros Artesanos (Anhcea), explica que «las expectativas son que va a ser un verano muy bueno. Hay muchas poblaciones de costa con limitaciones de aforo y de restricciones de terrazas en la vía publica, pero a pesar de todo, la campaña se presenta muy bien y esperamos que sea bastante parecida a la de 2019, que ya fue buena. La impresión es muy buena», aunque el sector siempre depende del tiempo. Más calor, más ventas.

Miquel destaca que «en las poblaciones de interior ha ido muy bien las últimas semanas, y son las que marcan normalmente la tendencia. Se está trabajando muy bien y ahora es cuando llega el momento de las zonas de costa, y las perspectivas son muy buenas», adelantando que para esta semana que ahora empieza esperan ya plena normalidad en las heladerías. Como si fuera un verano más... solo que teniendo en cuenta las distancias de seguridad, aforos, mascarillas. Es decir, una previsión de ventas similar a la de 2019, pese a no haber tenido Semana Santa, Fallas, Hogueras y otras fiestas.

La Asociación de Heladeros Artesanos tiene su sede en Xixona, donde junto con Ibi se encuentra el origen de la mayor parte de negocios que pertenecen a este colectivo. Anhcea cuenta con más de 400 socios con más de 1.200 heladerías repartidas por buena parte del territorio nacional. En total hay en España más de 5.100 heladerías artesanas que generan 25.600 empleos. Solo en la Comunidad Valenciana hay 2.500 negocios que dan trabajo a 8.900. Tienen que competir con los helados industriales y con la falta de un etiquetado claro que diferencie ambos sectores, algo que vienen denunciando desde hace años. Y en el último año y medio ha tenido que lidiar además con la crisis del covid.

Reparto a domicilio

En cuanto a la distribución a domicilio de helados que algunos negocios pusieron en marcha durante el primer confinamiento y que se ha mantenido después, Miquel apunta que «el reparto a domicilio ha venido para quedarse, pero no da grandes resultados. Es un servicio que se empezó a experimentar en la anterior campaña con las primeras restricciones por el covid, pero la verdad es que la gente prefiere salir a la calle, pasear y comprar el helado por ahí». En 2020 el consumo en casa de helados se disparó, lo que benefició a la industria y, en menor medida, a las heladerías que optaron por repartir.

Ahora, tras más de un año de pandemia, el sector confía en que las ganas de disfrutar del verano y el calor permitan remontar las ventas y situarse en torno a los 280 millones de facturación de 2019. El año pasado, la campaña se salvó en parte gracias a la demanda nacional y una meteorología benigna, con una caída de hasta 35% de media, que fue mayor en la costa, mientras que en el interior, al quedarse la gente en los pueblos por la pandemia, se compensó y el desplome fue menor. Y todo pese a que el confinamiento llegó a mediados de marzo, justo cuando empezaba la campaña del helado, aunque los meses clave son de junio a septiembre.

Este verano parece que giran las tornas, ya que cuando llegan los meses más importantes para el helado, ya no hay estado de alarma ni mascarillas por las calles, se empieza a recuperar el turismo y julio y agosto asoman como gran esperanza para el sector... siempre que la meteorología o una repunte de casos que obligue a nuevas restricciones estropee la campaña estival.

Los sabores clásicos, más reyes que nunca este año

Si año tras año los sabores clásicos siguen copando las ventas de los heladeros artesanos, este año serán más reyes que nunca. Desde la Asociación Nacional de Heladeros su presidente Marco Miquel explica respecto a novedades e innovaciones de sabores que la pandemia ha hecho que muchos artesanos hayan aparcado por este año nuevas creaciones y se hayan centrado en los productos ya testados. Hay que ir sobre seguro después de un 2020 en el que cayeron las ventas un tercio por el covid-19.

Los clásicos sabores de chocolate, vainilla, turrón, fresa y merengada aglutinan cada año el 85% de las demandas, y es posible que este año se supere este guarismo.

Noticias relacionadas

De cualquier forma, con motivo de la Jornada Europea del Helado Artesano que fijó para el pasado 24 de marzo el Parlamento Europeo, la Confederación de Asociaciones de Heladeros Artesanos de la Comunidad Europea, que está presidida también por Marco Miquel y cuya sede operativa se ha trasladado a Xixona, ha elegido como sabor para este año el «mantecado con salsa de naranja y veteado con stracciatella de chocolate».

Del mismo modo hay que destacar que en los últimos años se ha vivido una auténtica locura por el chocolate, ya que las heladerías tienen que elegir entre más de 40 variedades de cacao por el «boom» que se ha desatado en torno a este producto: orgánicos, rosa, con frutos secos, especias o diferentes orígenes y texturas. Una pasión que los heladeros artesanos esperan explotar este verano con todo su amor y sabiduría.