Fondos europeos

Calviño confía en que el Ecofin aprobará el plan de recuperación en julio

La vicepresidenta económica asegura que no tiene “ninguna indicación” de que vaya a tener “ningún problema”

La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. / EUROPA PRESS / JORGE GIL

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

“No tengo ninguna indicación de que vaya a haber ningún problema para la aprobación en el próximo (Consejo de ministros de economía y finanzas) Ecofin de julio”. La vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, está convencida de que España logrará el aval al plan de reformas e inversión español, aprobado este miércoles por la Comisión Europea, en la reunión del próximo 13 de julio. “Estoy segura de que en estos dos días tendremos ocasión de hablar con los distintos ministros para tomar el pulso de la situación pero no tengo ninguna indicación de que vaya a haber ningún problema”, ha explicado a su llegada a la reunión del Eurogrupo.

Se trata de la primera cita física formal que mantienen los ministros de la Eurozona desde la irrupción de la pandemia en Luxemburgo. Un “síntoma”, según la vicepresidenta, de que la vacunación avanza a buen ritmo en Europa” y de que “van mejorando las perspectivas económicas y las previsiones de los distintos indicadores económicos”. La reunión coincide además con la aprobación por parte de Bruselas del plan español, el primer paso para obtener los 69.500 millones en transferencias a fondo perdido solicitadas por España.

Calviño ha destacado que la valoración de la Comisión Europea, que considera el plan “equilibrado”, ha sido “inmejorable” y que espera que en julio, una vez que sea aprobado por el Ecofin, “puedan empezar a fluir los recursos europeos”. Según la vicepresidenta, el hecho de que haya sido “el primero valorado positivamente por la Comisión Europea, junto con el portugués, indica que estamos en la buena dirección para lograr impulsar un programa ambicioso de reformas e inversiones” que permita “no solo impulsar una recuperación económica a corto plazo sino, sobre todo tener un impacto más estructural, a largo plazo, que permita tener un crecimiento más sostenible (e) inclusivo a la economía española”. Hasta ahora Bruselas ha aprobado cuatro planes, de España, Portugal, Dinamarca y Grecia, y prevé aprobar el quinto, de Luxemburgo, este viernes.

Si se cumplen las expectativas de España y el resto de socios europeos no ponen problemas al plan español, Bruselas desbloqueará automáticamente un anticipo de 9.000 millones que podría llegar antes de finales de julio. Al margen de este adelanto de prefinanciación, el calendario previsto incluye un primer desembolso de unos 10.000 millones de euros antes de finales de año. Calviño da por hecho que no tendrán problemas para obtener este primer pago porque se basa en "hitos que prácticamente tenemos ya cumplidos a mediados de este año".

Examen a finales de año

Noticias relacionadas

Más complicado será acceder al segundo desembolso, en la primera mitad de 2022. Para acceder al mismo España tendrá que acreditar una serie de reformas, incluida la reforma laboral antes de finales de año, pendiente todavía de la negociación con los agentes sociales. “La reforma laboral es sin duda una de las reformas más urgentes desde el punto de vista estructural en nuestro país. Sobre todo porque necesitamos tener el nuevo marco laboral que de seguridad jurídica a las empresas y que de confianza a los trabajadores, que mejore la calidad del empleo que se cree en esta fase expansiva que ahora se inicia. Por eso hemos establecido que nuestro objetivo es llegar a ese nuevo marco de normas laborales a finales de 2021 y efectivamente ese hito se corresponderá con el pago que se producirá en el primer semestre de 2021” , ha explicado Calviño sobre una reforma que condicionará el primer pago de 2022.

En cuanto a las reforma de las pensiones, otro de los elementos más sensibles del plan y del que dependerán los desembolsos de los fondos europeos, Calviño ha explicado que la reforma resultante del diálogo social debe garantizar el refuerzo del sistema a medio y largo plazo de forma que “paguemos pensiones dignas y las podamos garantizar no solo a corto plazo, sino dentro de 20 y 40 años y en particular que podamos ir preparando los elementos y reforzando el sistema para cuando haya que hacer frente al gran reto que supone la generación del babyboom”. Según Calviño, el objetivo en el que trabaja el ministro Escrivá desde hace tiempo es lograr reformas que “tengan el máximo apoyo” por parte de la sociedad porque es lo que garantizará que perduren en el tiempo.