Energía

La luz registrará este martes el segundo precio más alto del año y el noveno de su historia

La subida de la electricidad no tiene nada que ver con la llegada de las nuevas tarifas

Un técnico revisa los contadores de electricidad

Un técnico revisa los contadores de electricidad / Archivo

3
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Este martes se registrará un nuevo récord en el precio de la luz en el mercado mayorista (el denominado 'pool') al ascender hasta los 90,95 euros el megavatio-hora, el segundo precio más alto del año, después del registrado el 8 de enero (94,99 euros) por los efectos de la tormenta Filomena, y el noveno más alto de su historia, según los registros del Operador del Mercado Ibérico (OMIE).

A falta de conocer cómo acaba el mes, en los primeros quince días de junio, el precio de la electricidad se ha situado en el entorno de los 81 euros de media, un 36% más que los 59 euros que marcaba en la primera quincena del mes de mayo. Unas cifras extraordinarias que se deben, a priori, al alza del precio del gas en los mercados internacionales y el auge del precio del CO2 que ha ido incrementando los precios de la luz durante los últimos meses sin tope.

El mercado eléctrico se rige por un sistema marginalista, por el cual la última energía en casar oferta y demanda es la que marca el precio para el resto de tecnologías. Así, la última en entrar son los ciclos combinados (queman gas natural), afectados por el gas y el CO2, estos serán los que fijen ese precio. No obstante, para evitar especulaciones sobre una posible manipulación de precios, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha pedido al organismo supervisor, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). que esté vigilante "por si pudiera haber comportamientos contrarios al buen funcionamiento del mercado".

El precio de la energía tiene un peso cercano en la factura a entorno al 30%, mientras que alrededor del 50% corresponde a los peajes -el coste de las redes de transporte y distribución- y cargos -los costes asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa- y algo más del 20% a los impuestos (aunque estos porcentajes son variables).

Noticias relacionadas

Por tanto, nada tiene que ver el incremento del precio en el mercado con la llegada de las nuevas tarifas de la luz, que se pusieron en marcha el pasado 1 de junio. Pero, aunque no existe una relación de causa-consecuencia de la influencia de las nuevas tarifas en el precio de la energía en el mercado mayorista, sí ocurre en el sentido contrario. Es decir, un precio 'pool' elevado dispara el precio de la luz en las horas más caras del día ('punta') que corresponden al periodo de 10.00 a 14.00 y de 18.00 a 22.00 de lunes a viernes no festivos.

El objetivo de las nuevas tarifas es reducir la curva de carga del sistema eléctrico, esto es, que la gente pase de poner la lavadora o el horno en esas horas punta a que lo haga en otras, para evitar una sobrecarga. Para reducir el precio de la factura, el Gobierno ha desarrollado otras fórmulas que pasan por aligerar los costes regulados (peajes y cargos) como son eliminar la sobrerretribución que reciben las centrales nucleares e hidráulicas como dividendos de CO2, así como el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), más conocido como ‘fondo verde’, que prevé eliminar de la factura una parte de los cargos el componente de las primas a las renovables que asciened a casi 6.500 millones de euros en un plazo de cinco años. Ambas medidas reducirían un 15% el precio de la factura de la luz, según fuentes del gobierno.