Energía alternativa

Naturgy inyecta gas renovable procedente de un vertedero en la red de distribución

La compañía es la primera empresa que introduce gases renovables con origen en residuos en la red gasista

Naturgy inyecta gas renovable procedente de un vertedero en la red de distribución

Naturgy

Se lee en minutos
El Periódico

Naturgy se ha convertido esta semana en la primera empresa en inyectar gas renovable procedente de vertedero en la red de distribución de gas de España. Este gas renovable proviene de una planta que Naturgy tiene en el Parc de l’Alba de Cerdanyola del Vallés (Barcelona) junto al vertedero de residuos Elena.

Según las cifras facilitadas por la compañía, esta planta de Cerdanyola del Vallés ha supuesto una inversión de 2,2 millones de euros y producirá 12 gigavatios-hora de biometano al año, el equivalente al consumo de 3.200 hogares. Parte del gas que se inyectará a la red se utilizará para ser suministrado como combustible a vehículos en las estaciones del grupo Naturgy. Con ella, se evitará la emisión de 2.400 toneladas de CO2 al año, según los cálculos de Naturgy.

La energética mantiene una firme apuesta por el desarrollo del gas renovable a escala comercial, tras la experiencia adquirida en proyectos puestos en marcha en los últimos años como Methamorphosis, en Vilasana (Lleida), que cuenta con financiación de la Unión Europea, o como el de la estación depuradora de aguas residuales de Bens, en A Coruña, cofinanciado por la Xunta a través de fondos FEDER para producir biometano para la movilidad.

Noticias relacionadas

El objetivo de Naturgy es que en 2050 todo el gas que circule por sus redes sea de origen renovable. Para ello, la compañía está digitalizando toda su infraestructura de distribución con la vista puesta en la entrada masiva de gases renovables. Y ya ha presentado proyectos de biometano e hidrógeno por valor de 4.000 millones de euros a las diferentes Manifestaciones de Interés para impulsar proyectos tractores en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Los gases renovables (principalmente biometano e hidrógeno) están, a su juicio, llamados a ser un agente activo como fuente de energía renovable, facilitando la integración de los sistemas gasistas y eléctricos, apoyando la gestión eficaz de residuos y contribuyendo a la economía circular. Así, ayudan a resolver el problema de las emisiones asociadas a la gestión de residuos, que se liberaban hasta ahora a la atmósfera, y al mismo tiempo, valorizan tanto los residuos de origen urbano, como los de explotaciones agrícolas, ganaderas o de estaciones depuradoras de aguas residuales, creando modelos de economía circular. Asimismo, defiende la empresa, "contribuyen al desarrollo económico del medio rural y a la cohesión territorial en zonas con retos demográficos".