tributación

La UE podría recaudar 50.000 millones más con un impuesto de sociedades del 15% a las multinacionales

  • Un estudio del Observatorio Fiscal de la UE eleva los ingresos adicionales a 170.000 millones con un gravamen del 25%

  • Bruselas ve con optimismo el impulso de Estados Unidos al impuesto mínimo en las negociaciones de la OCDE

Una de las sedes de Google.

Una de las sedes de Google. / EP

2
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

“Existe la opinión de que no se puede hacer nada contra la elusión, la evasión y la competencia fiscal pero esta opinión es incorrecta”, sostiene el economista Gabriel Zucman. Según el nuevo Observatorio Fiscal de la UE que dirige, un laboratorio de investigación destinado a luchar contra las prácticas fiscales abusivas respaldado por el Parlamento Europeo y la Comisión Europea, los Veintisiete podrían recaudar 50.000 millones de euros adicionales si las multinacionales abonaran un tipo mínimo del impuesto de sociedades del 15%, el umbral propuesto por Estados Unidos en las negociaciones abiertas en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Si el impuesto acordado fuera del 21%, los ingresos extra serían de 100.000 millones y de 170.000 millones más -el 12% del gasto total de la UE en sanidad- si el tipo mínimo fuera del 25%. En función del tipo establecido España también vería aumentar su recaudación: entre 12.400 millones con un tipo del 25% -5.400 millones con uno del 21%- y 700 millones en caso de establecer el umbral en el 15%.

Teniendo en cuenta que el tipo medio ronda el 22 o 23%, fijar un mínimo siete puntos por debajo es, a juicio de Zucman, insuficiente. “No es suficiente para restaurar el equilibrio y asegurar que los ganadores de la globalización, en lugar de pagar cada vez menos, paguen más impuestos que es al final la única forma de que la globalización sea sostenible”, ha apuntado este martes en el lanzamiento del nuevo laboratorio en la sede de la Comisión Europea.

Aún así, considera que “si hubiera un acuerdo sobre un impuesto mínimo sería extremadamente importante, cualquiera que sea el tipo, porque sería la primera vez que tenemos un acuerdo sobre tipos. Incluso si fuera del 15%, que para mí es demasiado bajo, podría allanar el camino hacia tipos más altos en el futuro”, asegura Zucman sobre un asunto que estará en la mesa de la reunión de ministros de finanzas del G7 este próximo 4 y 5 de junio en Londres.

Negociaciones en la OCDE

Noticias relacionadas

Actualmente, las multinacionales son libres de elegir el país en el que desean pagar los impuestos lo que hace que dentro de la UE privilegien jurisdicciones con tipos muy bajos como Irlanda, Países bajos o Luxemburgo u otras jurisdicciones internacionales. Las discusiones en la OCDE, que aspira a cerrar un acuerdo entre sus casi 140 países en otoño, se centran en instaurar un impuesto mínimo mundial sobre los beneficios de las grandes empresas y modularlo en función de los beneficios que realicen en cada país, independientemente de donde tengan la sede.

“Apoyamos plenamente el nuevo impulso que ha dado al debate la nueva administración de Estados Unidos porque estábamos bloqueados en la discusión previa. Ahora la discusión sobre el campo, los números y la dimensión de las empresas está en marcha positivamente. El principio de reubicación de beneficios está ahí. Es pronto para ver una conclusión (pero) espero que sea pronto” ha indicado el comisario de asuntos económicos, Paolo Gentiloni, durante la presentación del Observatorio que realizará investigaciones y propuestas para combatir la evasión y elusión fiscal y fomentar un debate “inclusivo y plural” sobre las políticas fiscales en la UE. El debate sobre la fiscalidad concluirá con un simposio en 2022 sobre la estructura tributaria de la UE de cara a 2050.