El desarrollo de una tecnología estratégica

La subasta de 5G se celebrará en julio con un precio de salida de 995,5 millones de euros

  • El Gobierno rebaja un 15% el coste de las frecuencias desde los 1.170 millones de euros previstos tras la crítica de las telecos

La subasta de 5G se celebrará en julio con un precio de salida de 995,5 millones de euros

EFE

3
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Luz verde a la ansiada subasta de 5G, después de un año de retraso por la pandemia. El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha convocado la subasta de frecuencias de la nueva tecnología de telefonía móvil, conocida como 5G, que se celebrará antes del 21 de julio con un precio de salida de 995,5 millones de euros, según las condiciones publicadas este lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El Departamento que dirige Nadia Calviño ha rebajado finalmente en un 15% el precio de salida del coste de las frecuencias desde los 1.170 millones de euros previstos en el borrador de condiciones de la subasta publicado en enero, después de que las operadoras de telecomunicaciones criticaran el alto precio ante las ingentes inversiones a las que deben hacer frente. Además, las concesiones de las licencias durarán un plazo de 20 años prorrogables a otros 20, tal y como anunció hace unas semanas el ministerio.

Las operadoras interesadas en participar en la licitación deberán presentar su solicitud hasta las 13 horas del 2 de julio. La mesa de adjudicación analizará las solicitudes presentadas, calificará la documentación que les acompañe y decidirá, antes del 12 de julio, si admite o no a los licitadores. El proceso de subasta comenzará "antes del 21 de julio" de forma telemática a través de la Plataforma Electrónica de Subastas (PES).

Se licitarán siete concesiones en total, todas ellas de ámbito estatal. Cuatro de ellas corresponden a dos bloques de 2x10 megahercios (MHz) y dos bloques de 2x5 MHz, en la banda pareada 703-733 y 758-788 MHz para comunicaciones ascendentes y descendentes. También se licitan tres concesiones en la banda 738-753 MHz, que asignarán cada una de ellas el uso de un bloque de 5 MHz para comunicaciones sólo descendentes.

La subasta establece ciertas obligaciones de cobertura entre las que se incluyen un listado de municipios, aeropuertos, puertos, estaciones de ferrocarril y autopistas concretos a los que los operadores deben extender la cobertura con cada concesión. Asimismo, se incluyen las fechas exactas de los hitos temporales en los que se debe cumplir con dichas obligaciones de cobertura.

Banda de los 700 Mhz

El 5G transita por tres bandas. La de 3,5 Ghz, que ya ha sido adjudicada; la de 700 Mhz, objeto de esta subasta, y la de 26 Ghz, que todavía no se ha decidido cómo licitar. La banda de 700 MHz es la más baja de todas y, por tanto, la que ofrece una mayor cobertura en los interiores, de ahí el interés de las operadoras de telefonía. Es decir, permite tener una experiencia similar navegando a través del móvil dentro de un edificio que si se hiciese con wifi. Mayor velocidad de descarga, más dispositivos conectados al mismo tiempo y menos latencia --tiempo de respuesta desde que se da una orden a un dispositivo hasta que esta se ejecuta-- son sus principales características.

Noticias relacionadas

Vodafone fue la primera compañía en poner en marcha servicios comerciales de 5G el 13 de julio de 2019, decisión que siguieron el resto de grandes compañías (Telefónica, Orange y MásMóvil) el año pasado, después del confinamiento, en parte por el auge del teletrabajo y las plataformas en 'streaming'. Sin embargo, 'ese' 5G es una adaptación de una tecnología 4G un poco más desarrollada, que permite una mayor rapidez de descarga y una latencia inferior al 4G; pero en ningún caso se asemeja a la revolución que se espera con la puesta en marcha del 5G, tecnología llamada a cambiar por completo las actividades económicas.

Y esa es la principal diferencia con el resto de 'Gs', que el mayor impacto de esta nueva tecnología se producirá en cómo cambiará la economía, no las comunicaciones interpersonales. Entre sus expectativas destacan las fabricas inteligentes, la cirugía con robots, el Internet de las Cosas (objetos conectados a la red que interactúan entre ellos y toman decisiones de forma autónoma) o el coche autónomo.