Previsiones

El Sabadell prevé reducir costes en 100 millones en un año

El banco prevé en su plan estratégico 2021-2023 una rentabilidad al final del periodo de más del 6%, frente al 1,25% actual

La entidad pasará a un modelo "totalmente digital" en préstamos al consumo, medios de pago y cuentas corrientes

El consejero delegado del Sabadell, César González-Bueno, durante la presentación de los resultados del primer trimestre.

El consejero delegado del Sabadell, César González-Bueno, durante la presentación de los resultados del primer trimestre. / Sabadell

5
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

Los recortes no han terminado en la banca. El Sabadell, que ya acometió una reducción de plantilla de 1.800 personas con un ahorro anualizado de 140 millones, prevé reducir sus costes en otros 100 millones en un año, de los 3.000 a los 2.900 millones, según el nuevo plan estratégico 2021-2023 que ha presentado este viernes a los analistas. El objetivo final de la entidad al final del periodo es alcanzar una rentabilidad o ROTE ('return on tangible equity) por encima del 6%, frente al 0% de 2019 y el 1,25% anualizado del primer trimestre del ejercicio actual. Al final del periodo prevé un beneficio de unos 670 millones, frente a los dos millones de 2020, tras un intenso saneamiento del balance.

El recorte de costes, sobre el que se aportan escasos detalles, se ejecutará durante el primer trimestre del ejercicio próximo y se financiará con las plusvalías que aporte la venta de cartera de renta fija. El consejero delegado del grupo, César González-Bueno, que ha presentado el plan a los analistas, no ha precisado en qué medida el ajuste afectará a la plantilla, pero ha añadido que el recorte "tendrá múltiples elementos". En todo caso, atendiendo a los precedentes, la medida podría afectar a unas 1.000 personas., según algunos analistas.

A su vez ha considerado la previsión del plan estratégico "realista" y ha destacado que la transformación que acomete el banco irá "más allá de 2023". González-Bueno ha asegurado que es "imprescindible" la revisión de la estructura de costes, en busca de la rentabilidad, lo que conlleva "la revisión del número de personas que trabajan en el banco", así como el cierre de oficinas.

Está previsto que en 2023 el porcentaje de los costes sobre el volumen total de negocio haya bajado 25 puntos básicos, del 1,1% al 0,8%, según las previsiones del plan, que sustituye al anterior, incumplido casi en su totalidad como consecuencia de los efectos de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus. La ratio CET 1 'fully loaded', que determina la solvencia de las entidades, se mantendrá por encima del 12%, según las previsiones.

Empresas y digitalización

El banco apoya sus planes en los próximos dos años y medio en reforzarse en el negocio destinado a empresas en España, donde es líder; y en transformar la actividad de banca minorista con una profundización en la digitalización. La entidad se volcará en un "modelo de negocio totalmente digitalizado para los procesos de préstamos al consumo, medios de pago y cuentas corrientes". En cambio, la distribución será mixta (canales remotos y soporte de agentes especializados en las oficinas) en la comercialización de hipotecas, productos de ahorro, inversión y seguros.

La entidad prevé que su filial británica, TSB, cuya venta ha rechazado en los últimos meses en más de una ocasión y que ya le aportó beneficios en el primer trimestre de este año, crezca en hipotecas encima de la media del sector y por debajo en préstamos destinados al consumo.

En el ámbito de empresas, el banco se volcará en captar clientes y reducir los costes del servicio para autónomos y negocios. En el segmento de pymes se dedicará a las soluciones especializadas y en grandes empresas, en aumentar la cuota de cartera entre los clientes preferentes. Una de las actividades que ha intensificado es la especialización de prouctos y servicios por tipos de negocios, en las llamadas "soluciones verticales". Un ejemplo son las casi 6.000 farmacias a las que asesora del total de más de 22.000 existentes en todo el país. También confía en el efecto multiplicador de los fondos europeos 'Next Generation'.

El banco está volcado en su negocio en España, que según González-Bueno, es "irrenunciable" y en seguir su camino en solitario, como insistió en la junta de accionistas. Tampoco prevé la venta ni de TSB ni del negocio en México, aunque sí negocia la venta de su actividad en Andorra con MoraBanc.

Más crédito

En el apartado de previsiones, el Sabadell prevé un crecimiento del crédito, la mayor contribución de TSB al conjunto y un menor coste de financiación mayorista que "compensarán con creces" la menor contribución de la TLTRO II (la actuación mediante la que el Banco Central Europeo ofrece préstamos a plazos más largos a coste favorable a los bancos y fomenta su concesión a las empresas y a los consumidores en la zona del euro) y la cartera de renta fija.

Noticias relacionadas

El plan estratégico pronostica un crecimiento de las comisiones, que ya ha sido del 2,7% en el primer trimestre de este año y que seguirá hasta el final del periodo en 2023. Estos ingresos pasarán de suponer el 0,50% del volumen de negocio en 2020 al 0,59% en 2023. Todo ello se apoyará en una más dinámica actividad económicas y comercial, más primas de seguro vinculadas a préstamos hipotecarios, el alza de las soluciones especializadas entre empresas de tamaño medio y el incremento de la rentabilidad de clientes no vinculados.

En cuanto a los problemas relacionados con la crisis, el repunte de la mora previsto "no es comparable al de crisis anteriores", según el plan. De hecho las previsiones de aumento dela morosidad se han reducido y pospuesto en el tiempo gracias a las distintas medidas aplicadas por el Gobierno, que van de los préstamos ICO, cuyos vencimientos se han alargado, a los expedientes de regulación temporal de empleo (ertes) vinculados al covid. Según las proyecciones de la entidad, la tasa de morosidad en el sector bancario español, que se situó en el 5,8% para este año en junio de 2020, será del 5,3%, la de 2022 bajará del 6,4% al 5,9% y la de 2023, del 6% al 5,3%. El plan prevé que la ratio de activos problemáticos, que en 2020 fue del 4,4% se sitúe en 2023 por debajo del 5%.