Parada desde anoche

La central nuclear Vandellós II afronta una delicada recarga del reactor

Al equipo de profesionales de la instalación se suman durante este periodo de parada unos 900 trabajadores

Central nuclear de Vandellòs 2.

Central nuclear de Vandellòs 2. / JOAN PUIG

Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La central nuclear Vandellós II se desconectó de la red eléctrica a las 00.00 horas de la pasada madrugada para iniciar los trabajos correspondientes a su 24a Recarga de Combustible y, de este modo, preparar la planta para acometer un nuevo ciclo de generación de 18 meses. Al equipo de profesionales de la instalación se suman durante este periodo de parada unos 900 trabajadores de diferentes perfiles y especialidades, procedentes de unas 60 empresas de servicios especializados, informa la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós II (ANAV). El presupuesto de la recarga se sitúa en los 20 millones de euros.

Durante estas primeras horas del proyecto este sábado, la planta permanece en fase de enfriamiento hasta conseguir que la temperatura del agua del circuito primario descienda de 350 a 60 grados centígrados, mientras la central transita por los diferentes modos de operación, desde el Modo 1 (operación a potencia) hasta el Modo 6 (recarga). Será en ese momento cuando se pondrá en servicio la grúa polar del interior del edificio de contención, se dará entrada a los equipos y se rellenará de agua la cavidad del reactor para proceder a la extracción de todo el combustible del núcleo hacia la piscina para llevar a cabo la renovación de 60 de los 157 elementos con los que opera la central.

En las próximas semanas, está previsto que el equipo humano destinado a la central ejecute unas 8.500 órdenes de trabajo, cerca del 90% de las cuales corresponden a actuaciones de mantenimiento, mayoritariamente preventivo. También están planificadas 30 modificaciones de diseño y otras actividades de mejora de la instalación que solo pueden realizarse cuando la central está parada y que han sido cuidadosamente programadas para encajar en la planificación de la recarga.

Noticias relacionadas

Se ha previsto la inspección visual remota con equipo submarino de las superficies accesibles de la vasija, la inspección de otros componentes del reactor mediante 60 elementos combustibles renovados y se procederá a mejorar los conectores y el cableado de los termopares que vigilan la temperatura en el interior del núcleo. También se harán pruebas funcionales de la grúa manipuladora del combustible en la contención, se realizará la inspección por corrientes inducidas en uno de los generadores de vapor y se sustituirán las tres válvulas de seguridad del presionador. Otra de las actividades relevantes en este ámbito será el escaneado digital del edificio de contención, con el objetivo de disponer de una copia digitalizada completa del edificio para facilitar las tareas de diseño, preparación de trabajos y formación.

Ante la incorporación de casi un millar de trabajadores adicionales a los que desarrollan sus actividades en la central de forma estable, ANAV ha intensificado las medidas de prevención, supervisión y concienciación en los trabajos con mayores riesgos potenciales: precauciones para los trabajos en altura, gestión adecuada de las tareas en espacios confinados, aplicación de las normas para actividades con riesgo eléctrico, uso seguro y responsable de andamios, aplicación de las buenas prácticas en izado de cargas y en trabajos de corte y soldadura, así como uso de las técnicas de prevención del error humano durante la ejecución de trabajos y en los desplazamientos.

Temas

Energía