Cambio de hábitos

Los restaurantes pierden una tercera parte de sus clientes los mediodías con la pandemia

Un estudio de Aecoc constata el trasvase del gasto al supermercado por el teletrabajo y el auge de consumo de comida preparada y del 'tupper'

Sección de platos preparados en un supermercado.

Sección de platos preparados en un supermercado.

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La pandemia ha causado una caída de 13 puntos en la afluencia de comensales a los restaurantes durante los mediodías. En sus cuentas de resultados, los restaurantes han perdido una tercera parte de los clientes que tenían en esa franja horaria. Sea por el alza del teletrabajo o la actitud prudente de los ciudadanos ante el riesgo de contagio por coronavirus, el barómetro 'Los momentos de consumo dentro y fuera del hogar', de la organización empresarial Aecoc constata que, antes de la crisis sanitaria, un 35% de consumidores almorzaba en restaurantes en días laborales al menos una vez entre semana, por un 22% que mantiene este hábito en la actualidad. 

El 76% de las personas que teletrabajan han reducido su gasto en bares y restaurantes. El contexto generado por la crisis ha favorecido el trasvase de consumo de fuera a dentro del hogar. Los grandes beneficiados han sido los supermercados. Ocho de cada 10 consumidores reconocen que cocinan al mediodía todos o casi todos los días, y el 40% gasta más en productos para cocinar en casa (dato que confirman también las ventas de las cadenas de distribución).

La pandemia también parece influir en un cambio de hábitos más profundo, en la línea de sustituir el menú de mediodía por opciones más ligeras. Así, el 37% de los encuestados afirman que compran platos preparados del supermercado para este momento de consumo al menos una vez por semana y el 25% pide comida a domicilio con la misma frecuencia. Estos datos corroboran la idoneidad de la apuesta de muchas cadenas de distribución de potenciar la sección de platos listos para su consumo y del desarrollo del concepto de mercaurante, entendido como habilitar espacios en supermercados para el consumo de productos en el momento. Sin embargo, la situación de pandemia todavía introduce incógnitas sobre el desarrollo de estos departamentos y las dudas sanitarias en torno a las zonas de autoservicio. 

El informe de Aecoc detecta que el trabajo presencial ocupa el 66% de la jornada y un tercio se desarrolla de alguna manera de teletrabajo. Tan solo el 12% de los encuestados trabajan siempre a distancia, por lo que los expertos presuponen que bares y restaurantes van a incrementar progresivamente su cuota de mercado en los menús de mediodía. El teletrabajo, eso sí, tiene una incidencia directa en el menor gasto en restauración. El 76% reconoce que efectivamente gasta menos en restauración que antes de la pandemia. En cambio, un 54% de los teletrabajadores ha aumentado su gasto en productos para cocinar en casa y un 37% también invierte más en 'delivery' (comida de entrega directa a domicilio). En concreto, cuatro de cada diez teletrabajadores piden 'delivery' al mediodía un mínimo de una vez a la semana, y la misma proporción compra platos preparados. El 'tupper' también gana peso. El 66% de los que comen en el trabajo se llevan la comida preparada de casa. 

Un menú del día.

/ Danny Caminal

Noticias relacionadas

El porcentaje de consumidores que afirma que ya no sale nunca o casi a nunca a cenar a bares y restaurantes había crecido 20 puntos a principios de año, en una tendencia que tenderá a reducirse con la llegada del verano, pero que puede dejar un cierto poso y que los hábitos adoptados por obligación hayan llegado para quedarse. El 56% de los encuestados aseguran que prácticamente nunca salen de casa para comer en los días no laborables. En la misma línea, el 75% opta por cocinar en casa en este momento de consumo, por un 65% que lo hacía antes del covid.

El presidente de Aecoc, Javier Campo, reconoció recientemente que una de las claves para la recuperación del sector de la restauración en España es la afluencia de turistas. La caída del 79% en la afluencia de turistas el pasado año tuvo un lógico impacto que deberá compensarse progresivamente durante el próximo verano. "El avance de la campaña de vacunación en Europa debe permitir una recuperación de los visitantes internacionales, aunque seguiremos lejos de los niveles precovid", opinó. Según las previsiones actuales, el gasto turístico extranjero este año en España se situará en los 46.600 millones de euros, una cifra sensiblemente mejor a los 20.000 millones facturados el año pasado, pero un 49% aún por debajo de los datos de 2019. Estos datos tienen su reflejo en la hostelería, que mantiene niveles de facturación un 83% inferiores a los de antes de la pandemia. La recuperación de la movilidad interior es básica para la recuperación progresiva de la actividad en el sector de la restauración.