Fiscalidad

El Gobierno aplicará la subida de impuestos más tarde de 2023 si se retrasa la recuperación

  • La ministra Montero explica la reforma la fiscal como una condición de Europa para los fondos europeos

  • La titular de Hacienda asegura que no se tocarán los tipos reducidos del IVA antes de escuchar a los expertos

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la presentación de los capítulos fiscales del Plan de Recuperación. 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la presentación de los capítulos fiscales del Plan de Recuperación.  / Jesús Hellín / Europa Press

Se lee en minutos

El Gobierno se ha comprometido con la Unión Europea a aplicar a partir del 2023 una reforma fiscal tendente a aumentar la presión fiscal en España hacia niveles más cercanos a la media de la zona euro bajo la premisa de que a finales del 2022 la economía española habrá recuperado los niveles de producción previos a la pandemia. Si la recuperación se demora, también se retrasará la aplicación de la subida de impuestos para no entorpecer el crecimiento económico, según apuntó este lunes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el curso de una rueda de prensa para explicar los capítulos tributarios del Plan de Recuperación remitido a Bruselas.

Según la ministra, este condicionante está acordado con la Comisión Europea y, llegado el momento, se abriría un diálogo con Bruselas para renegociar el hito temporal del 2023 asignado a la reforma fiscal.

Condición europea

La ministra de Hacienda se refirió al objetivo del Gobierno de lograr una mayor presión fiscal a medio plazo como a una condición de la Comisión Europea para el desembolso de los 140.000 millones de euros de fondos europeos asignados a España.

La presión fiscal española se sitúa en el entorno del 38,7% del PIB, frente a una media europea del 46,4%. La brecha recaudatoria es de 7,7 puntos, equivalentes a unos 86.000 millones al año. "No se puede exigir a la Unión Europea que ponga 140.000 millones al servicio de nuestro país sin que nosotros acometamos las reformas para ir acercándonos a la media de la zona euro en términos de presión fiscal recaudación”, dijo la ministra.

Si los demás países se tendrán que endeudar para hacer llegar dinero a España "es lógico que miren a España y le demanden que al menos su presión fiscal se vaya igualando a la media con el ritmo que nuestra capacidad soberana nos permita", añadió. Montero recordó las reiteradas peticiones europeas a España de reducir la aplicación de tipos reducidos y superreducidos del IVA pero añadió que el Gobierno no tomará ninguna decisión al respecto hasta conocer el informe del grupo de expertos para la reforma fiscal.

En todo caso el cierre de la brecha de 7,7 puntos de presión fiscal entre España y la media de la zona euro no se producirá a corto plazo, ni solo a base de la reforma fiscal pendiente. El Gobierno se plantea este objetivo a más largo plazo, explicó la ministra de Hacienda.

Noticias relacionadas

El discurso "hipócrita" de la derecha política

Montero aplicó la lógica europea a la relación de las comunidades autónomas con el Estado. "¿Cómo puede ser que algunas comunidades le pidan más dinero al Gobierno de España y, en el marco de sus competencias, bajen sus impuestos? Esto es algo incoherente, inconsistente, populista, que hay que combatir", dijo la ministra en una clara alusión al gobierno de la Comunidad de Madrid, de Isabel Díaz Ayuso. Montero juzgó "hipócrita" la actitud "de la derecha" política de "pedir un estado mínimo" y, al mismo tiempo, "reclamar mayores ayudas a empresas, el refuerzo del personal sanitario y educativo, o el ingreso mínimo vital".