'Caso Tándem'

Fainé y Brufau se desvinculan de la contratación de Villarejo

El expresidente de CaixaBank y el de Repsol declaran en la Audiencia Nacional

Antonio Brufau e Isidro Fainé, a su llegada a la Audiencia Nacional.

Antonio Brufau e Isidro Fainé, a su llegada a la Audiencia Nacional. / DAVID CASTRO / EFE / MARISCAL

3
Se lee en minutos

El expresidente no ejecutivo de CaixaBank entre los años 2011 y 2016, Isidro Fainé, y el presidente de Repsol, Antoni Brufau, se han desvinculado hoy en su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón de la contratación del excomisario José Manuel Villarejo.

Ambos han negado cualquier irregularidadpor su parte en relación con la contratación de la empresa Cenyt, propiedad del excomisario jubilado. "No tengo el más mínimo conocimiento de las actuaciones que se llevaron a cabo", ha señalado durante su declaración Fainé, según fuentes presentes consultadas. "No participé ni en la selección, ni en la contratación, ni en el pago del proveedor, ni tenía la más mínima idea de la empresa que Repsol había contratado ni de quién era el señor Villarejo, ni mucho menos si se había contratado a un funcionario de policía en activo", ha agregado.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 ha interrogado este viernes a Fainé y también al presidente de Repsol, Antonio Brufau como imputados en la pieza separada número 21 del caso 'Tándem', en la que se investiga el 'encargo' por parte de estas dos empresas al comisario jubilado José Manuel Villarejo para que espiara en 2011 al entonces presidente de Sacyr Vallehermoso Luis del Rivero, cuando intentó hacerse con el control de la petrolera de la mano de la mexicana Pemex.

Información empresarial

Respecto de Brufau, que compareció en segundo lugar ante García-Castellón, el expresidente de CaixaBank y actual presidente de su principal accionista, la Fundación Bancaria La Caixa y la hólding de participadas, Criteria, ha reconocido que este la dijo que "sería conveniente tener más información empresarial sobre el pacto Sacyr-Pemex, para poder responder a este desde una dimensión corporativa".

Durante su declaración Fainé ha agregado: "el señor Brufau me informó de que Repsol ya tenía contratado un encargo, que lo llevaba su director de seguridad corporativa , y me propuso compartir la información sobre el pacto". A su vez ha destacado que con Miguel Ángel Fernández Rancaño, exdirector de seguridad de CaixaBank, se reunía "de vez en cuando para temas de seguridad". En todo caso, ha añadido: "la información que me facilitó sobre este asunto fue de muy escaso interés, y nunca me entregó informes ni documentos ni me habló de conversaciones o información personal del señor Del Rivero".

Tras negar igualmente cualquier irregularidad, el presidente de Repsol ha negado su participación o conocimiento en la contratación de la empresa del excomisario. Tajante ha manifestado: "Nunca jamás di instrucción alguna en este sentido", según fuentes jurídicas. Brufau ha explicado que su actuación estuvo encaminada a "salvaguardar los intereses legítimos de todos los accionistas de Repsol, incluida La Caixa", ante el pacto de Sacyr y Pemex, "claramente lesivo para los intereses sociales". También ha sido rotundo al negar, a preguntas del fiscal, si conocía el grupo Cenyt o a Villarejo. A su vez ha declarado, que en una conversación con Fainé convinieron que los servicios de información empresarial de ambas entidades colaborasen, sin indicar de qué forma o a través de qué empresa o empresas y sin referirse a ningún cometido concreto, según las mismas fuentes.

Noticias relacionadas

La línea de investigación sobre lo que Villarejo denominó 'proyecto Wine' se abrió en diciembre de 2019 pero no se comenzó a citar como investigados a implicados por los encargos al comisario jubilado hasta noviembre de un año después, cuando se imputó al que fuera director de Seguridad Corporativa de Repsol Rafael Araujo y al ex jefe de Seguridad de CaixaBank Miguel Ángel Fernández Rancaño --ambos comisarios, uno en excedencia y otro jubilado--.

La pieza separada número 21 se centra en el trabajo presuntamente ilícito que Villarejo habría realizado a través del Grupo 'Cenyt' en 2011, cuando aún era funcionario de la policía. El magistrado explicó en un auto dictado el 14 de abril --en el que acordó estas últimas imputaciones-- que los servicios contratados "tendrían como objetivo salvaguardar los intereses de ambos clientes, que aparecen como aliados empresariales en un contexto de pugna entre accionistas de referencia en Repsol YPF SA para tomar el control de la compañía".