ERE

Huelga en la fábrica de bolis Bic en Tarragona contra 52 despidos

  • La empresa de origen francés especializada en bolígrafos continúa con su ere para despedir a un 20% de su plantilla

Manifestación durante el Primero de Mayo de trabajadores de la fábrica de BIC en Tarragona, contra los despidos planteados.

Manifestación durante el Primero de Mayo de trabajadores de la fábrica de BIC en Tarragona, contra los despidos planteados. / Eloi Tost

Se lee en minutos

El Periódico

La histórica empresa de bolígrafos BIC sigue adelante con su expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir a 52 trabajadores de su fábrica en Tarragona. Y la plantilla ha respondido con una convocatoria de huelga para el próximo jueves 6 de mayo, tal como ha hecho público este martes UGT en un comunicado. Actualmente 247 personas están empleadas en la factoría tarraconense y el expediente pretende finiquitar el 21% de la plantilla. Los trabajadores se movilizan contra la sangría laboral que acumulan en los últimos años, que han visto como la empresa recortaba en la última década 220 puestos de trabajo en la factoría ubicada en el polígono Industrial Entrevies, de Tarragona. Una planta que lleva en funcionamiento y fabricando bolígrafos desde el 1995.

Noticias relacionadas

El clima entre dirección y trabajadores lleva tenso desde el inicio de la pandemia, cuando la compañía decidió aplicar sin acuerdo un erte hasta el septiembre del 2020. Del erte ha decidido pasar ahora la empresa al ere, que está negociando actualmente y cuyo periodo de consultas vence el próximo 18 de mayo. Desde UGT, el sindicato con representación mayoritaria, no comparten las causas aducidas por la empresa, que prevé que su volumen de actividad no se recuperará hasta el 2023 o el 2024. Y, en consecuencia, considera que le sobra plantilla. De momento la compañía no se ha abierto a rebajar la cifra de despidos.

Las centrales instan a la compañía a optar por un erte, tal como ha dispuesto el Gobierno para desincentivar los despidos, y critican que la firma de origen francés haya optado por descargar la bajada en sus balances en las espaladas de los trabajadores. Según las cifras ofrecidas por las centrales, en el 2018 obtuvo un beneficio de 3,4 milliones de euros y en el 2019 de 2,1 millones. Es por ello que UGT ha exigido la retirada del expediente para renunciar a su huelga y negociar con la empresa una alternativa no traumática a los 52 despidos planteados.