EFECTOS ECONÓMICOS

Treball i Afers Socials destina más de 906 millones en ayudas directas por la covid-19

En total, han beneficiado a más de 343.000 autónomos o microempresas, 310.000 hogares y a más de 1.500 proyectos de entidades, empresas y entes locales

Los autónomos, uno de los colectivos más castigados por los efectos económicos de la pandemia del coronavirus

Los autónomos, uno de los colectivos más castigados por los efectos económicos de la pandemia del coronavirus / El Periódico

Se lee en minutos

Desde que estalló la pandemia del covid-19, el Departament de Treball, Afers Socials i Famílies (DTASF) ha destinado más de 906 millones de euros a más de una veintena de ayudas y subvenciones para paliar los efectos sociales, económicos y laborales derivados de la crisis sanitaria. Las ayudas han beneficiado de forma directa a más de 310.000 hogares, más de 343.000 trabajadores autónomos y microempresas y más de 1.500 proyectos de entidades, empresas y entes locales. Y han mejorado la vida de otros miles de familias de forma indirecta.

En abril del 2020, apenas unas semanas después del inicio del estado de alarma, ya se impulsaron las primeras convocatorias: una ayuda de 200 euros para hacer frente a los suministros básicos destinada a trabajadores en ERTE que no habían recibido aún la prestación por desempleo del SEPE, que benefició 100.000 hogares; y una primera convocatoria de ayudas para personas trabajadoras autónomas que vieron afectada su actividad económica.

Más de 866 millones de euros en el ámbito laboral

El ámbito del trabajo es el que ha reunido más recursos, debido a la afectación negativa que ha provocado el coronavirus en la actividad de las empresas y la importancia capital que tiene para el sostenimiento de las familias. En total, las ayudas relacionadas con el ámbito laboral han superado los 866 millones de euros, llegando a más de medio millón de trabajadores, autónomos y microempresas y 773 entidades y proyectos de diferentes organizaciones.

De esta dotación, más de 673 millones de euros se han destinado a las personas trabajadoras autónomas y las microempresas, entre ayudas para paliar la afectación socioeconómica de la covid-19 y para el mantenimiento de su actividad, para la transformación digital y del modelo de negocio y para el mantenimiento de la plantilla. En total, las ayudas han superado los 343.000 beneficiarios individuales y los 44 proyectos.

Ayudas directas para paliar los efectos de la pandemia

/ Departament de Treball, Afers Socials i Famílies (DTASF)

Dentro de los 866 millones del ámbito laboral, se han destinado 130 millones de euros a trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) o con contrato fijo discontinuo, entre la convocatoria de subvenciones a la formación para mejorar su perfil profesional y la ayuda extraordinaria del primer trimestre del 2021. En total, han beneficiado a cerca de 155.000 trabajadores y trabajadoras.

Por otra parte, más de 6,5 millones se han destinado a los 65 Planes de reactivación socioeconómica para ayudar a los entes locales a contratar personal técnico para impulsar estos proyectos.

Siguiendo en las ayudas para el ámbito del trabajo, las profesionales de las residencias vieron reconocida su implicación y compromiso con una paga extraordinaria dotada con 21,3 millones de euros. Además, se han destinado ayudas a la promoción de la economía social y solidaria con los Proyectos Singulares, a entidades del tercer sector y colectivos especiales como las personas jóvenes autónomas y las trabajadoras del hogar, superando, con todo, las 700 entidades destinatarias.

Ayudas a colectivos vulnerables

La emergencia social causada por la covid-19 ha obligado a destinar esfuerzos significativos. Se han destinado 24 millones de euros en ayudas directas para hacer frente a la crisis social. En concreto, 20 millones se activaron en las primeras semanas de la pandemia para ofrecer ayudas a 100.000 familias para suministros básicos y cuatro millones sirvieron para promover iniciativas de entidades sociales destinadas a evitar el riesgo de exclusión dentro de la nueva realidad social.

Los niños y jóvenes han sufrido especialmente las consecuencias de la pandemia en su día a día, y con el fin de mantener el efecto protector a nivel emocional y contra la exclusión social que tiene el ocio educativo, se han destinado más de 8,1 millones de euros en ayudas para las familias (durante la campaña de verano 2020), las entidades, empresas y personas trabajadoras, y para las instalaciones.

Niños y niñas en una actividad de observación de aves



/ Departament de Treball, Afers Socials i Famílies (DTASF)

En el ámbito de los niños, para ayudar a las familias acogedoras de menores, también se han destinado 367.000 euros a un complemento por acogidas realizados entre el 13 de marzo y el 31 de diciembre del 2020. Se han beneficiado 2.626 hogares que hacen acogida en familia extensa y 796 hogares en familia ajena.

Trabajadores de la cultura y territorios con especial afectación

Otro colectivo especialmente perjudicado en el contexto de coronavirus son los trabajadores y las trabajadoras de la cultura. Por ello, desde el Departament se han destinado 8,9 millones de euros en tres convocatorias de ayudas para personas profesionales, técnicas y docentes del sector de las artes escénicas, las artes visuales, la música y el audiovisual que vieron interrumpida su actividad por la pandemia. Se trata de ayudas creadas en colaboración con el Departament de Cultura, que han llegado a 11.800 hogares.

Noticias relacionadas

Un operador de cámara durante un rodaje

/ Unsplash

Finalmente, otras ayudas han destinado 2,8 millones de euros específicamente a territorios afectados por cierres perimetrales: la Conca de Òdena, el Segrià, la Cerdanya y el Ripollès.