Escudo social

El Gobierno prevé gastar tres veces menos este año en ertes y ayudas a autónomos

  • El Ejecutivo presupuesta un gasto de 7.972 millones de euros este 2021 para prestaciones laborales, frente a los 29.311 millones del año anterior

  • Las estimaciones elaboradas por el departamento de Nadia Calviño pronostican un menor gasto debido a la progresiva mejora del mercado de trabajo

La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, junto al ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luís Escrivá.

La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, junto al ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luís Escrivá. / Kike Huesca / EFE

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El Gobierno estima gastar un total de 7.972 millones de euros este 2021 para costear el mecanismo de los ertes covid y las ayudas extraordinarias para trabajadores autónomos. Es una inversión 3,6 veces inferior a la destinada durante el ejercicio 2020, que alcanzó los 29.311 millones de euros, debido a las perspectivas de mejora del mercado laboral para el presente ejercicio. Menos empresas recurriendo al erte, menos gasto público. Así se refleja en el documento del Programa de Estabilidad 2021-2024 remitido este viernes a la Comisión Europea. En el mismo, el Ejecutivo traslada un escenario de mejora progresiva en lo laboral, con una tasa de paro que cerrará este 2021 en el 15,2% (actualmente está en el 15,98%) y que bajará con mayor intensidad a partir del 2022.

Las proyecciones elaboradas por el departamento liderado por Nadia Calviño prevén una reactivación de la actividad económica y un aumento de las horas trabajadas. Es decir, más empresas operando y operando más horas. El peso de los ertes como mecanismo de protección del empleo ha ido descendiendo desde el confinamiento del primero estado de alarma, cuando en la primavera del 2020 llegó a dar cobertura a 3,5 millones de trabajadores. Y, pese al breve repunte experimentado durante la tercera ola, esa cifra ha ido reduciéndose, hasta los actuales 665.000 trabajadores en suspensión.

Noticias relacionadas

Esa reactivación de los centros de trabajo queda reflejada en los números del Gobierno facilitados a Bruselas. Especialmente de sectores que hoy en día prácticamente carecen de actividad, como es el caso del turismo. "La normalización de la actividad turística en el 2022 permitirá la reactivación del sector exterior", según indica el Ejecutivo, y ello tendrá un impacto directo en el aumento de horas trabajadas. Según este, la cifra de horas trabajadas este 2021 aumentará el 7,6% respecto al año anterior, que venía de una caída histórica del 10,4%. Posteriormente los incrementos previstos se moderará a ritmos entre el 2,1% y el 1,2%; así que los niveles de trabajo previos a la pandemia no se recuperarán hasta como pronto el 2024.

La crisis del coronavirus no desencadenará una devaluación salarial ni una moderación de los incrementos pactados, que puedan provocar una pérdida de poder adquisitivo. Diferente guion al ocurrido en la anterior crisis. Al menos así se deriva de los cálculos oficiales del Ejecutivo. En cuestión de sueldos, el 2021 será un año de paréntesis, con un incremento previsto del 0,9% en la remuneración media por asalariado. Y en los años venideros esta revisión salarial ganará potencia y se ubicará en una horquilla entre el 1,5% y el 1,8% entre el 2022 y el 2024.