Consecuencia de la pandemia

Los bancos tienen 82.000 millones en créditos en vigilancia por riesgo de impago

  • Estos préstamos suponen el 7,5% de la cartera (9,8% a empresas y 5,2% a hogares) y se suman al 4,4% que son ya morosos

  • El Banco de España estima que el sector debe hacer en 2021 y 2022 las mismas provisiones que el año pasado, pero las entidades se resisten

  • El supervisor advierte de que persisten "riesgos notables" pese a la vacunación, como una posible restricción de los préstamos

Fachada edificio Banco de España   Imagen DAVID CASTRO

Fachada edificio Banco de España Imagen DAVID CASTRO / David Castro

Se lee en minutos
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

ver +

Al contrario que en otras crisis, la morosidad de los créditos bancarios no ha crecido durante la pandemia gracias a las medidas de apoyo público a empresas y hogares implementadas, pero a medida que la enfermedad se prolonga las entidades financieras están acumulando riesgos latentes en su balance. Los bancos tenían al cierre del año pasado préstamos por valor de 82.000 millones de euros en vigilancia especial en España por su alto riesgo de impago, lo que equivale al 7,5% de la financiación que tenían concedida a empresas y hogares, según ha revelado este jueves el Banco de España.

De dicha cantidad, unos 50.000 millones correspondían a compañías (el 9,8% de la cartera), mientras que el otros 32.000 millones estaban concedidos a familias (5,2%). Para ponerlo en perspectiva, estos préstamos en vigilancia especial suponen un volumen superior a los que ya están efectivamente en mora (unos 48.100 millones, un 4,4% del total, 0,4 puntos menos que en 2019).

No todos terminarán siendo impagados, pero muchos de ellos sí, lo que implica que la tasa de morosidad va a crecer de forma "significativa", con las pérdidas que ello comporta a los bancos, lo que a su vez podría afectar a la oferta de crédito y por tanto a la recuperación económica. Durante su reciente participación en el foro Primera Plan@ de EL PERIÓDICO, la subgobernadora, Margarita Delgado, ya adelantó que dicho incremento se producirá "posiblemente a finales de este año y más a principios de 2022", si bien consideró que no se alcanzará el máximo histórico del 13,61% del 2013 y estimó que el alza será "manejable". 

Las medidas de apoyo público españolas y europeas, así, han provocado que los activos morosos cayeran un 3,8% el año pasado (frente al -29,1% de 2018 y -19,1% de 2019), algo que no había sucedido en recesiones anteriores. Sin embargo, sí se produjeron crecimientos en algunos segmentos como los créditos al consumo (por encima del 20% en el segundo semestre de 2020), un menor ritmo de descenso de los préstamos refinanciados y reestructurados (de reducciones del 20% a menos del 10%), y un alza de aquellos que están en vigilancia especial (20% más en el cuarto trimestre).

"Lanzamos un mensaje de prudencia porque hay mucha incertidumbre sobre la situación económica y el impacto que puedan tener las medidas que se han lanzado de apoyo a la solvencia empresarial", ha advertido Ángel Estrada, director general de estabilidad financiera, regulación y resolución del Banco de España. El organismo supervisor estima que los bancos deberían reservar este año y el próximo unas provisiones similares a las que guardaron el año pasado para hacer frente a las pérdidas que les provocará la pandemia, lo cual contrasta con los mensajes que están lanzando las entidades, que afirman que en 2020 ya hicieron el esfuerzo principal y que calculan que este año las provisiones bajarán notablemente. "Tienen que ser prudentes y seguir dotando de forma anticipada para que no haya una concentración de dotaciones en un momento determinado que les impida conceder crédito", ha insistido Estrada. 

Moratorias e ICO

Un elemento clave son los cinco tipos diferentes de moratorias en los pagos de los créditos (cuatro aprobadas por el Gobierno y una por el sector) impulsadas durante la pandemia. Las entidades aceptaron 1,38 millones de peticiones, más del 92% del total, sobre créditos por importe de más de 56.000 millones de euros (8% de los préstamos sobre los que podían solicitarse y 5% del total a empresas y hogares). De esta cantidad, las moratorias ya han vencido sobre 22.000 millones, de los que un 20% se encuentran en vigilancia especial por riesgo de impago (21% en las hipotecas y 15% en el resto) y algo menos de un 10% han sido clasificados como morosos (9% y 6%, respectivamente). "Es necesario monitorizar de forma cuidadosa a las moratorias de crédito en España durante los próximos meses", ha advertido el organismo supervisor a las entidades.

En cuanto a los préstamos avalados por el Estado a través del ICO (115.000 millones de financiación, de los que 88.000 millones están garantizados), el 8,2% se encuentra en vigilancia especial, mientras que la morosidad está por debajo del 0,5% (lo cual es consecuente con el periodo inicial de carencia que tienen dichos préstamos). Con todo, si se tienen en cuenta todos los préstamos vigentes de las compañías y autónomos que han pedido créditos ICO, no solo los avalados, el 35,8% están en vigilancia especial, el 4,8% en morosidad subjetiva (no están impagados pero el banco considera muy probable que lo estén) y el 5,5% están ya en mora (más de 90 días de retraso en el pago). 

Riesgos principales

El mar de fondo es que, a pesar de que el proceso en marcha de vacunación contra el coronavirus ha permitido mejorar las perspectivas de resolución de la crisis sanitaria y económica, persisten "riesgos notables". Así lo ha advertido el Banco de España en su bianual informe de estabilidad financiera, en el que destaca que la recuperación podría verse lastrada si se produce una expansión de nuevas variantes del virus más resistentes o un retraso en la vacunación; un "apoyo insuficiente" de las políticas económicas o su "retirada prematura"; o un aumento de los tipos de interés en Estados Unidos por el aumento de la inflación en el país provocado por el rebote de su economía que causase un endurecimiento de las condiciones de financiación en otras regiones del mundo donde la recuperación va más lenta, como la Unión Europea.

Los economista del organismo destacan tres grandes riesgos para la recuperación y tres grandes vulnerabilidades que hacen que la economía española esté más expuesta si se confirman dichos riesgos. El primero de ellos es precisamente que la evolución de la pandemia. Si la vacunación va según lo previsto y las nuevas cepas no recrudecen la pandemia, las medidas de contención de la misma se deberían ir retirando "hasta su desaparición prácticamente plena a finales de 2021". Pero, advierten, "no puede descartarse una evolución más negativa" de la enfermedad, lo que provocaría una mayor desaparición de empresas, un mayor crecimiento del paro, y el consiguiente mayor aumento de la morosidad.

El segundo riesgo principal es la sobrevaloración (léase, burbujas) que se está registrando en "determinadas geografías y clases de activos", donde se observan "niveles de precios que resultan más elevados de los que se derivarían de la relación empírica histórica con sus determinantes fundamentales". No puede descartarse, advierte el informe, una "corrección" en dichos precios si la inflación en Estados Unidos sigue subiendo y la Reserva Federal tiene que subir los tipos para contenerla, lo que aumentaría las dificultades de las empresas para pagar su deuda. 

El tercer riesgo fundamental es el de que los bancos cierren el grifo del crédito. Si la economía va peor de lo previsto y la capacidad de pago de empresas y familias para pagar sus préstamos se resiente en consecuencia, advierte el Banco de España, dicho deterioro de la economía "podría amplificarse a través de una contracción de la oferta de crédito". La subgobernadora también se refirió a ello en el foro Primera Plan@: "No veo en el horizonte razones fundamentales que impidan que la banca siga prestando si la economía evoluciona como se espera y no se producen retiradas abruptas de los apoyos públicos de distinta naturaleza y dimensión que se están dando. En eso debemos pecar de prudentes, porque la recaída podría ser incluso peor".

Vulnerabilidades

Por el lado de las vulnerabilidades que podrían aumentar el impacto de dichos riesgos caso de materializarse, la primera que citan los economistas del organismo público es la "debilidad" de la situación financiera de ciertos segmentos de familias y empresas. "En el caso de los hogares, el aumento de la tasa de ahorro y la reducción del volumen de crédito a nivel agregado, oculta la existencia de segmentos que han visto incrementar de manera significativa su grado de fragilidad financiera", han advertido.

Noticias relacionadas

Una segunda vulnerabilidad es el el incremento del endeudamiento y el elevado déficit público, que dejan a España más desprotegia ante posibles cambios en las condiciones de financiación y en el sentimiento de los inversores. En este punto, el Banco de España vuelve a insistir en que las ayudas públicas no deben retirarse antes de tiempo, pero deben centrarse en empresas viables en dificultades y en los grupos poblaciones más afectados. Pero al tiempo, reitera que "se hace también urgente la ejecución de un programa de reformas estructurales ambicioso que mejore el crecimiento potencial de la economía y el diseño de un plan de consolidación fiscal para su ejecución gradual cuando la recuperación sea sólida".

La tercera vulnerabilidad la constituye la baja rentabilidad y capacidad de generación de capital de los bancos. Para mitigarlo, ha recordado, los supervisores han instado a las entidades a seguir una "extrema prudencia" en el pago de dividendos que les permita retener capital para reforzar su solvencia, así como anticipar mediante la reserva de provisiones el impacto de las futuras pérdidas que sufrirán por el incremento de la morosidad y la pérdida de valor de los activos.